paridad de género

NACIONAL
POLÍTICA
   INE acuerda lineamientos sobre paridad, incluye candidaturas indígenas
Partidos políticos, obligados a encabezar sus listas con mujeres
Imagen retomada de pagina3.mx
Por: Anayeli García Martínez
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 09/11/2017

Para el proceso electoral de 2018, en el que se elegirán 128 senadurías y 500 diputaciones federales, los partidos políticos deberán registrar listas de candidaturas encabezadas por mujeres, lo que les da más posibilidades de ser electas y obtener una curul.

En medio de la inconformidad de los partidos para seguir los lineamientos sobre paridad, este miércoles el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) aprobó los criterios en la materia es decir, las reglas que deberán seguir los partidos políticos para postular a igual número de mujeres y hombres para competir por un cargo de elección federal.

Los criterios del INE incorporaron la paridad, principio legislado en México desde 2014, y consideran la paridad horizontal que significa que las mujeres ocupen los primeros lugares del 50 por ciento de las listas; y la paridad vertical que se traduce en que las candidaturas de mujeres y hombres estén intercaladas.

En el caso de las postulaciones al Senado por el principio de mayoría relativa (voto directo), el INE planteó que 50 por ciento de las listas de cada partido o coalición deberá ser encabezada por una fórmula de titular y suplente integrada por mujeres.

De acuerdo con la consejera electoral, Dania Ravel, esta medida se debe a que el Senado se ha integrado de manera desproporcional por hombres: la actual Legislatura, que concluirá funciones el próximo año, está conformada por 86 hombres y 42 mujeres; en la Legislatura 2006-2012 hubo 106 hombres y 22 mujeres, y en la integración del periodo 2000-2006 hubo 108 hombres y 20 mujeres.

En el caso de las candidaturas a diputaciones por el principio de mayoría relativa, los partidos políticos nacionales o coalición deberán postular fórmulas  de titulares y suplentes integradas por personas que se auto-adscriban como indígenas en, al menos, 12 de los 28 distritos electorales con población indígena, de los cuales 50 por ciento corresponderán a mujeres y 50 por ciento a hombres.

Sobre este tema la consejera Pamela San Martín dijo que la paridad es una medida ante el incumplimiento de las agrupaciones políticas e hizo un recuento histórico de la representación legislativa de las mujeres y las personas indígenas de México. Señaló que en 2006 hubo 12 hombres indígenas y sólo dos mujeres indígenas; en 2009 fueron siete hombres y sólo tres mujeres. En 2012 cinco hombres y dos mujeres indígenas. Y en 2015 seis hombres indígenas y ninguna mujer indígena.

En caso de que los partidos no cumplan con la paridad, el INE les hará un primer requerimiento y en caso de persistir en el incumplimiento se hará un segundo requerimiento. En el supuesto de que no se hayan atendido los dos requerimientos se cancelarán los registros del número necesario de candidaturas para cumplir con la paridad.

INCONFORMIDAD PARTIDISTA

Durante la sesión del INE de este miércoles, consejeros y representantes de partidos políticos se confrontaron por los lineamientos de paridad, ya que las agrupaciones políticas señalaron que el organismo no podía aprobar acuerdos en la materia porque las reglas deben ser normadas por el Legislativo. 

Por ejemplo, el representante del Partido Acción Nacional (PAN), Eduardo Aguilar, expresó su inconformidad por los criterios pues consideró que estaban imponiendo reglas que no están en la legislación electoral e incluso arrojó un ejemplar de la Carta Magna al suelo.

“Lo que voy a hacer en este momento con la Ley Electoral, con la Constitución y con el Reglamento de Elecciones es que los voy a tirar y voy a esperar a que me sigan emitiendo acuerdos todo el tiempo, que modifiquen las reglas del juego con base además en temas que son extraordinarios en la propuesta”.

“Las compartimos (las propuestas sobre participación política de las mujeres) y, es más, avalamos las propuestas pero pregunto: ¿Por qué no lo hicieron antes?”, dijo el militante panista.

El representante de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Horacio Duarte, también manifestó su inconformidad al señalar que se estaban emitiendo acuerdos “que engrosan” las normas del proceso electoral de 2018 y que este acuerdo se presentó muy tarde.

Además propuso que en el caso de las postulaciones a las senadurías por el principio de representación proporcional, la lista fuera encabezada por mujeres y hombres como lo determinaran los partidos políticos en ejercicio de su derecho de auto organización, propuesta con la que coincidió el PAN.

Al respecto la consejera Adriana Margarita Favela defendió el acuerdo del INE, señaló que garantizar la paridad no era una ocurrencia e incluso señaló la responsabilidad de los partidos.

“En las entidades federativas, en donde los partidos políticos tienen mayores posibilidades de obtener el triunfo, generalmente registran a varones en las dos fórmulas de la lista de candidaturas a las senadurías de mayoría relativa mientras que las mujeres eran registradas como candidatas a senadoras en entidades donde la fuerza política que las postuló obtiene baja votación”, dijo.

Las solicitudes de registro de candidaturas de partidos políticos o coaliciones, tanto para propietario como para suplente, tienen que oficializarse entre los días 11 y 18 de marzo de 2018; la Plataforma Electoral de partidos o coaliciones, deberá presentarse en los primeros 15 días de enero de 2018, y Consejos Locales y Distritales del INE sesionar para validar estos registros, por el principio de mayoría relativa, el día 29 de marzo de 2018.

