Convenio 189

NACIONAL
LABORAL
   Recibe 25 denuncias por discriminación a este sector en 5 años
Convenio 189 para el trabajo del hogar pendiente de Estado: Conapred
CIMACFoto: César Martínez López
Por: la Redacción
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 11/01/2018

La discriminación contra las trabajadoras del hogar, los bajos sueldos que perciben y la dificultad que tienen para acceder a prestaciones sociales, se pueden modificar si México ratifica el Convenio 189 que asegura condiciones labores dignas para este sector, sugiere el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred). 

En un informe que elaboró sobre las condiciones de las trabajadoras del hogar en el país, la institución señaló que uno de los pendientes del gobierno mexicano es la ratificación del Convenio 189 de la Organización Internacional de Trabajo (OIT) para reformar la Ley Federal de Trabajo y la Ley del Seguro Social, que actualmente priva de derechos laborales a las trabajadoras del hogar.

De ratificar este instrumento internacional, el Estado mexicano haría obligatoria la derechohabiencia de las trabajadoras del hogar, establecer una jornada laboral de ocho horas, un contrato entre empleador y empleadora, además de obtener prestaciones como vacaciones, pensión o posibilidades de ahorro.

México firmó el Convenio 189 en 2011, pero desde entonces no lo ha ratificado a pesar de que 13 países de América Latina lo han hecho: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, Guyana, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Uruguay y Jamaica.

DISCRIMINACIÓN HISTÓRICA

En el documento, Conapred describe que las trabajadoras del hogar han sido históricamente objeto de una discriminación estructural por no considerarse una ocupación “real”, sino parte de las actividades que “deben realizar las mujeres”, convirtiéndose en un empleo  invisible y estigmatizado, aunque cerca de 2.6 millones de mujeres se dedicaban al trabajo del hogar, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en un reporte del 2016.

El trabajo del hogar también es una opción para las mexicanas debido a la falta de oportunidades laborales a las que tienen acceso, indica Conapred. En 2014 la instancia realizó una encuesta a las trabajadoras del hogar, un 81 por ciento describió que se empleó en este sector por razones de necesidad económica y pobreza, otros factores mencionados fueron la marginación o poco desarrollo educativo.

En suma, un tercio de las trabajadoras dijo que comenzó a trabajar cuando era menor de edad, de hecho, una de cada cinco lo hizo entre los 10 y 15 años, resaltó la institución.

Sin embargo, incluso dentro del trabajo del hogar remunerado las mujeres tienen peores condiciones labores en comparación con sus pares varones. Por ejemplo, el Consejo revela que en 2016 mientras dos de cada 10 hombres en esta ocupación tenían seguridad social, la proporción de mujeres trabajadoras del hogar sin derechohabiencia era del 98 por ciento.

Conapred añade que las desventajas laborales para las empleadas del hogar también son distintas respecto a las personas que realizan tareas similares en otros espacios. Con datos de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STyPS) muestra que solo 10 por ciento de las personas que realizan tareas de limpieza en establecimientos comerciales ganan menos de un salario mínimo, en comparación con las mujeres que se emplean en hogares, la cifra incrementa a 36 por ciento.

DISCRIMINACIÓN SOCIAL

Conapred argumentó que la misma sociedad civil continúa los prejuicios que legitiman las condiciones de desigualdad para las trabajadoras del hogar. A través de una encuesta telefónica que realizó en 2014, una de cada 20 personas estuvo de acuerdo en que las trabajadoras del hogar no tengan vacaciones pagadas o un contrato escrito.

En tanto, la Encuesta Nacional sobre Discriminación en México (Enadis) de 2010, destalla que un cuarto de población nacional justifica dar de comer a las trabajadoras del hogar, sobrantes de alimentos.

A pesar de esta violencia que enfrentan las trabajadoras del hogar, en siete años (2011 a septiembre de 2017) el Conapred únicamente calificó 25 expedientes como presuntos actos de discriminación hacia personas trabajadoras del hogar; 23 quejas corresponden a particulares y dos en contra servidores públicos, reporta en el documento.

Sobre estos casos, las denunciantes refirieron que fueron discriminadas por su condición social y económica, la institución asevera que “la mayoría llegó a un acuerdo entre las partes, se pidieron disculpas públicas y se impartieron cursos de igualdad y no discriminación”.

Para hacer frente a esta discriminación e injusticias laborales, Conapred recuerda que en 2016 se conformó el primer gremio de trabajadoras del hogar en el país conocido como el Sindicado Nacional de Trabajadoras y Trabajadores del Hogar (Sinactraho).

Encabezado por mujeres, este sector busca reivindicar sus derechos por medio un contrato colectivo que crearon para tener certeza sobre obligaciones y responsabilidades laborales, tanto de las empleadas del hogar como de quienes las contratan.

