Pocas Jefas de familia y faltó la diversidad sexual

MONEDERO
   MONEDERO
Pocas Jefas de familia y faltó la diversidad sexual
Especial
Por: Carmen R. Ponce Meléndez*
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 06/07/2017

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) acaba de publicar los resultados de la Encuesta Nacional de Hogares (ENAH). La encuesta refiere que el tamaño promedio del hogar es de 3.7 integrantes y el 89.4 por ciento son hogares de tipo familiar.

 
El grupo de población de 3 a 30 años se estima en 60.5 millones de personas y, de ellas, el 58.4 por ciento asiste a la escuela.
 
La población estimada asciende a 122.3 millones de personas; 51.4 por ciento son mujeres y 48.6 son hombres. Del total de esta población, 23.2 por ciento reside en localidades rurales y 76.8 por ciento, en localidades urbanas.
 
La edad promedio del jefe del hogar asciende a 48.7 años y, en 27.3 por ciento de los hogares, la jefatura corresponde a una mujer, a nivel nacional pero en Sonora y la Ciudad de México alcanza 36.1 y 35.3. por ciento, respectivamente (ver gráfica).
 
VER GRÁFICA AQUÍ
 
En el 27.3 por ciento de los hogares la jefatura de los mismos corresponde a una mujer, 22.2 por ciento en las localidades rurales y 28.7 por ciento en las urbanas.
 
Estas cifras sobre “Jefatura Femenina” generalmente están subestimadas, especialmente en las mujeres cuyos esposos son migrantes y están en Estados Unidos desde hace años, ellas los siguen considerando “Jefes de familia”. Una de las razones es que no quieren aparecer ante su núcleo social “como mujeres solas”.
 
Ya sabemos que en esta sociedad patriarcal y machista una mujer sin un hombre a su lado es una “mujer Sola”, como en el Corán.
 
En Michoacán y en Zacatecas, también en Jalisco, hay pueblos enteros donde las mujeres son las Jefas de Familia; sin embargo,  cuando llega la encuestadora reportan al marido como “Jefe de Familia”, aunque tenga diez años en Chicago o en California.
 
En realidad ellas son las que les dan contención emocional a los hijos, cuidados, alimentación y educación, de vez en cuando reciben X dólares del señor. Pero, ¿qué va a decir la suegra, la comadre o hasta la mamá si ella se declara “Jefa de Familia”?
 
Del total de hogares del país, 89.4 por ciento son de tipo familiar; es decir, aquellos en los que al menos uno de los integrantes tiene relación de parentesco con el jefe del hogar. El 10.6 por ciento (una minoría) restante son de tipo no familiar y donde ninguno de los integrantes tiene relación de parentesco con el jefe del hogar
 
El 56.2 por ciento de los hogares son biparentales, (que cuentan con la presencia de ambos padres), 17.1 por ciento son hogares monoparentales (hay presencia de uno de los padres) y 26.3 por ciento son hogares familiares sin presencia de hijos y hogares no familiares.
 
Una de cada cinco mujeres indicaron no estudiar por motivos de matrimonio, unión, embarazo o el nacimiento de un hijo.
Analizando los motivos de NO asistencia a la escuela resulta que las mujeres 21 de  cada cien se casó, se unió o tuvo hijos. En cambio para los hombres la cifra es mucho menor apenas del 6.1 por ciento.
 
Luego entonces el embarazo de adolescentes a quien más afecta es a las mujeres. Y se ha convertido en un grave problema social, trunca la vida de las jovencitas.
 
La ENH es la encuesta continua en hogares más reciente realizada por el Inegi -arrancó el año 2014-; su propósito es captar las principales características de las viviendas particulares habitadas y las sociodemográficas de la población.
 
Por lo que hace a la disponibilidad de agua, 80.5 por ciento de los hogares reportan que cuentan con ésta dentro de la vivienda y 16.1 por ciento que lo tienen fuera de la vivienda pero dentro del terreno.
 
De los 30.8 millones de hogares que indican disponer de agua dentro de sus viviendas o fuera de éstas pero dentro del terreno, 72.7 por ciento señalan que cuentan con agua diariamente. Por entidad federativa, este indicador oscila entre 26 por ciento en Guerrero y 99.6 por ciento en Nuevo León.
 
No se puede perder de vista que las que más padecen la falta de acceso al agua son justamente las mujeres y claro, las mujeres pobres como en Guerrero.
 
Falta un dato muy importante: ¿cuántos hogares de México tienen dos mamás o dos papás? En otras palabras, está faltando la diversidad sexual y el hecho de que dos hombres adopten un niño, o que dos mujeres tengan una hija(o).
 
¿Dónde está esa información? ¿Por qué no la recogió el Inegi? Resulta que es muy importante, simplemente se trata de recoger una realidad del país.
 
Twitter:@ramonaponce
 
* Economista especializada en temas de género
 
17/CRPM/OOM