17/AGM/LGL

 








ESTADOS
POLÍTICA
   Pendiente revisar ley electoral de Nuevo León
Suprema Corte avala paridad en pluris en Chiapas
Imagen retomada del Twitter del TEPJF
Por: Anayeli García Martínez
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 29/09/2017

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) avaló la constitucionalidad del Artículo 19 del Código de Elecciones y Participación Ciudadana que obliga a los partidos políticos, coaliciones y candidaturas comunes a postular a 50 por ciento de mujeres y hombres como candidatos a diputaciones locales por los principios de mayoría relativa y representación proporcional.

Al analizar dos acciones de inconstitucionalidad (78/2017 y 79/2017) presentadas por Partido Encuentro Social y Movimiento Regeneración Nacional (Morena) contra la ley electoral de Chiapas, el pleno de ministros determinó la validez de la paridad horizontal en la listas de candidaturas de representación proporcional, es decir, que las mujeres encabecen los registros de postulaciones.

Una de las impugnaciones de Morena fue contra el Artículo 19, numeral 2, inciso g) del Código electoral, porque en su consideración esta norma rompe con los principios de proporcionalidad e igualdad en materia pues ante la eventualidad de que un partido político sólo alcance una diputación de representación proporcional todas las legisladoras elegibles por esa vía serán mujeres, por lo que el otro sexo quedaría subrepresentado.

Lo anterior porque la ley señala en el Artículo 19 que para las diputaciones de representación proporcional o plurinominales cada partido político deberá registrar una lista de cuatro fórmulas de candidatos. En dichas listas los números nones serán integrados por mujeres y los números pares por hombres, con esta disposición las candidatas deben encabezar las listas, lo que les asegura más probabilidad de tener una curul.

Sin embargo el proyecto presentado por la ministra Norma Lucía Pina, señaló que a pesar de que la ley prevé una diferenciación entre las y los candidatos lo cierto es que la finalidad de esta acción afirmativa fue cumplir con el principio de igualdad entre hombres y mujeres en materia política.

PENDIENTE EN NUEVO LEÓN

La Suprema Corte aún debe revisar seis acciones de inconstitucionalidad (83/2017 y sus acumuladas) promovidas por los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Movimiento Ciudadano (MC), Acción Nacional (PAN), del Trabajo (PT) y Movimiento Regeneración Nacional (Morena), así como la Comisión Estatal de Derechos Humanos y la Procuraduría General de Justicia de Nuevo León.

Este jueves se presentó el proyecto de resolución elaborado por el ministro José Ramón Cossío, que pretendía declarar fundadas las quejas e invalidar diversas modificaciones a la Ley Electoral de Nuevo León publicada el 10 de julio de 2017; sin embargo, por una mayoría de seis votos contra dos, el proyecto se desechó por lo que se presentará una nueva propuesta de sentencia.

Actualmente el Artículo 143 de la Ley Electoral impugnada dice que “no podrá haber más del 50 por ciento de candidatos de un mismo género” en las postulaciones a diputaciones; el Artículo 145 establece la paridad para las candidaturas por vía plurinominal y el 146 indica que las candidaturas para sindicaturas y regidurías no podrá rebasar el 50 por ciento de personas de un mismo sexo.

Si bien la norma establece la obligación de los partidos políticos de reservar la mitad de sus postulaciones para las mujeres, no alude a la paridad de género al frente de las presidencias municipales, esto generó que la Comisión Estatal de Derechos Humanos interpusiera una de las seis Acciones de Inconstitucionalidad (la 96/2017) señalando que la ley afecta el derecho a la igualdad porque no consideraba la paridad horizontal (en alcaldías).

El proyecto del ministro Cossío proponía declarar inconstitucional la Ley Electoral de Nuevo León toda vez que se aprobó y entró en vigor durante los 90 días previos al proceso electoral, algo que está prohibido en el Artículo 105 de la Constitución federal; por tanto las impugnaciones se analizarán nuevamente.

17/AGM/LGL








NACIONAL
POLÍTICA
   Ejercer el poder en igualdad de condiciones el reto
Machismo impide igualdad sustantiva al interior de la Cámara de Diputados
Imagen retomada del Twitter del TEPJF
Por: Anayeli García Martínez
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 13/09/2017

La 63 Legislatura de la Cámara de Diputados es el parlamento con el mayor número de mujeres en México (212 legisladoras) y aunque su presencia es significativa no ejercen el poder político en igualdad de condiciones que sus pares varones toda vez que no ocupan la dirección de comisiones ni aprueban leyes y reformas.

 

Ese fue el resultado de una investigación realizada por la profesora-investigadora del Departamento de Estudios Políticos de la Universidad de Guanajuato, Aidé Hernández García, quien analizó la preparación académica de legisladoras y legisladoras federales, su experiencia partidaria y su trabajo parlamentario en el primer año de la Legislatura.

 

La investigación titulada “Mujeres en la política” menciona que la paridad de género hizo que en 2015 más mujeres llegaran a la Cámara de Diputados, mujeres preparadas académicamente, con experiencia partidista y legislativa; por tanto, el argumento de que con la cuota de género llegan mujeres sin experiencia y que no son competitivas frente a los hombres es falso.

 

Como antecedente, la Cámara de Diputados comenzó funciones en 2015, integrada por 42.6 por ciento de mujeres legisladoras, quienes concluirán sus trabajos en 2018. La integración de la Cámara baja fue el resultado de la reforma constitucional en materia política-electoral promulgada en 2014 que legisló la paridad de género (50-50) en candidaturas.

