Participación Política de las Mujeres
    Perspectiva de género, clave en la batalla política
Dos damas sobre el tablero electoral peruano
Cimac | Lima.- 15/12/2005

El lanzamiento de Jeannette Enmanuel como candidata a la presidencia por el partido de gobierno planta sobre el tablero electoral peruano una pieza que de hecho acaba con una singularidad hasta ayer exclusiva de Lourdes Flores. De hecho, medios políticos señalan que el inesperado enroque del oficialista Perú Posible se desliza sobre líneas de género para acortar la ventaja electoralista de Flores, aspirante por la derechista Unidad Nacional (UN).

También se dice que con esta movida el partido de Alejandro Toledo, sabedor de la baja aprobación popular a su administración, busca en alguien de afuera el atractivo que perdieron los oficialistas en casi cinco años de gobierno, de acuerdo con información de Prensa Latina.

Pero, ¿quién es Jeannette Enmanuel, de dónde salió, quién la propuso, qué plan de gobierno tiene? ¿Podrá remontar casi desde cero las 25 unidades porcentuales que muestra Flores a cuatro meses de los comicios generales de abril de 2006?

Enmanuel tiene 53 años -los cumplió justo el lunes 5 de diciembre, día de su lanzamiento como candidata presidencial-; nació en la sureña ciudad peruana de Arequipa y es propietaria de una empresa de productos naturistas de salud y belleza.

Más de uno dijo en broma que fue precisamente esa circunstancia la que aconsejó al debilucho y desmaquillado Perú Posible promover a alguien capaz de fortalecerlo a fuerza de uña de gato y cremas hidratantes.

Ella, muy en serio, dijo que de acceder a la presidencia no trabajará precisamente para PP:

"Tengo una obligación con los pobres del Perú, con los peruanos de todas las sangres y todas las condiciones", dijo en cuanto se hizo pública su designación. Y para despejar cualquier posible, enfatizó que como independiente fue llamada, y que como independiente trabajará si es electa presidenta.

Un minuto antes de ser convocada por PP, Jeannette Enmanuel era una próspera pero desconocida empresaria dedicada a la elaboración y comercialización de productos naturales de salud y belleza a partir de plantas andinas y altoandinas.

Santa Natura, como se llama su compañía, nació en 1996 como una empresa de incierto éxito, pero hoy es una de las líderes en su giro en Perú y ofrece empleo directo o indirecto a más de cinco mil personas. En el empeño le ayudan su esposo y dos hijos. Todo indica, pues, que llevan razón quienes afirman que es una mujer carismática y de carácter, y que representa a la clase media popular peruana.

"Trabajo mucho y muy duro al frente de mi empresa" -sostuvo Enmanuel cuando la prensa le cayó encima a raíz de su designación-. "Hay muchas cosas que los ciudadanos comunes y corrientes; los que no hacemos política tenemos qué decir y hacer", remarcó.

Para quienes sostienen que poco podrá hacer por los destinos del país una "improvisada", alguien que carece de la más mínima experiencia y trayectoria política, ella también tiene una respuesta pronta: "El desprestigio de la clase política, el desencanto de los peruanos por el accionar de los políticos, proviene precisamente de su trayectoria. Así que, humildemente, pienso que no ser política, y menos tradicional, es una ventaja".

Pero no basta con buenas intenciones, se le objeta. Esa promesa a los pobres del Perú tiene que sustentarse, si no en un programa de gobierno que por lógica no ha preparado, al menos sí en unos lineamientos generales de trabajo. Enmanuel plantea que trabajará por desarrollar la economía peruana, pero acota que a diferencia de sus predecesores hará llegar la macroprosperidad a los sectores marginados y la revertirá en una mejoría de los servicios públicos, en particular los de salud y educación.

"Voy a hablar y a trabajar con los campesinos del Perú, con los que viven el día a día, con aquellos que queremos que se manejen bien nuestros impuestos, con todos los que tenemos derecho a la esperanza", ha prometido. "La gran mayoría de los peruanos somos trabajadores y por eso creo que puedo aportar algo, por eso acepté participar en esta contienda electoral".

En opinión de Carlos Bruce, quien la acompañará como candidato a la vicepresidencia, Jeannette sería una buena gobernante. Empresaria al fin y al cabo, ella sabe medir costos y beneficios, enfocarse en sus metas y hacer planes para lograrlas; sabe administrar, sostiene el ex ministro de Vivienda.

Ese será el gran reto de Jeannette Enmanuel caso que se convierta en la primera presidenta del Perú. Ojalá que, como siempre sucede en este empobrecido país, con las glorias no olvide las memorias.

05/AS/YT









Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com