18/HZM/LGL








REPORTAJE
Especial - Trabajo del Hogar
   Necesaria la participación del Estado y empleadores
   
Contrato Colectivo crucial para formalizar trabajo del hogar
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Hazel Zamora Mendieta
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 19/07/2017

A través del contrato colectivo de trabajo, el Sindicato Nacional de Trabajadoras y Trabajadores del Hogar (Sinactraho) busca que sus afiliadas puedan gozar de sus derechos laborales como es un salario justo, días de descanso, retiro y seguridad social, y no quedar bajo la voluntad de quienes las contratan.
 
Apegado a los instrumentos internacionales y nacionales en materia laboral, el contrato colectivo de trabajo es una propuesta del Sindicato Nacional, para frenar los abusos y la informalidad en la que se desempeñan las 2.4 millones de trabajadoras del hogar en México, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).  
 
En entrevista con Cimacnoticias, la principal impulsora del contrato colectivo, Marcelina Bautista Bautista, explicó que históricamente el trabajo del hogar se ha regido por un acuerdo verbal, donde siempre se sobrepone la voluntad de él o la empleadora: “cómo debe funcionar, cuánto debe de pagar, todo bajo su condición”.
 
Entre limpiar, planchar, lavar, hacer de comer y cuidar personas por únicamente dos salarios mínimos, nueve de cada 10 trabajas del hogar no tienen un contrato que regule las tareas, el precio de los servicios que realizan o un retiro digno, según datos del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred, 2015).
 
“Hay empleadoras que se quejan de eso porque no saben lo que cuesta el trabajo del hogar, hay estados donde nuestra compañeras ganan muy poquito, 50 pesos al día, son situaciones muy críticas, para sobrevivir las trabajadoras tienen que ir a todas la casas que puedan para ganar más”, señala la también directora del Centro de Apoyo y Capacitación para las Empleadas del Hogar (CACEH).
 
A esto se suma otro factor en contra de las empleadas del hogar, agrega Bautista: la nula intervención del Estado mexicano pues no existe ningún marco normativo que obligue a las y los empleadores a garantizar los derechos laborales de este sector. “Sin leyes ¿quién obliga a las empleadoras?” se pregunta la defensora.
 
Entonces la responsabilidad recae en las trabajadoras, que intentan convencer a quienes las contratan de suscribirlas al Seguro Social, acordar su salario y días de descanso, muchas ni siquiera lo logran y se enfrentan a situaciones de explotación laboral.
 
CONTRATO COLECTIVO: GANANCIA DOBLE
 
Firmar el contrato colectivo, indica Marcelina Bautista, permite no sólo acabar con estas condiciones precarias que enfrentas las trabajadoras del hogar, también da a las empleadoras la seguridad de saber los servicios que se les deben garantizar y explica cómo funciona:
 
El contrato colectivo se firma entre la empleadora, la empleada y una representante del Sindicato. Contiene cinco rúbricas; la primera es un tabulador de salarios que establece el pago de la trabajadora conforme a los servicios que realice y su experiencia.
 
Por ejemplo, se contempla a empleadas que realizan la limpieza general, hasta aquellas que tienen una profesionalización técnica como chef o de cuidado de personas. El salario mínimo es de 250 hasta 550 pesos diarios, dependiendo del servicio.
 
Bautista expone que el documento también toma en cuenta el tipo de modalidad en las que se emplean las trabajadoras, las que viven en la casa en la que trabajan y aquellas que laboran únicamente seis días o menos. Esto evita despidos injustificados, o pagos excesivos en especie como en alimentación o vivienda.
 
En los otros rubros se hace obligatorio afiliar a las trabajadoras al Seguro Social, dar permisos de incapacidad por enfermedades, permiso de maternidad, y asegurar su retiro, asimismo, capacitarlas para realizar las tareas y crear espacios de trabajo seguros, responsables y de respeto entre las dos partes.
 
El contrato, asegura la directora de CACEH, es un arduo trabajo de la organización, que durante un año en colaboración con abogados y entrevistas a 100 trabajadoras, lo crearon conforme las recomendaciones del Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), sobre el trabajo digno del hogar.
 
EMPLEADORES TAMBIÉN DEBEN PARTICIPAR
 
Para empleadoras como Jessica Hernández Bonilla, tener un contrato con las dos trabajadoras que laboran en su hogar, es una manera de poder generar mejores condiciones de trabajo, acuerdos entre ellas, establecer responsabilidades y derechos, pero sobre todo, visibilizar esta profesión.
 
En entrevista con Cimacnoticias, Jessica Hernández, quien radica en el municipio de Libres, Puebla, refiere que estaría dispuesta a firmar el contrato “por ser una manera de reconocer el valor del trabajo del hogar”, no sólo dentro de su familia, sino como ejemplo para otras empleadoras.
 
Sin embargo, Marcelina Bautista narra que la mayoría de los empleadores se resisten a firmar el contrato, la respuesta constante es que no estarían dispuestos a garantizarles sus derechos, bajo el pretexto que después los demandarán por abusos laborales.
 