 

Uno de los argumentos más recurrentes para cuestionar la incursión de las mujeres en política es que las mujeres electas, en este caso para ser diputadas federales, no están preparadas o no tienen experiencia en sus partidos políticos; sin embargo, el estudio muestra que la cultura machista no permite una igualdad sustantiva al interior de la Cámara de Diputados, a pesar de la cuota 50-50.

 

El trabajo de Hernández García señala que en general quienes fueron electas y electos para ser legisladores en San Lázaro durante el periodo 2015-2018 tienen un nivel académico similar. Sólo 11.7 por ciento de mujeres y 12.8 por ciento de varones no tienen grado académico.

 

Las diferencias de nivel educativo son mínimas; por ejemplo, 58.2 por ciento de mujeres y 61.6 por ciento de hombres tienen licenciatura; 26.2 por ciento de mujeres y 20.9 por ciento de hombres tienen maestría; y 3.7 por ciento de mujeres y 4.5 por ciento de hombres tienen doctorado.

 

En un trabajo previo la investigadora analizó el caso de las diputadas de Guanajuato y encontró que quienes participaban en política eran jóvenes o mujeres de mayor edad porque durante la crianza de hijas e hijos y en cierta edad no podían ser legisladoras o participar en política porque estaban encargadas del cuidado y las tareas domésticas.

 

Esto ayuda a entender, explica la investigadora, por qué las diputadas federales de la 63 Legislatura federal son, en comparación con los hombres, más jóvenes. Actualmente un 26 por ciento de diputadas federales tiene entre 31 y 40 años de edad; 15 por ciento tiene entre 51 y 60; y 9 por ciento entre 61 y años de edad, etapa donde ya cumplieron con su rol de género asignado socialmente.

 

Respecto a la experiencia política, Hernández García acotó que a las mujeres se les exige tener más experiencia en sus partidos y de acuerdo con la revisión de las trayectorias de los parlamentarios, la mayoría de las diputadas han ocupado cargos en el partido, mientras que los hombres no.

 

En el caso de la Cámara de Diputados los varones tienen menos experiencia partidaria que ellas pero los hombres tienen más experiencia en el legislativo, lo cual en opinión de la académica es lógico ya que los hombres son los que, principalmente, llegaban a estos órganos de representación política.

 

“Se confirma que mientras las mujeres tienen que demostrar trabajo en sus partidos, a los varones no se les exige tanta experiencia para ser candidatos, lo anterior deja ver la desconfianza que aún existe en las mujeres para ocupar estos cargos, lo cual es parte de la cultura patriarcal”, destaca Aidé Hernández.

 

Aunque solo 90 mujeres de 212 que fueron electas en 2015 tenían experiencia legislativa, las mujeres que se incorporaron al Congreso debido a la cuota 50-50, demostraron mayor trabajo en la creación de iniciativas que los hombres. En el primer año, 79 por ciento de varones y 84.5 por ciento de las mujeres presentaron iniciativas.

 

Sin embargo, la investigadora señaló que uno de los problemas es que las mujeres aún tienen más de desconocimiento, en general, de los procesos legislativos y sigue presente una cultura patriarcal de tipo machista que favorece a los varones en las redes y en el cabildeo, tanto para lograr la presidencia de la mayoría de las comisiones como en la aprobación de sus iniciativas.

 

La académica encontró que en el primer año de la Legislatura, los hombres acumularon mil 14 iniciativas, de estas sólo 8.5 por ciento fueron aprobadas, por el otro lado las mujeres lograron presentar 891 iniciativas pero de estas sólo se aprobaron 5.7 por ciento.

 

Es por ello que Hernández García destacó que la paridad llevó a que, contrario a lo que se cree,  al legislativo llegarán mujeres con experiencia y preparación académica, el reto, sostuvo, es que estén presentes en todas las comisiones y se siga combatiendo la cultura patriarcal para que mujeres y hombres tengan resultados parlamentarios similares.

 

17/AGM/








NACIONAL
POLÍTICA
   Ciudadanas pueden y deben ser mandatarias
Mujeres presidentas son un símbolo para las mujeres
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Anayeli García Martínez
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 08/09/2017

En América Latina siete mujeres han sido presidentas y si bien es importante la presencia femenina en cargos ejecutivos de alto nivel para transmitir la idea de que ellas pueden gobernar, también hay que tomar en cuenta que no reflejan a la mayoría de las mujeres que hacen política en un país.

 

En opinión de la profesora-investigadora de la Escuela de Política y Gobierno de la Universidad Nacional de San Martín, en Argentina, Mariana Caminotti, tener presidentas es un fenómeno interesante porque se trata de personas con trayectorias excepcionales que trasmiten un mensaje: que las ciudadanas pueden y deben ser mandatarias.

 

En América Latina, Nicaragua (1990), Panamá (1999), Guyana (1997), Chile (2006 y 2014), Argentina (2007), Costa Rica (2010) y Brasil (2010) han sido gobernados por mujeres; y en el Caribe  Haití, Guyana, Bahamas, Dominica, Antillas Neerlandesas, Jamaica y Trinidad y Tobago, han tenido presidentas o primeras ministras.

 

Sin embargo, la también autora de investigaciones como “Las legisladoras. Cupos de género y política en Argentina y Brasil” destacó en entrevista que las presidentas no son representativas de la situación general, es decir, se convierten en símbolos pero advierte que hay que mirar más allá porque el país que gobiernan no necesariamente tiene igualdad de género.

