INTERNACIONAL
DERECHOS HUMANOS
   OSC piden a Unicef misión de observación para albergues
Tras denuncias, investigan en Guatemala “hogares seguros” privados
CIMACFoto: César Martínez López
Por: la Redacción
Cimacnoticias | Guatemala, Gua .- 24/03/2017 A dos semanas del incendio en el albergue Hogar Seguro Virgen de la Asunción --cuyas víctimas llegaron esta madrugada a 41, con la muerte de un niña que estaba internada en Galveston, Estados Unidos-- la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) de Guatemala publicó este miércoles un informe sobre las investigaciones en contra de “hogares seguros”, manejados por la iniciativa privada.
 
En Guatemala hay  seis mil niñas y niños en albergues privados, según datos del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) muchos vinculados con agrupaciones religiosas. Las investigaciones derivaron de denuncias realizadas por familiares de las niñas y niños que viven en el lugar, de los propios menores de edad y de algunas personas que conocieron estos lugares.
 
Entre los albergues en donde se indaga están Padre Nery, Todos Los Niños de dios, Casa Hogar Bernabé, Casa Hogar del Cantó La Libertad y Asociación Alianza. Y las denuncias presentadas, según el informe “Denuncias de casas hogares recibidas en la PDH 2016-2017 2016”, son por maltratos, descuido, falta de alimentación, falta de atención médica, escape de las y los menores de edad, abuso emocional e incluso abuso sexual.
 
La mala situación en algunos albergues privados se conoce desde hace años y ha conducido a denuncias penales, así como al cierre, en junio de 2016 de la Casa Hogar Mamá Carmen, en la Ciudad de Guatemala, por órdenes de la Procuraduría General de la Nación. Las niñas y niñas fueron trasladados a otro centro en esa ciudad y en otras dos.
 
Mientras prosigue estas investigaciones, sigue en espera la respuesta de la autoridad judicial por la denuncia contra el presidente Jimmy Morales por los hechos en Hogar Seguro, dependiente de la Secretaría de Bienestar Social.
 
La denuncia fue presentada el 14 de marzo por la diputada  Sandra Morán, el diputado Leocadio Juracán, ambos de Convergencia, y sus abogados. Acusan al mandatario de tortura, ejecución extrajudicial, abuso de autoridad e incumplimiento de deberes.
 
Exigen el retiro de inmunidad para el Presidente, que se inicie la investigación y persecución penal, individualizando a los responsables, desde agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) y personal de turno trabajadoras dentro del Hogar Seguro.
 
A la par, continúan sumándose condenas por la tragedia en Hogar Seguro Virgen de la Asunción, como la del Secretariado Permanente de la Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia, que agrupa a 520 organizaciones que defienden la democracia y los derechos humanos.
 
En un comunicado, considera la red que “reprochable que las niñas y adolescentes que se encontraban recluidas en esa macro-institución Hogar de acogimiento, que atiende a menores que no cuentan con cuidados parentales adecuados, que son víctimas de violencia intrafamiliar, adicciones, violencia y abuso sexual, hayan sido objeto de similares y peores vejámenes exponenciales de maltrato y violencia, comercio y explotación sexual”.
 
Y urge al Estado de Guatemala, a la Unicef y a los Sistemas de Protección de los Niños y Niñas, a reaccionar y tomar medidas para que estos hechos no se repitan y que los organismos de Justicia realicen las investigaciones pertinentes y con celeridad den con los culpables.
 
Pide también a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que realice una Misión de Observación y Verificación sobre el estado y situación de la niñez albergada en esas macro-instituciones en Guatemala. Manifiesta asimismo “gran alarma y preocupación” por los continuos actos de extrema violencia contra mujeres y niñas en las Américas”. 
 
17/RED







INTERNACIONAL
DERECHOS HUMANOS
   Siete más siguen hospitalizadas en EU
Murió otra niña del albergue Hogar Seguro, suman 41 las fallecidas
Imagen retomada del portal RadioRebelde.cu
Por: la Redacción
Cimacnoticias/PL | Guatemala, Gua.- 24/03/2017 El incendio en el albergue estatal Virgen de la Asunción de Guatemala cobró una vida más: la de una de las sobrevivientes trasladadas a hospitales de Estados Unidos, con lo cual ascendieron hoy a 41 las fallecidas.
 
Según fuentes oficiales, que prefirieron el anonimato, la menor de edad expiró esta madrugada en una clínica de Galveston, en Texas, pese a los cuidados prodigados para su recuperación de un estado muy delicado, debido a las quemaduras de alto grado que afectaron órganos vitales en su organismo.