“Hay una resistencia, hay muchas cosas que son estructurales como la discriminación, y que necesitan cambiarse desde la familia hasta el Estado, porque saben que hay acciones que realizan que podrían generarles demandas”, declaró.
 
De acuerdo con datos de Conapred, uno de cada 10 empleadores no garantiza a las trabajadoras del hogar su fondo de ahorro para el retiro. Muestra de la discriminación que viven las empleadas del hogar es que 14 por ciento reportó ser víctima de maltrato verbal; siete por ciento físico; y 25 de cada 100 empleadores justifican darles de comer alimentos sobrantes.
 
CRUCIAL FIRMAR CONVENIO 189 Y CONTRATO
 
Marcelina Bautista insiste sobre la responsabilidad concretamente del Estado, pues a vísperas del Día Internacional del Trabajo del Hogar, que se conmemora el próximo 22 de julio, el Ejecutivo no ha ratificado desde hace seis años el Convenio 189 que lo obligaría a crear todas las condiciones legislativas para garantizar los derechos de las trabajadoras del hogar.
 
En tanto, este año a través  de una campaña nacional, el Sindicato, el CACEH y las trabajadoras, promoverán que más empleadores firmen el contrato. “La meta del Sindicato es seguir incidiendo y exigiendo los derechos que deberían de tener las trabajadoras del hogar  y buscar la manera en que éste se implemente”, concluyó Bautista. 

17/HZM








REPORTAJE
LABORAL
   Día Internacional de Trabajadoras del Hogar
Hacen estudios, lamentan nuestra situación, pero no firman el Convenio 189
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Hazel Zamora Mendieta
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 30/03/2017

Han pasado más de 5 años desde que el Estado mexicano se comprometió a ratificar el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) con el fin de garantizar los derechos laborales de las trabajadoras del hogar, sin embargo dicho proceso no ha sucedido, y no se vislumbra esfuerzo alguno o fecha próxima por asentar las bases jurídicas y políticas públicas necesarias para lograrlo.
 
Este 30 de marzo se conmemora el Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar, y como cada año las empleadas del hogar esperan el pronunciamiento del Gobierno mexicano para el avance del Convenio 189, pues sin el apoyo del Estado y las reformas a las leyes necesarias, es imposible que las 2.5 millones de empleadas del hogar en el país -según datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía 2016- gocen del derecho a la seguridad social, días de descanso, prestaciones sociales, salario digno, y además, de un empleo libre de discriminación y violencia.
 
El Convenio 189 de la OIT, que garantiza un trabajo digno y mejores condiciones laborales para las trabajadoras del hogar, fue adoptado por México en junio de 2011, pero los años han pasado y sigue sin ratificarse.
 
Dos años después, el 5 de septiembre de 2013, el instrumento internacional entró en vigor a escala internacional y, con ello, una vez más la Secretaría de Gobernación (Segob) se comprometió a enviar el documento para su estudio y ratificación al Senado de la República, dicho proceso sigue sin cumplirse.
 
ANTE INCUMPLIMIENTO, ORGANIZACIÓN
 
Las trabajadoras del hogar en México han tenido que organizarse en el Sindicato Nacional de Trabajadoras y Trabajadores del Hogar (Sinactraho) creado en 2016, para garantizar y exigir sus derechos y su trabajo sea reconocido por el Estado y la misma sociedad. La ratificación del Convenio 189 representa para las trabajadoras del hogar el instrumento internacional necesario que les permitiría acceder a ellos, desde los marcos normativos hasta la práctica.
 
Pero la falta de voluntad política de las autoridades mexicanas hace que la lucha por los derechos laborales de las trabajadoras del hogar avance a pasos lentos, aseveró en entrevista con Cimacnoticias la directora del Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (CACEH), Marcelina Bautista Bautista: “salen estudios sobre el trabajo del hogar, hablan de nuestras condiciones y dicen que no puede ser posible cómo vivimos, pero no pasa nada.”
 
Organizaciones como el Centro de Apoyo y Capacitación para las Empleadas del Hogar (CACEH), Hogar Justo Hogar, y el Sinactraho han enviado diversos exhortos al Senado de la República para la firma del Convenio 189, pero las respuestas han sido insuficientes, sólo han logrado la atención de la Cámara de Diputados y de algunas senadoras, pero el Estado sigue sin consultarlas sobre las políticas que necesitan, informó Bautista Bautista.
 
Si se tomara en cuenta esta legislación internacional se podría impulsar un marco de derechos humanos, dar mejores condiciones de vida a las trabajadoras y sus familias, y reconocer al trabajo del hogar como un empleo como cualquier otro, añadió la también integrante del Sinactraho, Marcelina Bautista Bautista. 
 