 

En la región, Michelle Bachelet de Chile (actualmente presidenta de su país por segunda ocasión); Cristina Fernández de Argentina; Dilma Rousseff de Brasil (destituida antes de terminar su mandato); y Laura Chinchilla de Costa Rica, son mandatarias cuestionadas por su desempeño, incluso odiadas por parte de la población.

 

A decir de Caminotti hay que tomar en cuenta que la presencia femenina en este cargo de alto nivel se enfrenta con contextos particulares y aunque tienen una trayectoria excepcional “no reflejan la trayectoria de las mujeres que hacen política en el país”, expuso.

 

Por ejemplo, Bachelet gobierna Chile, un país con un Congreso masculinizado, con dificultades para avalar normas relacionadas con los derechos de las mujeres, tanto que apenas hace dos años, en 2015, se aprobó una ley de cuotas que impone que las agrupaciones políticas tengan 40 por ciento de mujeres candidatas mientras otros países ya transitaron a la paridad (50-50). 

 

En México cinco mujeres han competido por la Presidencia de la República: Rosario Ibarra de Piedra, Cecilia Soto González,  Marcela Lombardo, Patricia Mercado y Josefina Vázquez Mota, sin embargo ninguna ha sido electa.

 

MUJERES NO PARTICIPAN

 

Uno de los argumentos de las agrupaciones políticas para tratar de evadir su obligación de reservar lugares para que las mujeres sean candidatas a cargos de elección es que ellas no quieren participar. Al respecto, la investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, dice que hay una parte de verdad en esta afirmación.

 

“Mi primer trabajo de investigación fuera de Argentina fue en Brasil. Los actores políticos decían: no hay mujeres, de dónde las sacamos, no quieren ser candidatas. Y entendí que es cierto, que no querían ser candidatas y que era muy racional que no quisieran”.

 

Una de las causas, explicó Caminotti, es que en Brasil las listas son abiertas. Es decir, el partido presenta una nómina de candidatos pero el votante elige sólo uno. No elige a las personas anotadas en toda la papeleta. “Entonces, el éxito electoral depende de cómo hagas tu campaña, del dinero que puedas invertir en tu campaña y del tiempo que le puedas dedicar”.

 

En este caso, las mujeres deben tener tiempo y recursos económicos para aventurarse a incursionar en un proceso político intenso pero además deben conocer el escenario de la competencia;  pero otra causa para no participar es tener un entorno partidario muy hostil donde sean marginadas a partir de prácticas explicitas o implícitas.

 

A pesar de ello cada vez hay más mujeres en cargos de gobierno y legislativos. Bolivia es el segundo país del mundo con más presencia de mujeres en su Cámara de Diputados con 53 por ciento de mujeres y en México la Cámara baja está conformada por 42.4 por ciento.

 

Aunque hay excepciones como Costa Rica donde la legislación incluyente de la paridad no fue tan exitosa porque el sistema de partidos se fragmentó y se crearon muchos partidos políticos que podían conseguir pocos lugares en el parlamento, además en estos casos las primeras posiciones, con probabilidades de triunfo, fueron encabezadas por hombres.

 

17/AGM








NACIONAL
   Falta de dinero y tiempo evitan participación de mujeres
El reto es pensar la paridad más allá de lo electoral
Imagen retomada de americo.usal.es
Por: Anayeli García Martínez
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 07/09/2017

En una década las mujeres han conseguido ir plasmando la paridad de género en las leyes electorales de América Latina a fin de acceder a la mitad las candidaturas a cargos de elección pero aún enfrentan obstáculos como la falta de tiempo y dinero para acceder al poder político.

México junto con Ecuador, Bolivia, Costa Rica y Nicaragua han consagrado la paridad en su legislación; sin embargo, la investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina, Mariana Caminotti, afirma que este principio debe acompañarse de cambios estructurales.

La también profesora en la Escuela de Política y Gobierno de la Universidad Nacional de San Martín en el país sudamericana y quien se ha dedicado a realizar estudios políticos desde una mirada feminista, advierte en entrevista con Cimacnoticias que hay que pensar la paridad más allá de lo estrictamente electoral.

En 1991 Argentina fue el primer país de la región en aprobar una ley de cuotas de género (30 por ciento) aunque no ha legislado la paridad (50-50) a nivel nacional como lo hicieron otros países. En la actualidad siete estados argentinos contemplan este principio en sus normas locales.

TRANSICIÓN DEMOCRÁTICA

A partir de los años 80, expone Caminotti, los países de América Latina vivieron procesos de transición democrática. En muchos casos destacó la participación social y política de las mujeres desde la sociedad civil organizada o desde los movimientos sociales y de Derechos Humanos.

En Argentina, por ejemplo, están las madres y abuelas de la Plaza de Mayo, mujeres con familiares desaparecidos por la dictadura militar que se agruparon y salieron al espacio público para reclamar el retorno de la democracia. En varios países los movimientos que lucharon contra las dictaduras fueron movimientos con muchas mujeres.

Cuando los países latinoamericanos salieron de la dictadura, expone la politóloga, las mujeres ya estaban en las bases de los partidos políticos pero no en las instituciones, no eran parte de la oferta electoral de los partidos, es decir, no eran candidatas y tampoco eran electas.

En este contexto, a partir de 1991 surgieron las leyes de cuota de género en postulaciones como una acción afirmativa para generar condiciones de participación para las mujeres que ya estaban en procesos políticos y para hacer que otras se interesaran en incursionar en este ámbito.