El deceso de la niña ocurrió 15 días después de debatirse entre la vida y la muerte por el impacto del fuego, desatado el 8 de marzo en el salón en el cual fue encerrada por agentes policiales y custodios del refugio junto a otras 51, en represalia por intentar escaparse de los malos tratos que recibían.

Resultado del enclaustramiento, y de la desatención a los llamados de auxilio de las niñas y adolescentes, así como a las señales de humo, al menos 19 murieron calcinadas en el lugar y a ellas se sumaron otras 21 que agonizaron hasta morir en hospitales de este país.

Exámenes practicados por el Instituto Nacional de Ciencias Forenses de Guatemala con posterioridad mostraron entre las causas de esas muertes signos de asfixia, quemaduras e intoxicación por monóxido de carbono.

Siete sobrevivientes de la tragedia en el nombrado bajo el eufemismo de Hogar Seguro, ubicado en el municipio metropolitano de San José Pinula, continúan bajo cuidados intensivos en nosocomios de Galveston, Cincinnati, Ohio, y Chicago.

De acuerdo con las fuentes, una de ellas podría retornar este viernes a Guatemala gracias a la evolución experimentada.

Tanto la fallecida este jueves en la madrugada, como la que regresará no fueron identificadas.
 
Mientras, supuestamente continúan las investigaciones relativas a lo acaecido en el albergue Virgen de la Asunción el 8 de marzo, en medio de las cuales apareció la llave que nunca llegó a abrir la puerta por la cual hubieran salido a tiempo las víctimas del incendio.

En entrevistas concedidas a los pesquisidores, varias niñas presentes ahí contaron que lejos de permitirles salir, agentes policiales mujeres les dijeron que si eran buenas para escapar, pues también lo fueran para resistir y las abandonaron a su suerte.

Esas mismas chicas confirmaron lo conocido por el Gobierno y la sociedad de Guatemala: que en el centro de acogida a cargo de la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia los internos al cuidado del Estado eran abusados desde todos los puntos de vista y hasta eran explotados sexualmente.

“Pareciera que hubo una intencionalidad de permitir la muerte de esas niñas, y de manera perversa, por las muchas denuncias que ha habido”, declaró el diputado Amílcar Pop, quien solicitó al Ministerio Público un informe “porque allí es una práctica permanente el abuso sexual” a ellas.
 
17/RED/GG
 







OPINIÓN
DERECHOS HUMANOS
   DESENREDO
Las jerarquías imponen quiénes son las personas inservibles
Cimacfoto: César Martínez López
Por: Rosalinda Hernández Alarcón*
Cimacnoticias | Guatemala, Guat.- 21/03/2017 La tragedia ocurrida el pasado 8 de marzo, en un albergue para menores de 18 años de edad en situación de vulnerabilidad, es un ejemplo claro de cómo es posible condenar a muerte a 40 niñas y adolescentes sin juicio previo.
 
Si naciste pobre, si eres mujer o huérfana; si fuiste objeto de violencia machista en la casa, en la escuela y en la calle; si un familiar o conocido te violó; si saben que fuiste víctima de algún delito de trata o discriminación por ser indígena; si tienes una discapacidad o eres adicta a alguna droga, lo más probable es que te consideren una persona que no vale.
 
Si son para ti desconocidas las relaciones en armonía y respeto; si te convencieron que no servías para nada ni que tus opiniones merecían ser consideradas; la única puerta de oportunidad que te ofrece un Estado -como el guatemalteco- es criminalizarte, es identificarte como delincuente que tiene que ser custodiada por hombres armados y abusivos.
 
Esta es la cruda realidad que están viviendo aquellas niñas, niños y adolescentes en Guatemala a quienes un juez dictaminó que deben vivir en un albergue estatal, los que llaman “institucionalizados”, palabra que desdibuja su condición de vulnerabilidad por lo que merecen acompañamiento y cuidados especiales para garantizar sus derechos humanos.
 
Las altas jerarquías que dirigen las instituciones Estado en este país centroamericano todavía siguen sin tener conciencia plena de la dimensión de lo sucedido en el infierno que se nombró “Hogar Seguro”, en el municipio de San José Pinula, departamento de Guatemala, y sólo ha originado la captura de tres funcionarios y la designación de otros que anunciaron la reubicación de los monitores del mismo.
 
Han pasado 12 días sin que se dé a conocer quiénes fueron esos vigilantes y policías que estaban en las instalaciones donde encerraron con llave a 52 niñas y adolescentes que protestaban por los tratos degradantes que sufrían, por qué no los investigan, lo cierto es que la responsabilidad de esta tragedia va más allá de los ahora capturados.
 
Tampoco se conoce cuántos eran los menores institucionalizados en ese lugar, cuántos se fugaron y por qué súbitamente se dictaminó la salida del albergue mediando sólo la elaboración de una orden judicial.
 