LEY MEXICANA, LEJOS DE CONVENIO
 
De acuerdo con la investigación “El trabajo del hogar: Convenio 189 de la OIT y la legislatura en México” de la Secretaría de Gobernación (Segob), en la LFT en el capítulo XIII, título sexto Trabajos Especiales, dedicado a las personas trabajadoras del hogar, se establece una serie de artículos discriminatorios contra ellas.
 
El Artículo 334 reconoce que hasta el 50 por ciento de las retribuciones del trabajo puede ser en especie (alimentación o habitación) lo que resulta excesivo en términos de la OIT, quien recomienda sea hasta máximo 33 por ciento; además, se establece una jornada diaria que puede llegar hasta las 12 horas (Artículo 333).
 
Asimismo, el Artículo 13 de la Ley de Seguro Social define como voluntaria la inscripción al mismo de las personas trabajadoras del hogar. Para quienes tienen la oportunidad de ser inscritas en este esquema voluntario estarán cubiertas en temas de riesgos de trabajo, enfermedades, permiso de maternidad, retiro o invalidez, puntualiza el documento.
 
Sin embargo, quedan excluidas otras prestaciones como el acceso a Servicios de guarderías del Seguro Social y el Fondo Nacional de Vivienda para los Trabajadores (Infonavit).
 
Marcelina Bautista añadió que entre los pretextos que señalan las autoridades mexicanas, como el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para ratificar el Convenio 189, está principalmente la imposibilidad de asegurar a las 2.5 millones de trabajadoras del hogar “porque no se cuenta con la infraestructura necesaria”, pero a su parecer, es una cuestión de falta de voluntad política y discriminación.
 
SI SE FIRMA…
 
Los Estados firmantes del Convenio están obligados mejorar sus leyes para proveer de un marco normativo de derechos laborales para las trabajadoras del hogar, tales como: acceso a seguridad social, condiciones de trabajo establecidas en un contrato, erradicación del trabajo en la niñez, jornadas laborales de máximo 8 horas, regulación del salario en base a las tareas realizadas, garantizar entornos de trabajo seguro, salubres y libres de discriminación y violencia.
 
Una vez que México firme el Convenio 189 supondría de manera inmediata la regulación del trabajo del hogar en los términos que establece la OIT, los cuales contienen mayores protecciones en materia de Derechos Humanos -por lo tanto laborales- que las que recogen las actuales legislaturas como la Ley Federal del Trabajo (LFT) y la Ley de Seguro Social, indicó Marcelina Bautista.
 
La directora de CACEH señaló que para su implementación será necesario que el gobierno armonice la legislatura mexicana con el dicho instrumento internacional, pues aún existen severas deficiencias y retrasos en la inclusión y regulación de este colectivo laboral en las leyes del país.
 
POR IGUALES DERECHOS
 
México cuenta así con una las legislaciones más atrasadas en los derechos laborales de las trabajadoras del hogar, el Convenio 189 está en vigor y ha sido ratificado en países de América Latina como Argentina, Chile, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Nicaragua, Panamá, Paraguay, República Dominicana, Jamaica y Uruguay.
 
La asesora en género para Centroamérica de la OIT, María José Chamorro, comentó a Cimacnoticias que, al adoptar este instrumento, los países han mostrado mejorías en las condiciones en las que se desarrollan las trabajadoras del hogar: los índices de acceso a seguridad social aumentan y se generan mecanismo de protección para las trabajadoras.
 
“Una vez que se asumen los mismo derechos que el resto, y como sociedad se asume el respeto hacia el sector, sufren menos abuso y discriminación pero son procesos largos donde la OIT acompaña de manera técnica a los países para su implementación”, comentó José Chamorro.
 
La asesora de la OIT explicó que el Convenio 189 tienen un objetivo muy sencillo, pero a la vez complejo de lograr: equiparar los derechos de las trabajadoras del hogar con el resto de los sectores laborales: “Es un proceso complejo porque el trabajo del hogar por razones históricas en la mayor parte de América Latina ha sido una labor invisible y discriminada”.
 
Las razones son múltiples, continuó, “es un empleo que se realiza en la casa del empleador, lo que brinda un lugar donde se posibilita el lucro”, por lo que una de las principales tareas al momento de promover el Convenio 189 “es reconocer que el hogar del empleador o empleadora, en el momento que se contrata una persona para realizar las tareas de limpieza de manera remunerada, se convierte en un centro de trabajo”, indicó María José Chamorro.
 
Además, una vez establecidas las reformas a la ley, en coordinación con el Convenio, las trabajadoras están protegidas por la Ley Federal del Trabajo, dijo la asesora de género de la OIT. “Esa conversión del hogar en centro de trabajo es un cambio, y es el primero para reconocer todo el trabajo de las empleadas del hogar".
 
