Inicio Violencia contra las mujeres: Problema de salud pública en España

Violencia contra las mujeres: Problema de salud pública en España

Por Fabiola Calvo

El asesinato de mujeres por parte de sus compañeros o ex-maridos se está convirtiendo en un problema de salud pública. En lo que va del año, en España han muerto 18 mujeres y cinco menores por esta causa.

La violencia contra las mujeres es un reflejo de la falta de diálogo, negociación, tolerancia, aceptación de la diferencia y respeto; es en pequeña escala, la expresión de cómo las naciones fuertes resuelven sus contradicciones y conflictos con las menos fuertes: violencia, armas y guerra.

El afán de poseerlo todo, hasta la vida, conduce a la utilización de la violencia, a la eliminación física. Es la incapacidad manifiesta para aceptar cambios, para recurrir a la palabra o para retirarse cuando no se está en el lugar apropiado, en el momento preciso y con la persona que así lo desea.

La violencia se está convirtiendo en un lenguaje que amenaza con desestabilizar o frenar cualquier proyecto democrático; en una actitud que aterroriza a quienes la padecen y en un comportamiento que impide una sana convivencia.

La violencia de muchos hombres contra las mujeres es hoy una responsabilidad social en la que el compromiso es válido para las madres, lo padres, el maestro, el diputado, la ministra… Estamos ante una emergencia social en la cual todos-todas, debemos actuar.

Estados, gobiernos, empresa pública, privada, Organizaciones no Gubernamentales, sindicatos, universidades, colegios en el espacio profesional, laboral, vecinal, deportivo, lúdico…, porque una epidemia no se cura con aspirinas y un problema de salud pública no se resuelve desde un solo sector o una sola disciplina.

La magnitud del fenómeno exige una toma de conciencia y una solución que implique a toda la sociedad de forma activa y no en abstracto.

Por una parte están las medidas gubernamentales e institucionales (que deben ser transversales) con un determinado presupuesto que responda a la dimensión y gravedad y por la otra, la atención en la formación de los valores sociales, dentro la dinámica asociativa e individual.

Las medidas que toma un gobierno siempre serán insuficientes si no se cuenta con el apoyo de la sociedad en sus diferentes expresiones o viceversa, aunque analizando el asunto con otro prisma, también podríamos decir que una buena parte de los sectores sociales está llamado a la reeducación para la convivencia.

Es difícil pensar en reeducación y en soluciones cuando la corriente va en contra, cuando la vida fácil y conseguir dinero se han convertido en objetivos de vida, pero también cuando el problema se aborda desde una sola perspectiva: desde el agresor o desde la víctima.

Los programas basura de la televisión, la violencia en el cine o en los juegos en computadora para niños no son el mejor instrumento para generar valores, actitudes y habilidades sociales que promuevan los espacios de paz y convivencia, a lo cual se suma el comportamiento de gobernantes y políticos que con clara prepotencia invaden países, porque a ellos les pertenece la verdad…y el poder, así se convierten en los dueños de la vida.

Este ejercicio de poder y enajenación se transfiere a los espacios públicos, a la escuela, a la familia. “La maté porque era mía”, es una frase que se escucha como razón para justificar el asesinato de mujeres, imaginario y creencia que se mantiene y alimenta con ciertas expresiones culturales como la letra de algún bolero, tango, ranchera, ballenatos y otros.

En la complejidad del problema es alentador saber que en diferentes países, gobiernos y colectivos se encuentran trabajando tanto en el diagnóstico de la situación como en la búsqueda, planteamiento y desarrollo de soluciones.

*Periodista colombiana residente en Madrid. Premio 2003 La Mujer en la Unión Europea

2004/GV/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content