Siguen muchas otras interrogantes… En tanto las investigaciones continúan, es evidente que el Estado guatemalteco tiene sus parámetros para catalogar a las personas: de primera, segunda y tercera clase hasta las olvidadas, las desechables, las inservibles; tomando en cuenta su condición económica, sexo, edad, procedencia étnica y otras situaciones: unas son valoradas y otras menospreciadas.
 
Les invito a pensar en los contrastes que vive la prole de empresarios y oligarcas renuentes a pagar impuestos, en comparación con la de desempleados o trabajadores mal pagados, sin estudios académicos ni vida digna.
 
Un sistema que se regula sobre la base de las jerarquías ha colocado a unas personas como las sin voz ni opinión, las que requieren castigos y tratos violentos, las que no merecen vivir porque no valen nada; en contraste hay otras -una minoría- que tiene un abanico de oportunidades.
 
Estas relaciones de desigualdad conducen por un lado a la opresión y exclusión de ciertos conglomerados y, por otro, al privilegio y abundancias. Mucha razón tienen quienes exigen justicia y califican esta tragedia como un Femicidio Institucional.
 
*Periodista mexicana, residente en Guatemala y coeditora de la publicación feminista laCuerda.
 
17/RHA/GG
 







OPINIÓN
DERECHOS HUMANOS
Las niñas de Chiapas y Guatemala
Estudiantes de la Facultad de Humanidades de la Unach realizaron una velada por las niñas de Guatemala en el foro cultural de la “Higuera”. Foto: Osiris Aquino/ Cortesía.
Por: Sandra de los Santos
Cimacnoticias/ChiapasParalelo | Tuxtla Gutiérrez, Chis.- 15/03/2017 La distancia de Tuxtla Gutiérrez a la capital de Guatemala es de 600 kilómetros, menos de lo que hay de la capital del estado de Chiapas a la Ciudad de México (alrededor de 960 kilómetros). No tiene ni dos siglos que Chiapas, el estado más al sur del país, era parte de Guatemala, ese país que hoy llora  a 43 niñas que murieron calcinadas cuando realizaban una protesta en contra de las condiciones en las que vivían en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción.
 
Chiapas tiene más similitudes con Guatemala que con México, que va más allá del clima y su historia antes de 1824, cuando se dio la anexión de Chiapas a México.
 
Las condiciones de vida de las niñas de Chiapas no son muy diferentes a las que tienen las menores de edad de Guatemala. En ambos lados del río Suchiate, la división natural entre México y Guatemala, las niñas y adolescentes tienen que padecer la exclusión, desigualdad, pobreza, impunidad y corrupción institucional. Todas estas condiciones son las que generaron la tragedia en ese mal llamado “Hogar Seguro”.
 
Las cifras en cuanto a embarazos en niñas y adolescentes, acceso a la educación, el uso de herramientas tecnológicas son parecidas entre las niñas de Chiapas y Guatemala.
 
De acuerdo al Fondo de Poblaciones de las Naciones Unidas (UNFPA) el 26 por ciento de los partos atendidos en Guatemala son de niñas y adolescentes de 10 a 19 años, que se convierten en madres, comprometiendo sus oportunidades educativas y laborales y poniendo en riesgo su salud y su vida.
 
Según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) Chiapas ocupa el primer lugar en embarazos en niñas y adolescentes y uno de los estados con mayor tasa de matrimonios infantiles.
 
El contexto en que se presentan estos embarazos, tanto en Guatemala como Chiapas es parecido: violaciones sexuales, matrimonios forzados y falta de acceso a los servicios de salud reproductiva.
 
Chiapas es también la entidad con el mayor índice de niñas y adolescentes que no asisten a la escuela.
 
La organización civil Melel Xojobal, que trabaja en la promoción de los derechos de las niñas y adolescentes, denunció hace unos días que de 2011 a la fecha 41 niñas y adolescentes han sido víctimas de feminicidio en Chiapas.
 
LAS NIÑAS EVIDENCIARON EL SISTEMA
 
La manifestación de las niñas de Guatemala el 8 de marzo –Día Internacional de la Mujer- y la muerte de 43 de ellas calcinadas dejó al descubierto que el sistema de protección a la niñez que existe en Guatemala no funciona, que es irregular, que las personas que deberían de ser garantes de los derechos de las niñas y adolescentes están siendo sus principales violentadores.
 
En Chiapas desde hace más de un año diversas organizaciones de la sociedad civil han manifestado su preocupación de que el gobierno de Manuel Velasco Coello se resiste a implementar de manera debida el Sistema de Protección Integral de las Niñas, Niños y Adolescentes en el estado a pesar que la Ley lo obliga.
 