EN ESPERA…
 
María José Chamorro agregó que están trabajando en el país para su implementación. “Nosotros ya trabajamos con las instituciones públicas, de empleadores, con organizaciones sindicales para apoyar los procesos nacionales y adaptar las legislaciones. Cada país tiene un ritmo distinto, decide hacerlo de una u otra manera, y el rol de la OIT es acompañarlos para que las decisiones”.
 
La vocera en género de la OIT, indicó que se han sentado con instituciones como el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), la Secretaría de Trabajo, el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) y el mismo Sinactraho para la ratificación del Convenio 189, pues la coordinación de las empleadas del hogar en organizaciones sindicales es fundamental para apoyar el proceso.
 
17/HZM/GG
 








NACIONAL
LABORAL
   Afirman en foro empleadas de AL
Sindicatos y Convenio 189 mejoran la vida de trabajadoras del hogar
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Hazel Zamora Mendieta
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 20/02/2017

Los sindicatos de empleadas del hogar en América Latina han logrado mejorar sus condiciones laborales, formalizar su trabajo, acceder a la seguridad social y a otros derechos establecidos en la ley; además, les permite participar en las discusiones de los consejos internacionales del trabajo para la toma de decisiones. 
 
Así lo explicó en entrevista con Cimacnoticias la asesora en género de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), María José Chamorro, durante el foro “Intercambio Regional de Experiencias de Trabajadoras Del Hogar: Convenio 189 y Seguridad Social”, organizado por Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadoras del Hogar (CACEH), el Sindicato de Trabajadoras y Trabajadores del Hogar (Sinactraho) y el Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir (WIEGO, por su siglas en inglés). 
 
En el Foro, Realizado del 17 al 18 de febrero pasados, participaron dirigentes sindicales y empleadas del hogar de Uruguay, Argentina, Chile, Costa Rica y Jamaica, quienes compartieron experiencias sobre derechos laborales y sobre la ratificación del Convenio 189. 
 
La asesora de la OIT informó que en la región latinoamericana existen entre 17 y 19 millones de trabajadoras remuneradas en los servicios del hogar y  que “aquellos países donde más se ha avanzado son los países donde las trabajadoras del hogar están organizadas y tienen una voz”.
 
Entre estos países están Uruguay, Argentina y Chile,  en donde existe una legislación que les permite tener sus derechos íntegros,  además de ser ejemplo de las buenas prácticas que se obtienen al ratificar el Convenio 189 de la OIT.
 
El Foro se organizó como parte de la capacitación y  formación para integrantes del Sinactraho, el cual cumplió un año de funcionamiento y que hoy está en campaña nacional para concretar la ratificación del Convenio 189 en México, la modificación de la Ley Federal del Trabajo y la Ley del Seguro Social, que no  contemplan los derechos de las trabajadoras ni les da seguridad social.
 
URUGUAY, DE PRIVADO A PÚBLICO
 
Uruguay fue la primera nación en ratificar el Convenio 189 en 2012, de acuerdo con la presidenta del Sindicato Único de Trabajadores Domésticas (SUT-Domésticas), Lucía Gándara, el país tiene una de las mejores legislaciones a nivel mundial para la protección laboral de las personas trabajadoras del hogar.
 
Gándara compartió con Cimacnoticias que uno de sus principales logros es “el procedimiento de inspección laboral domiciliaria”, es decir, las autoridades uruguayas visitan los hogares para verificar que los y las empleadoras tengan un contrato formal con las trabajadoras y mantengan el cumplimiento de las normas laborales.
 
Desde 2006, con la aprobación de la Ley 18.065, las trabajadoras uruguayas tienen seguridad social, una jornada laboral regulada de ocho horas diarias, tiempos de descanso definidos, indemnizaciones por despido, embarazo y postparto, indica el “Estudio Comparativo de las legislación para el trabajo del hogar en América Latina” de Marta Cebollada publicado en 2016 por la Secretaría de Gobernación”.
 
El documento refiere que Uruguay tiene el mayor número de cobertura de seguridad social para las trabajadoras del hogar en la región (43 por ciento). Sin embargo, Gándara aseguró que aún contemplan varios desafíos para garantizar la formalidad de la mayoría de las trabajadoras del hogar en su país.
 
CHILE: EL CONTRATO COLECTIVO
 
Chile tiene desde 1978 establecido un contrato laboral formal para las trabajadoras del hogar, pero aún con mínimas prestaciones y protección para las trabajadoras.
 
En entrevista, la presidenta de la Federación Nacional de Sindicatos de Trabajadoras de Casa Particular (Fesintracap) en Chile, Ruth Solar Olate, relató que con la organización del gremio se pudo crear un contrato colectivo desde las trabajadoras que contemplara sus “necesidades reales”.
 
El Código de Trabajo de este país establece un contrato entre el empleador y la trabajadora, que debe ser registrado ante la Inspección de Trabajo por obligación. También señala la jornada laboral mínima y la garantía de servicios como seguridad social, vacaciones, e indemnizaciones.
 
