Inicio Xenofobia

Xenofobia

Por Lucero Saldaña

Uno de los prejuicios con recelo, odio, fobia y rechazo contra los extranjeros, o, en general, contra grupos étnicos diferentes o contra personas cuya fisonomía cultural se desconoce, se está incrementando desde la última década del siglo XX, cuando se manifestó muy agresivamente en todas las sociedades y en lugares donde cohabitan diferentes grupos étnicos que no están ni mezclados ni integrados en comunidades. Esta es la xenofobia.

A finales del siglo pasado la crisis, socioeconómica de muchos países multiplicó los actos xenófobos en ellos: desde pinta de bardas, folletos, discursos y campañas hasta actos de violencia, como agresiones individuales y colectivas, incendios provocados, linchamientos, matanzas.

A menudo algunos medios de comunicación insisten en las diferencias culturales, presentando las costumbres y los actos culturales o religiosos ajenos como cosas raras o sorprendentes, o ridiculizándolas, como en las recientes viñetas en contra de los grupos islámicos.

De esta manera se fomenta también la hostilidad, se impulsa la xenofobia contra los extranjeros y se potencia la exclusión y rechazo con base en prejuicios históricos, lingüísticos, religiosos, culturales e incluso nacionales, como lo ocurrido con los cubanos en el Hotel Sheraton, para justificar una separación obligatoria entre diferentes grupos étnicos.

Así, se combinan estos prejuicios con el poder económico, social y político, haciendo que la xenofobia de la mayoría, rechace y excluya a extranjeros e inmigrantes, en la medida que ve en ellos un competidor por los recursos para la subsistencia, como sucede en Estados Unidos con las leyes antiinmigrantes.

Es en estos momentos se rinde tributo a Coretta Scott King, representante muy legítima de la defensa de los derechos humanos, civiles, políticos, económicos y culturales de las personas de color en Estados Unidos, que debe hacerse extensiva en todas las latitudes del planeta.

Ahora a Coretta Scott King se le hacen honores por haber recaído en ella la lucha sobre los derechos civiles en Estados Unidos tras la muerte de su esposo, Martin Luther King; honores que a ningún afroamericano y mucho, menos mujer, le habían otorgado, como ahora sucedió en el Congreso del Estado de Georgia.

Resalta su vida dedicada al servicio, con devoción a los altos valores de la dignidad humana para las grandes trasformaciones sociales en búsqueda del mejoramiento de la justicia, las oportunidades económicas, los derechos de la infancia y de las mujeres, las dignidad de los homosexuales, la libertad religiosa, las necesidades de los más necesitados.

El trabajo, los cuidados a la salud, las oportunidades educativas, el desarme nuclear y la sanidad ambiental fueron rubros en que ella fue consultora de grandes líderes mundiales, incluyendo a Nelson Mandela, Corazón Aquino y Kenneth Kaunda.

Los pueblos indígenas, afrolatinos y afrocaribeños de la región han padecido siglos de exclusión; la mayoría de ellos vive ahora en situación de pobreza. La población negra y mestiza representa 150 millones de personas, alrededor de un 30 por ciento de la población regional, y se concentra en Brasil (50 por ciento), Colombia (20 por ciento) y Venezuela (10 por ciento).

Asimismo, de acuerdo con los cálculos que ha hecho la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), hay entre 33 y 40 millones de indígenas, divididos en unos 400 grupos étnicos; con excepción de Uruguay, todos los países latinoamericanos tienen comunidades indígenas.

Los sentimientos xenofóbicos se alimentan de la discriminación étnica y racial. El desprecio por el “otro-racia” se trasfiere al “otro-extranjero”, sobre todo si no es blanco y migra desde países con una mayor densidad de población indígena, afrolatina, o afrocaribeña. La discriminación racial y étnica se expresa en las peores condiciones educativas y de salud, así como en la desigual distribución de ingresos.

De ahí la relevancia de temas como la diversidad e identidad, que ha ido acompañada del desarrollo y la universalización de los derechos económicos, sociales y culturales. Debemos valorar nuestro carácter multiétnico y pluricultural, lo que significa que es vital el reconocimiento del otro en su especificidad y diferencia cultural.

[email protected]

*Senadora por el Partido Revolucionario Institucional

06/LS/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content