Las cifras de embarazos en niñas y adolescentes, violaciones sexuales en su contra, falta de acceso a los servicios básicos, ponen de manifiesto de que hasta ahora el estado de Chiapas no ha sido capaz de garantizar el respeto a los derechos de las niñas en la entidad como sucede en Guatemala.
 
Lo que sucedió en Guatemala no solo pasó el 8 de marzo, es el resultado de problemas estructurales y sociales de hace décadas y mal haríamos en no ver que las niñas de Guatemala también podrían ser las de Chiapas, que Guatemala no nos queda lejos, sus problemas son nuestros problemas y que algo se debe de hacer al respecto.
 
17/SS/GG







INTERNACIONAL
DERECHOS HUMANOS
   Feminicidio institucional
Feministas y mayas exigen justicia para niñas de “Hogar seguro”
Velada por la dignidad y la justicia de las niñas de Guatemala realizada en la explanada de Bellas Artes en la Ciudad de México. CIMACFoto: César Martínez López.
Por: Por la Redacción
Cimacnoticias | Guatemala, Gua.- 14/03/2017
Feministas de distintas procedencias y tendencias, así como integrantes del Consejo del Pueblo Maya, exigieron hoy al Estado de Guatemala que se investigue y castigue con las máximas penas administrativas, civiles y penales, a los culpables de la muerte de 40 niñas del Hogar Seguro Virgen de la Asunción, y por las lesiones de decenas más, durante un incendio provocado, durante su protesta por malos tratos y abusos sexuales en ese lugar.
 
Las decenas de organizaciones feministas exigen también, en un comunicado, garantías de no repetición y justicia plena en toda la jerarquía institucional, desde los responsables materiales, hasta los institucionales, como la Procuraduría General de la Nación, el Procurador de los Derechos Humanos, Ministerio Público y Fiscalía contra el Delito de Femicidio/Feminicidio y Congreso de la República. Al presidente Jimmy Morales le exigen que deje de lado “las banalidades y asuma con seriedad la gravedad de la situación”.
 
En el ámbito internacional, las feministas solicitan a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala, que intervenga para vigilar las investigaciones. Piden también una visita al país de la Relatora sobre los Derechos de las Mujeres de Naciones Unidas y de la Relatora Especial de Violencia contra las Mujeres, sus Causas y Consecuencias, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. 
  
El Consejo del Pueblo Maya, en otro comunicado, llama también a la reflexión sobre lo que significa seguridad en el hogar, porque no existe tal, si permitimos que haya violencia contra las mujeres. Debemos, dice,  ante la tragedia de las niñas del albergue Hogar seguro, parar y denunciar todos los abusos contra las mujeres, las niñas y los niños.    
 
La mayoría de los “hogares seguros” creados por el Estado, afirma el Consejo Maya, no tienen la visión, capacidad, y voluntad para atacar de raíz las causas de las violencias contra la niñez. “Son cárceles y “funcionan mal porque este Estado no está hecho para proteger a la sociedad ni para garantizar la vida”.
 
FEMINICIDIO INSTITUCIONAL
Las feministas califican la muerte de las niñas como un “Femicidio Institucional” y recuerdan que las autoridades habían sido señaladas de cometer abusos, violaciones sexuales, torturas y una serie de agresiones que condujeron al “desenlace atroz”. “La denuncia y la rebeldía de las niñas fueron castigadas con la pena de muerte”, como se quiere castigar a quien se opone al régimen de desigualdades y corrupción, aseguran.  
 
Tanto el Consejo del Pueblo Maya, como las organizaciones feministas llaman a las familias, escuelas, iglesias y medios de comunicación a no callar frente a este hecho y ante el aumento de la violencia social. Propone que la sociedad “contribuya a erradicar cualquier acto de violencia, desde los gestos despectivos, insultos, los malos tratos, hasta las torturas, desapariciones y asesinatos”, en lo individual, en su casa, trabajo o escuela, para que la violencia salga de la cotidianidad. Descolonizar nuestras relaciones y derribar los cimientos de las violencias, privilegios y segregaciones. 
 
Piden también a los medios de comunicación respeto a las niñas fallecidas y hospitalizadas, a sus familias, para que no se las victimice ni criminalice y no se exponga a las sobrevivientes “cuya vida corre peligro”.  A los hombres les piden que no se convierta en máquinas de destrucción y dolor, y que se asuman como seres íntegros, generosos y solidarios.  
 
Las mujeres, dicen las organizaciones, debemos unirnos para salir de las opresiones y solicitan a la comunidad internacional que siga observando y acompañando a las comunidades y pueblos más necesitados. “Las niñas no se tocan, no se violan, no se queman, no se matan”, finalizan las feministas. “No más pactos para controlar y matar a las mujeres”, dice el Consejo del Pueblo Maya. 
 