Ruth Solar destacó que la legislación  que tiene el país permitió que la aprobación del Convenio 189 en 2015 fuera más rápida al estar armonizadas las leyes.
 
ARGENTINA
 
En Argentina el proceso de garantías de los derechos laborales de las trabajadoras del hogar ha sido gradual, dijo en entrevista la presidenta del Sindicato del Personal de Casas de Familia, Alcira Isabel Burgos, pero no ha presentado retrocesos.
 
Argentina cuenta con  25 por ciento del sector de trabajadoras aseguradas en los servicios de salud, a lo largo de los años han logrado la regulación de horas de trabajo, prestaciones, vacaciones pagadas y aguinaldo, destacó Alcira.  
 
Asimismo, entre las particularidades de ley argentina  (ley 26.844) se reconoce la diferencia entre quienes trabajan para un solo empleador de quienes lo haces para distintos. En 2014 Argentina ratificó el Convenio 189, aunque aún presenta desafíos para su aplicación agregó Alcira.
 
 
17/HZM/GG








NACIONAL
LABORAL
   Tendrá cuatro categorías laborales
Presentan Contrato Colectivo las trabajadoras del hogar
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Gema Villela Valenzuela
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 10/12/2016
El Sindicato Nacional de Trabajadores y Trabajadoras del Hogar (SINACTRAHO) presentó este viernes el Contrato Colectivo que beneficiará a sus agremiadas al incluir un tabulador salarial, días de descanso y seguridad social, prestación que ha sido una de las principales carencias de las empleadas del hogar.
 
Este viernes la directora del Centro de Apoyo y Capacitación para las Empleadas del Hogar (CACEH), Marcelina Bautista Bautista, presentó el Contrato Colectivo de Trabajo del SINACTRAHO durante una conferencia de prensa efectuada en las instalaciones del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred). 
 
Allí explicaron que el Contrato Colectivo se elaboró con base en los instrumentos internacionales y nacionales en materia de ley laboral para las trabajadoras del hogar, como el Convenio 189 “Convenio sobre el trabajo decente para las Trabajadoras y Trabajadores domésticos” de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que busca un trabajo digno para las empleadas del hogar. 
 
El Contrato Colectivo contempla 4 categorías de empleadas del hogar, que se divide por funciones y responsabilidades asignadas, pero también de acuerdo a su experiencia. Por ejemplo, la Categoría 1, que es para trabajadoras del hogar que hacen limpieza general o compras de la casa; mientras que la Categoría 4 son aquellas que tienen alguna carrera técnica o profesional, como chef o cuidadoras de menores y enfermos con reconocimiento oficial.
 
También contempla dos modalidades que se refieren al tipo de contrato de las empleadas que laboran de planta, aquellas que viven en la casa en la que trabajan o laboran 6 días de la semana. La otra modalidad es “de entrada por salida”, que son las empleadas del hogar que cumplen con un horario y trabajan dos o tres días a la semana, incluso que laboran en otros hogares. 
 
El salario mínimo por día para las empleadas del hogar de Categoría 1 es de 250 pesos; el salario para la Categoría 2 es de 350 pesos, que son las empleadas que cuidan a personas autosuficientes, cocinan alimentos básicos, cuidan mascotas y realizan actividades como planchado y lavado de ropa; el salario por día para la Categoría 3 es de 450 pesos, que se refiere a las que desempeñan puestos como “ama de llaves”, mayordomas, cuidadoras de enfermos de baja complejidad, de adultos mayores y de menores, y por último el tabulador salarial de la Categoría 4 es de 550 pesos diarios.
 
Sobre los días de descanso señala que deben establecer horarios nocturnos para las trabajadoras de planta, así como asignar por lo menos un día para que descansen. La jornada laboral propuesta en el contrato es de 8 horas. 
 
En cuanto a la seguridad social como afiliación al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) o cualquier otra institución pública de salud, Marcelina Bautista Bautista dijo que sería a través de la negociación con los empleadores y de acuerdo a la Ley Federal del Trabajo, ya que las trabajadoras del hogar por lo general se afilian a través del Régimen de Incorporación Voluntaria, que es para trabajadores no asalariados del ámbito urbano, porque es común que los empleadores no las den de alta.
 
Por su lado la presidenta del Conapred, Alexandra Haas Paciuc, hizo el exhorto a los empleadores a firmar este contrato colectivo ya que con esto contribuirían a la eliminación de la discriminación a las trabajadoras del hogar, al garantizar un trabajo digno. 
 
De acuerdo a estadísticas del Conapred, en el 2014 uno de cada 10 empleadores de trabajadoras del hogar no garantizaba su fondo de ahorro para el retiro, lo que es considerado una práctica discriminatoria en contra de las empleadas del hogar. 
 