“La idea que hay detrás (de la paridad) es que se necesita la participación del conjunto social y las mujeres no pueden estar excluidas de esos espacios de participación”, señala Caminotti.

HITO HISTÓRICO

De 2007 en adelante hubo un hito importante en American Latina a partir del Consenso de Quito que se firmó en 2007 durante la Décima Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina. En este documento por primera vez se planteó la paridad como una nueva meta para alcanzar la igualdad real en las estructuras de poder.

Después de experimentar las leyes de cuota se comprobó que las mujeres ampliaron su acceso a los puestos decisión, sobre todo en cargos legislativos, pero también se vio que los partidos políticos hicieron todo lo posible para explotar los huecos de las legislaciones y evitar que los hombres con más poder en las estructuras internas perdieran sus privilegios.

“En México han tenido un montón de experiencias en ese sentido. Por ejemplo, Las Juanitas, el caso de la renuncia de las mujeres que lograron acceder al cargo. Es un ejemplo emblemático para la región”, destaca la analista al referirse al caso de las legisladoras electas en 2009 que fueron obligadas a renunciar para ceder su lugar a sus suplentes varones.

“En ningún lugar los partidos voluntariamente aceptaron esto (postular a las mujeres) sin resistencias. Esas resistencias llevaron a que todas estas leyes de cuotas tuvieran que ser reformadas”, destaca. Las normas fueron modificadas para asegurar que se cumpliera el propósito incluyente de la ley.

Ante los límites de las cuotas a partir de 2007 se planteó abiertamente la posibilidad de implementar la paridad. “La paridad lo que hace es sacar ese porcentaje arbitrario y decir a la ciudadanía, el electorado: somos 50 por ciento, queremos 50 por ciento de representación”.

OBSTÁCULOS PRESENTES

Para Caminotti, en la región aún existen obstáculos para acceder al poder político porque a pesar de los cambios en la legislación electoral, hay condiciones estructurales que hacen difícil que las ciudadanas ejerzan el poder y que no las ponen en una situación de completa igualdad con los hombres.

En el Consenso de Quito, argumenta, la paridad no está restringida al ámbito electoral, está planteada como un objetivo transversal para las políticas públicas. Sin embargo, dice, persiste una división sexual del trabajo y políticas públicas que no permiten que las mujeres manejen el tiempo de la misma manera que los hombres.

“Siguen existiendo dificultades concretas para las mujeres políticas que tienen que ver con el tiempo. Mujeres y varones tenemos diferente tiempo porque hay toda una responsabilidad doméstica y la política es una actividad que demanda mucho tiempo. No es lo mismo estar hasta la madrugada en una reunión política”.

Otro tema de importancia es la autonomía económica. A decir de la investigadora, las militantes tienen menos dinero para hacer política y menos acceso a las redes que financian la política y aunque en México los partidos están obligados a destinar recursos económicos para la capacitación de liderazgos femeninos, en la región el financiamiento aún es un reto.

“La paridad y las acciones afirmativas han ayudado pero las condiciones estructurales han cambiado relativamente poco. No es lo mismo el poder que uno puede logar al interior de una estructura partidaria con limitaciones de tiempo y de dinero. Hay mucho por hacer y tenemos el gran desafío de pensar a la paridad más allá del terreno estrictamente electoral”.

MÉXICO: CAMBIO SOCIAL

En México, el 10 de febrero de 2014 se aprobó una reforma constitucional en materia político-electoral que incluyó la paridad. La norma se puso a prueba en 2015 en la elección de 17 entidades y después en 2015 en la elección de 13 entidades más. En 2018 se volverá a implementar en los comicios de 30 elecciones locales.

En primer logro se observó en los resultados de la elección de 2015 cuando se alcanzó 42.4 por ciento de mujeres y 57.6 por ciento hombres en la Cámara de Diputados, cifra histórica que se aproxima a la igualdad de género.

Con todo y los avances que significa una norma como la paridad, la doctora en Ciencia Política señala que es necesario generar condiciones para  que la sociedad se transforme y tener estructuras más igualitarias que no dependen de un Estado que disciplina a los partidos políticos que intentan resistirse al cambio.

17/AGM

 








NACIONAL
POLÍTICA
   Necesario modificar Ley General en Materia de Delitos Electorales
Violencia política de género impide igualdad en elecciones
Imagen retomada de Twitter
Por: la Redacción
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 06/09/2017

Es necesario modificar la Ley General en Materia de Delitos Electorales para que la violencia política contra las mujeres se tipifique como un delito electoral, dijo la maestra en Estudios Sociales por la Universidad Autónoma Metropolitana, Lorena Vázquez Correa.

 

En una investigación publicada por el Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República, la especialista señaló que es necesario legislar la violencia política de género para que las mujeres se desarrollen en igualdad de condiciones con los varones en el ámbito político-electoral.

 

De acuerdo con el estudio, la ley en materia de delitos electorales no tipifica la violencia política de género, por lo que no ha sido tarea fácil para las autoridades perseguir y sancionar estas conductas, esto llevo a que los organismos crearan el Protocolo para Atender la Violencia Política contra la Mujer en 2016.

 

Al presentar el documento en el congreso de la Sociedad Mexicana de Estudios Electorales (Somee) que se realizó en agosto en la Ciudad de México, Vázquez Correa destacó que en el Senado se han presentado 6 iniciativas en la materia y el pasado 9 de marzo se aprobó una minuta que no ha sido ratificada por la Cámara de Diputados.

