Inicio Violencia en el noviazgo: en nombre del amor

Violencia en el noviazgo: en nombre del amor

Por Esther de la Rosa

La violencia disfrazada de amor es casi invisible: los signos del maltrato durante el noviazgo son desconocidos para gran parte de las jóvenes mexicanas, quienes los confunden con muestras de afecto que, en realidad, ocultan conductas controladoras sustentadas en la desigualdad entre los sexos.

La violencia en el noviazgo comenzó a llamar la atención de las instituciones mexicanas recientemente. Desde la familia, y en un contexto más amplio de inequidad social, las y los jóvenes aprenden a relacionarse reproduciendo las desigualdades. Así, el noviazgo puede convertirse en un caldo de cultivo para las actitudes violentas dirigidas, sobre todo, hacia las mujeres.

Pellizcos, celos, llamadas incesantes, chantaje emocional, insultos o incluso alguna bofetada son tolerados muchas veces por las adolescentes en nombre del amor.

Inés Salgado tiene 22 años y es madre de un niño de dos años fruto de una relación fallida: “Me ha ido mal en el amor porque he cometido los mismos errores con mis novios”, dice. Su amiga Janet Celaya, de 26 años, asiente; sabe lo que es equivocarse y aguantar durante siete años los maltratos de su marido. Janet asegura que cuando eran novios, “todo era amor y belleza, hasta que te casas y se cansan de ti”.

Para las instituciones mexicanas de apoyo a la juventud, muchas chicas no saben que sufren violencia en el noviazgo porque no cuentan con los instrumentos para identificarla, ya que generalmente se reconoce la violencia física o la sexual, pero no la psicológica o la económica. Tal vez con dichos instrumentos Janet podría haber evitado siete años de maltrato.

SÍNTOMAS DE LA VIOLENCIA

Según Edith Zúñiga -directora académica de la organización civil Tech Palewi, dedicada a la prevención y la atención de la violencia familiar- durante la adolescencia se malinterpretan los aspectos negativos de la relación. Así, “cuando nos dicen ‘no te vistas de ese modo’ o ‘no quiero que le hables a tus amigas’ pensamos que es signo de que nos aman, cuando en realidad se trata de mecanismos de control”.

Con 21 años, Giovanna Trejo Álvarez es consciente de que “los chavos pueden ser tan sutiles que no te das cuenta del maltrato, porque no hace falta ser agresivo para ser violento”. Pero no todas las adolescentes tienen tan claro como esta joven universitaria cuál es la delgada línea que separa el amor de la violencia.

Así lo constató el equipo que desarrolló el programa Amor-es Sin Violencia -dirigido a las y los jóvenes de entre 13 y 25 años- mismo que impulsaron en 2002 la Dirección General de Equidad y Desarrollo Social, el Instituto de las Mujeres (Inmujeres) del DF y el Instituto de la Juventud del DF

Angello Baños Terrazas, coordinador del área de Equidad en la Infancia y Juventud del Inmujeres del DF, comenta que el primer paso de la campaña fue preguntar a las y los adolescentes si sufrían violencia en el noviazgo. “90 por ciento dijo que no”.

Posteriormente, junto con varias organizaciones civiles, se formuló una nueva encuesta con preguntas como: “¿te llama constantemente para preguntarte dónde estás, con quién y qué haces?; ¿te dice qué ropa ponerte?; ¿ha tocado alguna parte de tu cuerpo sin tu consentimiento?”, explica Baños

Los resultados cambiaron radicalmente. De las mil personas de entre 12 y 29 años que contestaron la encuesta, seis de cada 10 mujeres vivían violencia en sus noviazgos. Otro dato esclarecedor se desprende de una encuesta realizada en el Albergue para Mujeres que viven Violencia Familiar del DF: nueve de cada 10 mujeres maltratadas durante el matrimonio vivieron violencia en el noviazgo.