Aunque no hay cifras absolutas por la falta de afiliación al IMSS, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) calcula que hay 2.3 millones de trabajadoras y trabajadores del hogar en América Latina y un 95 por ciento son mujeres, la mayoría migrantes de países del Centro y Sur de América; o mujeres y niñas indígenas de bajos recursos que por lo regular son víctimas de discriminación y otros abusos a sus derechos humanos. 
 
16/GVV/AMS







INTERNACIONAL
LABORAL
   Esperan avance del Congreso en ratificar la Iniciativa 4981
Retraso en Guatemala por convenio 189 para empleadas del hogar
CIMACFoto: César Martínez López
Por: la Redacción
Cimacnoticias/Cerigua | Guatemala, Guate.- 05/12/2016

Diversas organizaciones sociales solicitaron al Congreso de la República que en la Sesión Extraordinaria del pasado viernes ratifique el Convenio189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que significaría un avance importante para la protección de los derechos de más de 198 mil personas que en Guatemala realizan el trabajo del hogar.
 
El convenio contiene 27 artículos, donde estipula fijar una edad mínima para realizar el trabajo y tener un contrato laboral con prestaciones para evitar los bajos salarios o falta de seguridad social, entre otros graves problemas que deben enfrentar los y las trabajadoras del sector doméstico, que en la actualidad implican una situación absolutamente intolerable e incompatible con los mínimos exigidos para tener un trabajo decente.
 
Las agrupaciones subrayan que ya han pasado muchos meses desde que el Legislativo tomó en sus manos esta iniciativa (que en el país está vigente desde el 5 de septiembre de 2013), sobre la cual no existen argumentos que se opongan a su ratificación, por lo que reiteraron su solicitud para no dilatar más la aprobación de la iniciativa 4981.
 
“Estaremos atentos al desarrollo de la sesión que esperamos culmine con la ratificación”, indicaron, además de ofrecer su colaboración en lo que sea posible para la efectiva implementación de este instrumento internacional.
 
Entre las agrupaciones demandantes se encuentran:
 
- La Asociación de Trabajadoras del Hogar a Domicilio y de Maquila (ATRAHDOM).
- El Sindicato de Trabajadoras Domésticas, Similares y a Cuenta Propia (SITRADOMSA).
- El Movimiento Sindical y Popular Autónomo de Guatemala y los Sindicatos Globales de Guatemala.
 
Tras el Convenio 189, el Instituto Nacional de Estadística de ese país informó que 62 por ciento de trabajadores del hogar se concentran en la capital de Guatemala, donde 92 por ciento son mujeres.
 
El Convenio 189 está ratificado en 23 países, la mayoría de América Latina. En nuestro país aún no se ratifica, a pesar de que se calcula que 2.3 millones de personas (un 90 por ciento son mujeres), trabajan como empleadas del hogar, de acuerdo a cifras de Leticia Bonifaz Alfonzo, directora de Estudios, Promoción y Desarrollo de los Derechos Humanos, de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).
 
16/RED/AMS/LGL








NACIONAL
LABORAL
   Necesario generar políticas públicas: experta de OIT
Invertir 2 por ciento del PIB en cuidados y salud incrementaría empleo
Foto: Cirenia Celestino Ortega
Por: Cirenia Celestino Ortega
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 25/11/2016

Pese a contar con más escolaridad y mejores niveles educativos, las mujeres de la región continúan enfrentando problemas de empleo en comparación con los hombres, por lo que es importante generar políticas públicas de cuidados y mejorar también la condición de las personas que se dedican al trabajo del hogar remunerado.
 
Durante el primer Foro Internacional “Economía del Cuidado e Igualdad Laboral de la Ciudad de México” realizado ayer, la asesora en Género en el Área de Centroamérica de la Oficina Internacional del Trabajo (OIT), la maestra María José Chamorro,  refirió que las mujeres se insertan con mayor frecuencia en el mercado informal en 54 por ciento, mientras los hombres lo hacen en apenas 48 por ciento.
 
La especialista costarricense agregó que “pese a tener mejores niveles educativos que los hombres, las mujeres enfrentan mayores problemas de empleo en América Latina, como más niveles de desempleo, sub empleo, menores niveles de protección social y mayor informalidad.”
 
En el foro, convocado por la Secretaría del Trabajo y Fomento al Empleo, la representante de la OIT destacó que invertir 2 por ciento del PIB en sectores de cuidado  y salud generaría incrementos en empleo de entre 1.2 por ciento y 3.2 por ciento.
 
Señaló que hay países latinoamericanos con pendientes en reformas legislativas que mejoren la situación y donde ya hay legislación hay una brecha de implementación de éstas. Ejemplificó el caso del Convenio 189 sobre trabajo decente para las trabajadoras del hogar, donde solamente 18 por ciento de los países latinoamericanos lo cumplen.
 
José Chamorro explicó que la ratificación de este Convenio busca equiparar los derechos de las trabajadoras del hogar a los de cualquier otra trabajadora y así exigir derechos laborales como el acceso a seguridad social, entre otros.
 