17/RED/GG
 







QUINTO PODER
DERECHOS HUMANOS
   QUINTO PODER
Las niñas invisibles
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Argentina Casanova*
Cimacnoticias | Campeche, Cam .- 14/03/2017 A Malena, una niña invisible que se quedó en la memoria
 
Cada año en México y en el mundo, un alto número de niñas mueren de hambre, en partos a temprana edad, son víctimas de feminicidio y, si sobreviven, lo hacen en condiciones de explotación, trata, con altos riesgos de contraer VIH, con alimentación deficiente y escasas oportunidades de asistir a la escuela.
 
Guatemala, Nigeria, Europa del Este, Perú, México son lugares donde existe el matrimonio infantil, la trata de personas, la venta de niñas, la explotación en el matrimonio servil, donde las  niñas mueren a diario por el abandono y la indiferencia de un sistema social-patriarcal que valora más la vida de los niños. Y donde, desde el momento en el que una mujer sabe que está embarazada lo común es que se lamente por la conciencia de que “las niñas sufren más”.
 
Lo que persiste es el abandono. De las niñas nadie se acuerda, no es de ahora, es de siempre y en el mundo prevalece la violencia contra las niñas, principalmente la violencia estructural y la íntima violencia que se ejerce en los hogares donde las niñas son un mal inevitable.
 
Cuando tenía 6 años conocí a Malena y su historia, que la nombro para no olvidarla, como a tantas otras, como a las que se van sin que nadie las note.
 
Malena, también de 6 años, murió envenenada porque a alguien se le ocurrió que podía confundir el polvo de leche con el veneno para ratas y servirlo a una niña sin padre y cuya sonrisa solo su madre recordaría.
 
Al saber de las niñas víctimas de la violencia del Estado en Guatemala, pienso en todas las niñas que como ellas, como “Lulú”, una joven que buscaba a su familia al ser rescatada en el Hogar de Michoacán, donde una mujer prácticamente acumulaba a personas a las que aisló del resto del mundo.
 
Por todas las niñas Malenas que son borradas, porque las "niñas a nadie les importa", si viven, si comen, si mueren de hambre, si son encerradas, si alguien las abusa o si sus propios padres se van y las dejan abandonadas a sus suerte para morir de hambre, condenadas al abuso y a la violencia.
 
Por las niñas de Guatemala, por las de México, las de África y la India, por las niñas que nombramos para no olvidarlas.
 
Es solo el panorama global de la violencia contra las mujeres desde sus primeros años. Al menos en América Latina se habla de 70 mil jóvenes adolescentes que mueren al año por complicaciones relacionadas con el embarazo y el parto. Tan solo en México, la tasa de fertilidad en adolescentes es de 65 mujeres por cada mil.
 
Según datos del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), en 2014, 55.2 por ciento de los niños y niñas de entre 2 y 5 años de edad vivían en pobreza y 13.1 por ciento en pobreza extrema. A esto se suma que el 60.5 por ciento de ellos presentaba carencias en el acceso a la seguridad social y 25.8 por ciento en el acceso a la alimentación.
 
Aunque el preescolar es obligatorio en México, únicamente el 42.2 por ciento de los niños y niñas de 3 años de edad fueron atendidos por una institución educativa durante el ciclo escolar 2014-2015; para los de 4 años fue el 89 por ciento; y para los de 5, el 84.3 por ciento, estos y otros números nos dan una idea de la situación de las niñas.
 
En México, se habla de que 7 de cada 10 personas que desaparecen en el rango de edad de 15 a 19 años de edad, son mujeres. Los casos de feminicidio de niñas entran en una categoría de subregistro que se diluye ante el enorme número de casos.
 
Aunque no se precisa a detalle cómo está la situación para las niñas, es claro a nivel internacional que en todas las sociedades se privilegia a los niños nacidos sobre las niñas, por las creencias de que ellos serán los que continúen con los “apellidos” o los que se encarguen de la continuación de una etnia o costumbres y tradiciones.
 
En Estados Unidos y Canadá, las mujeres de los pueblos originarios han denunciado la marginación y la violación de sus derechos a la propiedad de la tierra, apoyados por sentencias de jueces que reconocen el derecho de la comunidad a restringir la herencia para las mujeres que se casan con hombres que no pertenecen a sus mismos pueblos, pero no aplica lo mismo para los hombres de la comunidad.
 
Este panorama nos pone en oportunidad de reflexionar sobre la realidad en la que se violentan los derechos de las niñas y el caso de Guatemala es la punta del iceberg de la problemática en Latinoamérica, que evidencia una desvalorización de la vida de las niñas.
 