 

Para atender los casos de violencia contra candidatas o mujeres electas, la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE), de la Procuraduría General de la República (PGR), ha catalogado como violencia política contra las mujeres aquellos delitos electorales en los cuales la víctima del hecho sea una mujer o cuando ellas sean afectadas de forma desproporcionada.

 

La FEPADE detectó entre 2013 y 2016, 416 expedientes (averiguaciones previas y carpetas de investigación) que podrían constituir violencia política de género. De éstos, más de la mitad (53.1 por ciento) ocurrió en 2016; y entre 2012 y 2016 se han detectado 156 casos de violencia, señala la investigación.

 

Entre los casos detectados por la autoridad destacan tres en contra de los derechos político-electorales de la comunidad lésbico gay; 45 casos de violencia contra mujeres electas que estaban en funciones; y 10 casos de hechos que afectaban los derechos políticos de indígenas. 

 

17/AGM/








ESTADOS
POLÍTICA
   Presididas por mujeres 14 de 38 alcaldías
Congreso de Coahuila, por primera vez, más mujeres que hombres
Imagen retomada del facebook del Congreso de Coahuila | Imagen Mario Meza López
Por: Sofía Noriega, corresponsal
Cimacnoticias | Saltillo, Coah.- 16/06/2017

Por primera vez en el estado de Coahuila, habrá más mujeres que hombres en el Poder Legislativo, ya que serán 13 curules femeninas y 12 masculinas.
 
Esta nueva composición donde prevalecerá la presencia de las diputadas, es un logro para el empoderamiento del sexo femenino en el ámbito político, lo cual se debe traducir en un Congreso con perspectiva de género.
 
Así lo expresó la investigadora y especialista de la Universidad Autónoma de Coahuila, Hortencia Hernández Méndez.
 
Además, es de resaltarse que 14 de las 38 alcaldías serán presididas por mujeres, escenario inédito en la historia de Coahuila.
 
Para lograr esto, se requirieron hacer una serie de adecuaciones legales que se consolidaron lentamente, ya que la primera reforma electoral para priorizar la paridad de las cuotas partidistas fue la de 1996, adicionada a la fracción XXII, al Artículo primero del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (COFIPE) que estableció que los partidos políticos consideraran en sus estatutos que las candidaturas a diputados y senadores no excedan el 70 por ciento de un solo género.
 
En el estado de Coahuila se introdujo la cuota de género en la Reforma Electoral del 2001, sin embargo, no fue sino hasta la presente legislatura, la LX, que participaron 12 mujeres en su composición original, ocho del Partido Revolucionario Institucional (PRI), una de Nueva Alianza, dos del Partido Acción Nacional (PAN) y una del Partido Socialdemócrata.
 
En la próxima, que será la LXI legislatura, el Congreso de Coahuila quedará por mayoría relativa con cinco mujeres del PRI, tres del PAN y una de la Unidad Democrática de Coahuila (UDEC). Por representación proporcional serán una del Revolucionario Institucional, dos del PAN y una del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).
 
Hernández Méndez recordó que, en todos sentidos, es una novedad que representa grandes retos para las mujeres que asumen dicho cargo.
 
“La cuota de género es un mecanismo que permite resarcir los efectos de la discriminación y se conoce como una acción afirmativa que les da oportunidad a las mujeres de participar en la política; de otra manera no se lograría esa posición, porque existe una cultura patriarcal”.
 
En esta situación, dijo, lo más importante de ahora en adelante será que las diputadas asuman una perspectiva de género y que hagan propuestas encaminadas a favorecer a las personas que menos tienen para que alcancen su potencial en dignidad de igualdad.
 
Cabe recordar que la LV Legislatura del Congreso de Coahuila modificó en 2001 la Ley de Instituciones Políticas y Procedimientos Electorales del estado para hacer obligatorio que no más del 70 por ciento de candidatos a diputados de mayoría relativa, entre propietarios y suplentes, perteneciera a un mismo género.
 
El estado de Coahuila fue pionero en incluir en su legislación la cuota de género obligatoria en la postulación de candidaturas a diputaciones por ambos principios. En el año 2011, el Congreso dio un pleno reconocimiento a la paridad de género antes que se hicieran las reformas correspondientes a nivel federal, para que no solo los candidatos de mayoría relativa, sino también los postulados por la vía de representación proporcional cumplieran con esta regla.
 
También, se hicieron las adecuaciones correspondientes en el caso de los ayuntamientos, en el que el órgano electoral del estado tiene la obligación de hacer cumplir el requisito de género, aunque la lista de los partidos no cumpla con ello.
 
Durante el presente proceso electoral,  la Sala Regional Monterrey del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación obligó, tanto al Instituto Electoral de Coahuila como a los partidos políticos, a cumplir con la paridad de género; en el caso de la Coalición “Por un Coahuila Seguro” se tuvieron que sustituir seis candidatos a las alcaldías.
 
LA NECESARIA DEFENSA EN TRIBUNA
 
“Si hacemos una somera revisión de las iniciativas que realizaron  las diputadas de la LX  Legislatura, sus propuestas son escasas y de bajo impacto en materia de perspectiva de género”, dijo Hortencia Hernández, especialista en el tema de género y encargada de un observatorio en la materia.
 
La mayoría de las iniciativas con impacto afirmativo fueron enviadas por el Ejecutivo estatal y están relacionadas con la eliminación del matrimonio infantil y con los preceptos discriminatorios en la legislación familiar.
 