UN PROBLEMA SOCIALMENTE ACEPTADO

Aún no existen estadísticas para conocer el alcance nacional de la violencia durante el noviazgo. En cuanto a políticas públicas, están en un nivel incipiente. El gobierno del Distrito Federal fue el primero en contar con un programa específico enfocado a la violencia en el noviazgo, mismo que después llevó a Tabasco, Chiapas y, más recientemente, a Guerrero y Guadalajara.

En el ámbito legal, la violencia en el noviazgo no está tipificada expresamente pero puede contemplarse dentro de la violencia familiar. Además, según Baños, los adultos contribuyen a restar visibilidad a la violencia entre las y los jóvenes porque consideran que es normal.

Frases como “el que bien te quiere te hará llorar” ilustran la aceptación social de la violencia en el noviazgo, misma que la familia reproduce; como dice Baños, “la madre aplaude que su hijo tenga cinco novias en secundaria porque es muy guapo”.

Así, el noviazgo se convierte en un escenario donde desarrollar los estereotipos adquiridos. Mientras que se acepta socialmente que el hombre sea un conquistador, las mujeres se involucran en relaciones violentas porque tienen muy interiorizada la idea de sacrificio, “y de que para amar hay que sufrir”, afirma María de la Luz Estrada, integrante de la organización Católicas por el Derecho a Decidir.

LAS CONSECUENCIAS

La baja autoestima, el displacer, las infecciones de transmisión sexual y el escaso rendimiento escolar son algunas de las consecuencias derivadas de la violencia en las relaciones amorosas, según las y los expertos.

La violencia sexual es una de las más graves expresiones de sometimiento que se producen en las relaciones de noviazgo: “Es normal que te pidan la prueba de amor”, comenta Maira Alcántara, estudiante de bachillerato de 16 años, quien asegura que aunque ella no la aceptaría, sí conoce a varias amigas que han la aceptado por miedo a que sus novios piensen que no los quieren.

El miedo a decir no es, en parte, una causa de las elevadas cifras de embarazos adolescentes: según el Consejo Nacional de Población (Conapo), anualmente se producen casi 500 mil embarazos adolescentes en México, los cuales representan 25 por ciento de total de los embarazos registrados en el país.

María de la Luz Estrada afirma que para prevenir la violencia durante el noviazgo es necesario trabajar en la sensibilización y la educación no sólo con las y los jóvenes, sino también desde la primera infancia, con el fin de transformar los códigos afectivos.

Con ella coincide Baños, quien destaca que el objetivo del programa Amor-es Sin Violencia es “que las chavas asuman esta cultura de prevención para identificar los tipos de violencia y que no lleguen tarde a nuestras unidades”. La especialista aludió así a las Unidades de Atención y Prevención de la Violencia Familiar (UAPVIF) a las que pueden acudir las y los jóvenes en las 16 delegaciones del DF.

Por la experiencia que le proporcionan sus 22 años, Lidia López piensa “que todo es cuestión de educación”. El problema radica en que gran parte de la juventud mexicana no ha tenido la oportunidad de aprender a amar sobre la base del respeto y la equidad de género pero, sobre todo, sin sufrimiento.

Recuadro

12 claves para reconocer la violencia en el noviazgo
Tu novio/a…

1. Ha expresado celos de amigas/os, compañeras/os de trabajo o familiares.
2. Ha insistido en saber con quién estabas.
3. Te ha hecho escenitas.
4. Se ha quedado en silencio por enojo.
5. Te ha presionado para hacer dietas o ejercicio.
6. Te ha amenazado con suicidarse.
7. Te ha hecho sentir miedo de sus reacciones
8. Te ha agredido físicamente: empujado, cacheteado, rasguñado o golpeado.
9. Ha esculcado tus pertenencias, tu diario o tu correo electrónico para conocer “la verdad”.
10. Te ha amenazado con dejarte.
11. Te ha tocado, besado o acariciado sin tu consentimiento.
12. Te ha presionado para tener relaciones sexuales

Fuente: encuesta realizada en noviembre de 2004 dentro de la campaña Amor-es Sin Violencia

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content