Necesitamos construir y trabajar por un mundo en el que las mujeres al saberse embarazadas no se angustien al saber que parir una niña será sinónimo de una historia de sufrimiento y dolor.
 
* Integrante de la Red Nacional de Periodistas y del Observatorio de Feminicidio en Campeche.
 
17/AC/GG
 







INTERNACIONAL
VIOLENCIA
   Feministas exigen información
Agentes del Estado, responsables de feminicidio de niñas en albergue
Imagen de Rosalinda Hernández
Por: Rosalinda Hernández Alarcón
Cimacnoticias | Guatemala, Guat.- 09/03/2017 La muerte violenta de 33 niñas y adolescentes y la hospitalización de 12 más con quemaduras de tercer y cuarto nivel, cuando miles de guatemaltecas conmemoraban el Día Internacional de las Mujeres, es un femicidio/feminicidio cometido por agentes del Estado de Guatemala, afirmaron esta mañana más de 20 agrupaciones de mujeres y feministas.
 
Este crimen cometido contra niñas y adolescentes, cuyo cuidado estaba a cargo del Estado, tiene además un agravante porque representa un hecho de violencia sistemática que se había denunciado como diferentes violaciones a los derechos humanos cometidas dentro del llamado Hogar Virgen de la Nueva Asunción, donde ocurrió este femicidio/feminicidio.
 
En el lugar donde murieron quemadas las víctimas, estando en una instalación cerrada con llave como medida de castigo, se ubicaban niños, niñas y adolescentes violentados a quienes el Estado guatemalteco debía protegerlos, porque habían sufrido hechos de trata, violaciones sexuales o carecían de condiciones para que en su casa familiar les garantizaran una vida digna.
 
En el marco de la legislación nacional e internacional, las instituciones estatales que tienen como función garantizar los derechos de niñas y niños en situación de vulnerabilidad, deben contratar personal especializado, y no gente sin idoneidad ni capacidad como ha ocurrido en el Hogar Virgen de la Nueva Asunción.
 
Varias jovencitas, quienes se vieron obligadas a permanecer en esas instalaciones ubicadas cerca de la capital guatemalteca, habían denunciado que fueron objeto de múltiples agresiones.
 
EXIGENCIAS
 
Las agrupaciones de mujeres y feministas, que desde anoche hicieron públicas sus denuncias contra este femicidio/feminicidio múltiple, hoy a las seis de la tarde frente a la Casa Presidencial, darán a conocer sus exigencias para que las autoridades del Estado dejen su indolencia y negligencia como responsables de garantizar los derechos de la niñez y adolescencia que se encuentra desamparados.
 
Exigen acceso a la información, ya que todavía se desconoce el número exacto y los nombres de las niñas y adolescentes fallecidas y hospitalizadas. También demandan se dé a conocer dónde están las sobrevivientes, ya que las entidades oficiales no han proporcionado los lugares de reubicación.
 
Hacen un llamado para que todas las personas que están dolidas e indignadas por estas muertes violentas a demandar con firmeza la investigación pronta de estos lamentables hechos, en los que están involucradas, entre otras, la Secretaría Presidencial de Bienestar Social y todas aquellas que forman parte del Sistema de Protección Integral de la Niñez.
 
17/RHA/GG







INTERNACIONAL
VIOLENCIA
   Había denuncias previas
Mueren 33 niñas guatemaltecas en incendio de albergue al protestar por abusos
Imagen retomada del portal radiorebelde.cu
Por: la Redacción
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 09/03/2017 Ayer, en Guatemala, tras un incendio provocado en el albergue Hogar Seguro Virgen de la Asunción,  33 niñas murieron y más de 30 quedaron heridas, mientras protestaban por los maltrato y abusos sexuales en esa institución pública. Estaban ahí porque presuntamente las protegían del abandono, el abuso sexual, el maltrato y abuso de drogas que padecían afuera.
 
La Fiscalía investiga el origen del incendio y las razones de la protesta, que se dio justamente en el Día Internacional de la Mujer, cuando se conmemora a las trabajadoras muertas en un incendio que fue provocado para acabar con su denuncia de malas condiciones laborales.
 
La gravedad de algunas niñas hace suponer que el número de fallecidas aumente. La secretaria general del Ministerio Público (MP), Mayra Véliz, dijo que de las primeras 19 fallecidas, 17 fueron por quemaduras y se investigan las causas de otras dos. 
 
ORIGEN DEL FUEGO
 
El fuego, señaló a la prensa el defensor de la Procuraduría de Derechos Humanos, Abde Paredesw, fue originado por las mismas niñas al incendiar colchones, en tanto, Daniel, de 16 años, interno en el área de niños, afirmó a periodistas que las niñas  estaban encerradas bajo llave, castigadas, después de una revuelta que se organizó el martes, cuando un grupo de 40 adolescentes intentó escapar.
 