También se discutió y aprobó, a propuesta del gobierno estatal,  la reforma estructural a la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia; la homologación y creación de delitos cometidos en su mayoría contra la población femenina, las niñas, niños y adolescentes.
 
Además se reconoció el derecho a las concubinas, la nulidad de matrimonios de personas menores de edad y tipos penales armonizados con la legislación nacional.
 
Al igual, el Ejecutivo estatal firmó las Iniciativas de Decreto para Reformas al Reglamento de Condiciones Generales de Trabajo, que otorgarán a las mujeres trabajadoras que presenten parto prematuro el derecho a disfrutar, además de las seis semanas posteriores al parto, las previas al mismo, mientras que al cónyuge varón se extenderá un permiso de seis semanas, con goce de sueldo, para la atención a su mujer y bebé.
 
En tanto, la que se refiere a la Ley de Salud tiene como propósito que las autoridades sanitarias establezcan acciones para impulsar la instalación de lactarios en dependencias o entidades públicas estatales, así como en Instituciones de Educación Pública o Privada, para que las madres atiendan a sus recién nacidos en sus centros de trabajo.
 
“Creo que las diputadas no han representado debidamente a las mujeres de Coahuila, ya que si bien han hecho muy diversas propuestas, son pocas y de poco impacto las relativas a las políticas de género, las que se han presentado en su gran mayoría son por el gobernador del estado”.
 
Dijo que lo importante es que las diputadas actuales y las que entrarán en funciones el año entrante asuman el reto de que sus iniciativas protejan a las mujeres en rubros que todavía están pendientes y además tomen un papel más activo para implementar medidas en contra la degradación del medio ambiente, por ejemplo.
 
“Ellas necesitan desarrollar políticas con enfoque ecológico, políticas para reducir el embarazo adolescente,  para reducir la violencia intrafamiliar, políticas para prevenir infecciones de transmisión sexual, como el VIH”.
 
Añadió: “no es tanto que sean mujeres sino que, como mujeres, impulsen un modelo de desarrollo con equidad y sustentabilidad en todos los sentidos y que, sobre todo, trabajen una perspectiva de género”.
 
17/SN/GG








ESTADOS
POLÍTICA
   Inauguran Instancia de la Mujer Reformeña
Mujeres del Istmo realizan foro sobre participación política
Imagen retomada del portal página3.mx
Por: Diana Manzo
Cimacnoticias/página3.mx | Reforma de Pineda, Oax .- 27/03/2017

Lideresas y alcaldesas del Istmo de Tehuantepec participaron en el “Primer Foro Regional de Mujeres Líderes en la Participación Política”, que organizó en el municipio de Reforma de Pineda la primera edil electa por vía independiente en el país, Rosa María Aguilar.
 
Asistieron decenas de mujeres del Istmo de Tehuantepec y, como ponentes, las presidentas municipales de esta región oaxaqueña: Amelia Gómez Ríos, de Santo Domingo Ingenio; Teresita de Jesús Luis Ojeda, de San Dionisio del Mar; Zelfareli Cruz Medina, de Santiago Niltepec, y Rosa María Aguilar Antonio, de Reforma de Pineda. Estuvo presente también la abogada y feminista Mayra López Pineda, quién compartió su experiencia sobre la mujer y la política.
 
Las alcaldesas compartieron experiencias de su administración en estos casi tres meses de gobernanza y afirmaron que su triunfo no fue solo para cumplir con la paridad de género, ya que han mostrado liderazgos y capacidad para ocupar cargos en el servicio público.
 
En el Foro, donde se impulsaron iniciativas para incentivar la participación de las mujeres istmeñas en el actuar político de sus comunidades, la alcaldesa Rosa María Aguilar expresó que en el Istmo las mujeres están demostrando que sí pueden  administrar los recursos públicos de un pueblo  y que cuentan con la  capacidad para servir, pero lo mejor, dijo, es que juntas se puede lograr el bien común.
 
En el marco de este encuentro regional, también se inauguraron las oficinas de la Instancia de la Mujer Reformeña, en el cual se busca que se respeten los derechos humanos de la mujer y disminuya la violencia contra ellas.
 
La alcaldesa explicó que el  objetivo de esta instancia municipal de la mujer  es aplicar programas enfocados en el empoderamiento de las mujeres de este municipio.
 
Asistieron también al foro la titular de la Secretaría de la Mujer Oaxaqueña, Miriam Pilar Liborio Hernández; el diputado local, Gustavo Marín Antonio; el delegado estatal de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), Saulo Sánchez Alvarado, así como los presidentes municipales de San Francisco Ixhuatán y San Mateo del Mar, César Augusto Velásquez Matus y Froylán Gaspar Pedro, respectivamente.
 
17/DM/GG








INTERNACIONAL
POLÍTICA
   A este paso, habrá paridad en 50 años
Se estanca participación de mujeres en parlamentos y presidencias
Imagen retomada de Amecopress
Por: la Redacción
Cimacnoticias/AmecoPress | Madrid, Esp.- 21/03/2017

El número de mujeres con cargos en el Poder Ejecutivo y el Parlamento se ha estancado a nivel mundial y sólo ha experimentado algunas mejoras marginales desde 2015, según los datos aportados por el Mapa de la participación de las mujeres en política 2017. Un documento que ha sido presentado en la sede de la ONU por el presidente de la Unión Interparlamentaria (UIP), Marting Chungong, y la directora ejecutiva de ONU-Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka, en el marco del actual periodo de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer.
 
