UANL

ESTADOS
VIOLENCIA
   Revela investigación de la UANL
Llevan a Monterrey entre 300 y 400 mujeres al mes para explotación sexual
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Montserrat Antúnez Estrada
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 17/03/2017

El delito de trata de mujeres con fines de explotación sexual en Monterrey, capital de Nuevo León, creció a la par que la ciudad se convirtió en uno de los principales centros de negocio del país y en años recientes cada mes llegaban a esa ciudad entre trescientas y cuatrocientas mujeres para ser explotadas sexualmente.
 
Esto revela la investigación “Mujeres invisibles y victimización sexual en México. El caso de la trata de mujeres en Monterrey” (2013), del académico de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), Arun Kumar Acharya, donde se señala a esa ciudad como una de las  seis  principales ciudades del país a las que llegan mujeres y niñas de otras entidades para ser sometidas a  explotación sexual comercial.
 
Las otras cinco ciudades identificadas son Cancún, Acapulco, Tijuana, Ciudad Juárez y la Ciudad de México, a las cuales, según cifras de la investigación, cada año aproximadamente diez mil mujeres son trasladadas como víctimas de trata de personas, desde estados como Guerrero, Chiapas, Oaxaca, Hidalgo, Puebla, así como de Michoacán, Guanajuato, Campeche, Zacatecas, Colima, Veracruz y Quintana Roo.
 
En la investigación, realizada de 2008 a 2011 y que incluye  entrevistas con 50 mujeres en situación de explotación sexual comercial en calles del centro de Monterrey, como Villagrán, Madero y Colón, donde hay centros nocturnos, se explica que el aumento de la trata de mujeres en la ciudad se dio a la par del crecimiento económico, lo que la colocó como uno de los principales centros de negocios, convirtiéndose al mismo tiempo en un sitio para el turismo sexual.
 
Las personas dueñas de bares y centros de masajes viajan a las zonas marginadas del país en donde engañan a mujeres jóvenes con promesas de mejores condiciones de vida y laborales, para  posteriormente, prostituirlas.
 
La impunidad en estos casos es una constante en las ciudades donde se comete el delito de trata de personas, señala la investigación de Kumar Acharya.
 
Actualmente, el caso de la niña Ángeles Abril Sánchez Contreras,  de 15 años de edad y desaparecida el  20 de marzo de 2015 en San Francisco Totimehuacán, Puebla, parece indicar que el problema del traslado de mujeres y niñas a Monterrey para explotarlas sexualmente persiste.
 
Ella hizo  una llamada que hizo a su madre el domingo 22 de marzo y alcanzó a decirle: “mamá, me llevan para Monterrey”. Desde entonces se desconoce su paradero.
 
Aunque Nuevo León cuenta con la Ley para Prevenir, Atender, Combatir y Erradicar la Trata de Personas y con el Consejo Interinstitucional para la Prevención, Atención, Combate y Erradicación de la Trata de Personas, en 2015 se informó que  habían pasado dos años sin que esta instancia hubiera realizado alguna sesión, con lo que incumple la ley que establece que debe reunirse cada tres meses. 
 
17/MMAE/GG
 








NACIONAL
   Proponen académicas
Incidir en la educación para combatir desaparición y feminicidio
Imagen de Montserrat Antúnez Estrada
Por: Montserrat Antúnez Estrada
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 11/03/2017

La violencia feminicida,  expresión extrema de violencia hacia las mujeres, así como la desaparición forzada de mujeres, deben combatirse desde la educación, por ello, los conocimientos impartidos en todas las aulas educativas deben enfocarse a romper y dejar de promover los roles de género, aseguraron académicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y de Amnistía Internacional (AI).
 
Durante el Tercer Foro Universitario: Prevención y Atención de la violencia contra las mujeres y feminicidio en México, realizado en la Escuela Nacional de Trabajo Social (ENTS) de la UNAM, y organizado también por AI, la integrante de la Cátedra UNESCO de la máxima casa de estudios, Tania de la Palma Rojas, dijo que desde la academia deben cambiarse también las prácticas que fomentan la violencia de género, como el acoso, y resaltó la importancia de estudiar  la desaparición forzada de mujeres y  feminicidio “para exigir al Gobierno federal justicia”.
 
De acuerdo con datos obtenidos por observatorios de la Cátedra UNESCO de la UNAM la tasa de desaparición forzada de mujeres en México va en aumento. Tamaulipas destaca como la entidad con más mujeres desaparecidas.
 
En el país, en 2014 se registraron 21 desapariciones de mujeres, de 12 a 29 años, por cada 100 mil habitantes. Cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) indican que diariamente son asesinadas siete mujeres.
 
En el foro, la integrante de AI, Tamara Medina Rubio, denunció que la indiferencia gubernamental por atender con eficacia los casos de feminicidio se evidencia por “la resistencia al implementar la Alerta de Violencia de Género en las entidades y porque, cuando se hace, se asigna a funcionarios poco preparados en materia de género”. Esto refleja, dijo, un contexto de violencia hacia las mujeres que “se reproduce incluso en las escuelas”.
 
FALTA DE INFORMACIÓN ES VIOLENCIA
 
Al respecto la académica de la ENTS, Leticia Aparicio Soriano, denunció la discriminación que se hace al no promover la inserción de mujeres y hombres indígenas a las universidades porque, con ello, “se impide el estudio del contexto desigual que vivimos las mujeres desde la perspectiva indígena”.
 
Aparicio Soriano dijo que la omisión de este tipo de información “se convierte en una forma de violencia hacia las mujeres que no están siendo representadas”.
 
Medina Rubio denunció al acoso sexual, la exclusión, así como a la falta de recursos para los estudios de género, esto porque “aún se tiene el estigma de que son temas de poca importancia o preocupan solo a las mujeres”, como algunos de los principales retos a vencer en las universidades.
 
ACOSO EN UNIVERSIDADES
 
Tania de la Palma se refirió al acoso sexual hacia las mujeres por parte de profesores y autoridades académicas, como un aspecto que es indispensable erradicar porque, al no atenderse, “se fomentan los estereotipos y roles de género como los que consideran a las mujeres subordinadas de los hombres”.
 
Según el diagnóstico realizado por la Cátedra UNESCO de la UNAM, en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, EN la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH) y la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) --en donde se le preguntó a alumnas, profesoras y trabajadoras si alguna vez habían sido acosadas dentro de las instancias académicas- en la UNAM 40 por ciento de las consultadas mencionan haber sido víctima de acoso sexual; en la UNACH, fueron 33 por ciento
 
Mientras que en la UANL  25 por ciento de las mujeres dijeron que fueron testigos de algún tipo de humillación y amenazas hacia las alumnas.
 
17/MMAE/GG
 








Subscribe to RSS - UANL