Señaló también a varios medios internacionales, al igual que madres y padres de familia, que las cuidadoras tardaron mucho para intentar apagar el fuego con extintores y que no dejaron a los niños ayudar para salvar a sus compañeras.
 
ANTECEDENTES
 
El albergue, perteneciente a la Secretaría de Bienestar Social del gobierno guatemalteco, y donde había 748 niñas y niños, aunque su capacidad es de 400, ya había sido objeto de señalamientos por abusos contra las y los menores.
 
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos fue informada y se le habían pedido medidas cautelares desde noviembre pasado, pero no responde aún, dijo la procuradora adjunta, Hilda Morales.
 
Madres y padres de familia afirmaron a medios internacionales, mientras esperaban noticias de sus hijas afuera del albergue, que  dentro se comenten abusos y maltratos.  Acusaron trata de personas, golpes, violaciones sexuales, mala alimentación.
 
En 2016, más de 40 adolescentes trataron de fugarse, lo que originó la destitución del director y el cierre paulatino del centro.
 
Y anteriormente, se habían reportado violencia en el albergue, no de los cuales terminó con la muerte de una adolescente, según el informe Los Olvidados: niñas y niños en “hogares”, elaborado por la Red Latinoamericana de Acogimiento Familiar en 2014, y publicado por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia.
 
Ahora, el presidente Jimmy Morales también ordenó la destitución del director y decretó tres días de luto nacional.
 
Feministas guatemaltecas, participantes en el Paro Internacional 8M, realizaron una vigilia en memoria de las niñas y denunciaron que durante el gobierno de Morales han sido asesinadas en forma violenta, en los últimos nueve años, 6 mil 432 mujeres y niñas, y que el caso de las niñas del albergue es una muestra más de las constantes violaciones que sufren las mujeres en un país.
 
17/RED/GG







OPINIÓN
DERECHOS HUMANOS
   DESENREDO
En Guatemala: Vamos al paro contra toda forma de violencia
Imagen retomada del portal acoguate.org
Por: Rosalinda Hernández Alarcón*
Cimacnoticias | Guatemala, Guate.- 07/03/2017 Paramos por la vida y la libertad, por la justicia y la paridad en varios departamentos de Guatemala. Habrá múltiples actividades convocadas por diversos grupos. La conmemoración del Día Internacional de las Mujeres se viene celebrando ininterrumpidamente en este país centroamericano desde 1994.
 
A propósito de esta efeméride, cabe comentar la resolución judicial que ligó a proceso a cinco ex altos jefes militares por delitos contra deberes de humanidad, ya que serán llevados a juicio por la violación sexual de Emma Molina Theissen y la desaparición forzada de su hermano, Marco Antonio, ocurridos en 1981.
 
Esto se ha logrado sin duda por la tenacidad de las mujeres de la familia y el acompañamiento de muchas personas solidarias, lo que corresponde ahora es difundir más ampliamente este caso ejemplar de búsqueda de justicia.
 
El proceso judicial es importante porque demuestra cómo algunos militares que dirigieron el ejército de Guatemala en la década de los ochenta, quienes hoy se auto nombran “honorables” y “defensores de la patria”, están implicados en crímenes tan abominables como son: el asesinato de un niño y la violación sexual y tratos degradantes contra una mujer joven perpetrados en instalaciones castrenses: la Brigada Manuel Lisandro Barillas, en Quetzaltenango.
 
Este proceso contra un ex jefe del Estado Mayor, un ex miembro de la Junta Militar de 1982 que llevó al poder a Efraín Ríos Montt, entre otros, también es importante porque los daños causados a la familia Molina Theissen representan una acción extremadamente violenta, que fue planificada y organizada por quienes comandaban la institución armada en ese entonces. Es decir, ejemplifican los abusos de poder cometidos contra quienes el ejército denominó enemigos.
 
En esos mismos años, mujeres indígenas de Sepur Zarco fueron víctimas de violación y esclavitud sexual. Hace un año se dictó sentencia contra los inculpados de esos delitos. Con estoicismo ellas siguieron el proceso en el que presentaron sus testimonios y reconocieron a sus victimarios. Esos hombres también utilizaron instalaciones militares para cometer tales agresiones machistas.
 
Cabe reflexionar entonces cómo, quienes están armados y quienes tienen poder económico, tienen poder para violentar los derechos humanos de mujeres y siguen imponiendo sus proyectos sin importar a quienes afectan, reproduciendo relaciones abusivas y racistas, destruyendo y contaminando la naturaleza, acumulando capitales…
 
Este 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de las Mujeres, en 2017 adquiere la forma de PARO. Sí, vamos al paro en muchos países, la creatividad e ingenio de miles harán que más personas se contagien y sobran razones que lo motivan.
 