El Mapa, que incluye clasificaciones mundiales sobre la representación femenina en el Poder Ejecutivo y en el Parlamento al 1 de enero de 2017, muestra lentos avances hacia la igualdad de género a nivel regional y nacional. “En 2016 vimos la confirmación de una tendencia sobre la representación femenina en los parlamentos, hay progresos, pero son demasiado lentos. Hubo un aumento muy ligero del 22.6 por ciento en 2015 al 23.3 por ciento en 2016. Si seguimos a este paso, nos tomará 50 años alcanzar la paridad. Esto es una señal de advertencia para todos, tenemos que hacer algo para repensar la democracia”, dijo el presidente de la UIP.
 
Además, añadió que para alcanzar la paridad de género debe haber voluntad y compromiso político a todos los niveles, incluyendo el de jefe de Estado y de gobierno y el de los partidos políticos.
 
Por su parte, la responsable de ONU Mujeres afirmó que los datos del Mapa reflejan claramente una trayectoria de persistente ausencia de la voz de las mujeres. Habló de la violencia física y el hostigamiento que las mujeres políticas sufren al igual que el tratamiento que les ofrece la prensa, preocupada más por lo que visten, que por los aportes que hacen a las sociedades.
 
Según el Mapa, sólo once mujeres son jefas de Estado y de gobierno, 53 son jefas de parlamento (19.1 por ciento) y mil 237 ocupan carteras en 186 países. Los sectores que dirigen principalmente son Medio Ambiente, Recursos Naturales, Energía, Familia, Infancia y Juventud, Asuntos de la Mujer, Educación, Cultura y Empleo.
 
A nivel mundial, Nicaragua comparte el primer lugar con Bulgaria y Francia, con nueve ministras cada uno. En el caso de representación parlamentaria, Cuba ocupa la tercera posición con 299 diputadas, seguida por México en el octavo lugar con 213 legisladoras y Ecuador en el 11º, con 57.
 
En 2017, América logró avances importantes. La tasa de representación femenina se incrementó hasta el 25 por ciento (frente al 22.4 por ciento de 2015), lo que supuso una nueva cifra máxima regional. Sin embargo, se produjo una drástica disminución del número de jefas de Estado o gobierno, después de que las presidentas de Brasil y Argentina dejaran el cargo.
 
Canadá y Nicaragua sobrepasaron la paridad de género, mientras que Trinidad y Tobago y Uruguay alcanzaron o sobrepasaron el 30 por ciento. En cambio, Brasil prosiguió la tendencia descendente, pasando de una representación del 25.6 por ciento en 2014, al 15.4 por ciento en 2015 y al 4 por ciento en 2017.
 
17/RED/GG
 








NACIONAL
POLÍTICA
   Se debe tipificar esa violencia
Acciones de los opositores a la paridad ponen en riesgo a candidatas
Imagen de saeso.com
Por: la Redacción
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 09/03/2017

La Asociación Mexicana de Consejeras Estatales Electorales (AMCEE) alertó que la paridad de género ha implicado para muchas mujeres una respuesta adversa de quienes se oponen a la medida y que pone en  riesgo su dignidad, su derecho a la intimidad, al honor y a la propia imagen, por lo que pidió al Congreso de la Unión definir y tipificar la violencia política de género.
 
A propósito del Día Internacional de la Mujer, la AMCEE difundió un pronunciamiento donde señaló que en casos extremos la paridad ha implicado poner en peligro la integridad física y psicológica de las mujeres que quieren participar en política, quienes incluso pueden sufrir actos de violencia política por razones de género
 
La Asociación dijo que la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), de la Procuraduría General de la República, ha registrado 156 casos de violencia política contra postulantes, candidatas, funcionarias y políticas electas en todo el país, tan sólo entre 2012 y 2016.
 
La paridad como un derecho constitucional, dicen estas autoridades electorales, ha propiciado un aumento en la participación política de las mujeres en los procesos para renovar cargos de elección popular, principalmente en las senadurías, diputaciones federales y locales, presidencias municipales y planillas de ayuntamientos.
 
Si bien este avance ha permitido una mayor representatividad democrática en los ámbitos federal y local, la AMCEE rechazo la violencia política de género que generan quienes están en desacuerdo con dicho avance por lo que hizo un llamado al Congreso de la Unión y a las Legislaturas de todas las entidades federativas, para que la violencia política contra las mujeres se defina y tipifique como un delito.
 
Destacaron que las mexicanas tienen derecho a una vida libre de violencia, tal y como lo establece la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Belém Do Pará) y la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW).
 
Con base en estos instrumentos legales, las mujeres dijeron que es obligación del Estado mexicano adoptar las medidas necesarias para suprimir toda discriminación, así como garantizar medidas de protección, seguridad y justicia a las mujeres contra cualquier tipo de violencia en la familia, el trabajo, en cualquier ámbito de la vida social y en el ámbito político-electoral.
 
En este sentido, como asociación civil se comprometieron a difundir y aplicar el Protocolo para Atender la Violencia Política Contra las Mujeres, con la finalidad de desarrollar acciones para impulsar la sanción y eliminar los obstáculos que enfrentan en el acceso a los espacios político-electorales y en el desempeño de los cargos públicos.
 
Asimismo, dijeron que continuarán impulsando la creación de Observatorios de Participación Política de las Mujeres; promoverán seminarios de capacitación y sensibilización con perspectiva de género y a darán seguimiento a los casos en los que las consejeras electorales hayan sido víctimas de violencia política.
 
17/AGM/GG
 








Pages

Subscribe to RSS - paridad de género