Cabe destacar que México no ha ratificado el Convenio, pese a los diversos exhortos que se le han hecho desde diferentes instancias al Ejecutivo Federal.
 
En su participación, la investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, doctora María Ángeles Durán Heras, se refirió al trabajo de cuidado no remunerado que recae principalmente en las mujeres.
 
Durán Heras destacó que son las mujeres quienes dedican más tiempo al trabajo no remunerado del cuidado, sobre todo en la filiomaternidad (cuando una hija adulta cuida a su madre de la tercera edad).
 
Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) destacan que durante 2013 la contribución que realizó cada mexicana de 12 años o más de manera cotidiana a través de las labores domésticas y de cuidado no remuneradas, representó 42 mil 500 pesos anuales; para mujeres en aéreas rurales la contribución fue de 49 mil 700 pesos anuales; y para las casadas de 57 mil  600 pesos en comparación con los 13 mil 900 pesos que los hombres aportaron.
 
De acuerdo con el Inegi, el trabajo doméstico no remunerado equivale al 20.5 por ciento del Producto Interno Bruto nacional, superior a lo que representa la industria manufacturera o el sector comercio para la economía nacional.
 
Por tiempo dedicado al trabajo doméstico y de cuidados, ONU Mujeres destacó en un estudio sobre el tema, que las mujeres dedican 59 horas semanales al trabajo doméstico y de cuidados, mientras los hombres dedican apenas 22 horas, lo que refleja la carga desigual en la distribución del trabajo como consecuencia de los estereotipos arraigados en la sociedad.
 
Finalmente, la directora del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvior, Ximena Andión, señaló que es necesario reconocer el trabajo de cuidado como un derecho en la próxima Constitución capitalina y reconoció que aunque son muchos los programas sociales dedicados a este tema, se concentran solamente en algunas Secretarías.
 
16/CCO/LGL








NACIONAL
LABORAL
   Aún hay resistencias de autoridades, dice senadora Angélica de la Peña
Nuevo exhorto al gobierno federal para ratificar Convenio 189
CIMACFoto: César Martínez López
Por: la Redacción
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 24/11/2016

Durante una sesión de trabajo el pasado 22 de noviembre, integrantes del Senado aprobaron un  punto de acuerdo para exhortar al Ejecutivo Federal a ratificar el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre trabajadoras y trabajadores del hogar.  
 
En un comunicado, senadores de los distintos partidos políticos aplaudieron la petición, pues beneficiaría a los 2.2 millones de personas que se dedican al trabajo del hogar en México, casi en su totalidad mujeres, 55 por ciento son residentes de zonas no urbanizadas, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).
 
La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, Angélica de la Peña Gómez, dijo que “la decisión fue acertada”, ya que la aprobación del Convenio permitirá que la legislación mexicana reconozca los derechos laborales de las personas que trabajan en el hogar, ya que se les debe reconocer, respetar y valorar en el ámbito del derecho laboral, los derechos que hasta ahora les han sido negados.
 
Recordó que “la aprobación del Convenio ha enfrentado la resistencia de autoridades gubernamentales, particularmente del  Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), por el temor de ser superados en la demanda de servicios en cuanto puedan acudir al IMSS como derechohabientes”.
 
De la Peña Gómez mencionó que se deben realizar campañas de concientización para frenar la discriminación que enfrentan quienes realizan labores del hogar, que en su mayoría son mujeres jóvenes que no han tenido acceso a la educación.
 
Por su parte, la senadora independiente, Martha Tagle Martínez, refirió que el principal tema que se debe discutir es el de la seguridad social, para garantizarles los mismos derechos que tiene cualquier trabajador fuera del hogar, es decir, que tengan derecho a vacaciones, a una pensión y a servicios de salud. 
 
El senador del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Raúl Morón Orozco subrayó “la aprobación del Convenio servirá para revertir el proceso de precarización laboral, que en los últimos años ha experimentado la clase trabajadora del país”.
 
“Y no sólo se deben incorporar las prestaciones a la normatividad vigente, sino que también se debe garantizar a estas y estos trabajadores, la firma de un contrato de trabajo, la libertad de asociación sindical y el derecho de negociación colectiva”, señaló el legislador.
 
El instrumento internacional entró en vigor a escala internacional el 5 de septiembre de 2013 y ha sido aprobado en 23 países del mundo, la mayoría en América Latina, una de las regiones con más trabajadoras del hogar.
 
El Convenio contempla condiciones de trabajo digno para las y los empleados del hogar entre las que se encuentran: seguridad social, un  salario justo, jornadas de trabajo reglamentadas, prestaciones y la no discriminación. 
 
En 2011, México aprobó el Convenio 189 de la OIT, pero no lo ha ratificado.
 
16/GMV/LGL








Subscribe to RSS - Convenio 189