A través de la historia, siempre algunas mujeres han sido quienes empiezan la reivindicación de sus demandas. Hace años parecía un sinsentido que unas cuantas exigieran el derecho al voto, hoy se ejerce masivamente; antes imposible pensar en un divorcio, hoy las mujeres tienen garantías para hacerlo.
 
Hoy paramos porque demandamos aborto seguro, educación integral en sexualidad, acceso libre a anticonceptivos, desmantelamiento de las redes de trata, socialización de las tareas domésticas y de la crianza, acceso a la propiedad de la tierra sin intermediarios, empleos dignos y bien remunerados sin discriminación, por un buen vivir.
 
Las integrantes de la publicación feminista LaCuerda además bailamos porque conmemoramos nuestro XIX Aniversario.
 
* Periodista mexicana, residente en Guatemala y coeditora de la publicación feminista LaCuerda.
 
17/RHA/GG







OPINIÓN
DERECHOS HUMANOS
   DESENREDO
En defensa a la libre determinación
Río Cahabón. Imagen retomada del portal cmiaguate.org.
Por: Rosalinda Hernández Alarcón*
Cimacnoticias | Guatemala, Guate.- 21/02/2017 Según la legislación guatemalteca, antes de otorgar licencias para construir hidroeléctricas, se debe consultar a los pueblos.
 
Ayer lunes 20 de febrero se realizó la “Marcha por la dignidad”, en la que participaron comunidades q’eqhi’es, convocadas para exigir a las autoridades judiciales que resuelvan en definitiva un amparo en el que se reconoce el derecho a la consulta a la comunidad de Santa María Cahabón.
 
En este municipio, ubicado en el departamento de Alta Verapaz, existe una fuerte oposición a los proyectos hidroeléctricos Oxec I y Oxec II, y también hay un grupo acompañado por la empresa que los apoya. El recurso acostumbrado por empresarios para debilitar a quienes exigen respeto a sus derechos ciudadanos.
 
En enero pasado, la Corte Suprema de Justicia resolvió que el Ministerio de Energía y Minas había violado los derechos de la ciudadanía por no haberla consultado, y por tal razón, suspendió las licencias otorgadas para uso de bienes de dominio del Río Cahabón. También especificó que las reuniones realizadas por la empresa OXEC, S. A. con algunas personas son informativas, por tanto, no sustituyen la consulta comunitaria.
 
Estas poblaciones indígenas marcharon convencidas que tienen derecho a ser consultadas, saben que el modelo extractivista se ha impuesto en Guatemala por una elite empresarial, que cuenta con el respaldo de funcionarios públicos y está acostumbrada a violentar las leyes “oficiales” y desobedecer resoluciones judiciales cuando entorpecen sus planes.
 
Entre los participantes que vinieron desde Alta Verapaz hasta la capital sobresalió la participación de las mujeres, quienes son las principales defensoras del río, las que acarrean y utilizan el agua en múltiples actividades.  
 
Es importante anotar que esta lucha social reivindica su derecho a la libre determinación que se concreta a través de la consulta libre, previa e informada, y reconoce que tal prerrogativa está establecida en el ordenamiento jurídico “oficial”, tanto en la Constitución Política como en el Código Municipal.
 
Independientemente lo que digan diputados conservadores o portavoces empresariales, en Santa María Cahabón las autoridades comunitarias aplican a su vez una jurisdicción indígena para la resolución de sus propios conflictos. Esto revela una realidad concreta, están aplicando un pluralismo jurídico.
 
En Guatemala existen múltiples ejemplos en los que las poblaciones indígenas reivindican ambas jurisdicciones sustentadas en el ejercicio de sus derechos y en la aplicación de principios como pueblos originarios.
 
También se registran casos en los que empresas como OXEC ignoran la opinión de las comunidades, establecen relaciones ilícitas para obtener licencias y explotan bienes naturales con fines de lucro sin ninguna consideración a los destrozos que causan.
 
Queda claro por qué empresarios y sus portavoces guatemaltecos se han lanzado con tanta vehemencia contra cualquier cambio constitucional que reconozca la jurisdicción indígena.
 
Los mandamases de este país saben perfectamente cuándo y cómo violentar la jurisdicción “oficial”, cómo mantener una ciudadanía sojuzgada y segregada con el falso argumento que “todos somos iguales”, por ello su retórica rechaza lo diverso, lo distinto, lo plural, y aunque exista lo pretenden borrar negándolo o mediante el recurso del miedo.
 
* Periodista mexicana, residente en Guatemala y coeditora de la publicación feminista LaCuerda.
17/RHA/GG
 







Syndicate content

Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com