Inicio » Opinión » La Libertad de Cátedra, la Libertad de Expresión y la apología del delito

La Libertad de Cátedra, la Libertad de Expresión y la apología del delito

Por Teresa C. Ulloa Ziáurriz
Imagen retomada del portal indymedia.org

Ciudad de México. Hace unos días se desató una polémica en España, ya que se habían programado unas Jornadas sobre “Trabajo Sexual” en la Facultad de Sociología de la Universidad de la Coruña.  Hubo una oleada de críticas, especialmente por la participación del Sindicato Otras, cuyo registro fue cancelado por el Supremo Tribunal Constitucional, por su carácter ilícito, lo que obligó, después de recibir muchas críticas, a cancelar las jornadas.

Entre los argumentos se destaca que:

“Los Estatutos de la Universidad de la Coruña establecen que la institución debe ajustarse a los principios de un Estado social y democrático de Derecho, así como a la defensa de la autonomía y de la libertad de cátedra. El texto también estipula que la Universidad de la Coruña tiene como función la creación, desarrollo, trasmisión y crítica de la ciencia, de la técnica y de la cultura”.

 

“Y si bien se considera que el conocimiento social de calidad científica se puede alcanzar a través de un intercambio académico honesto, si bien crítico y riguroso, de ideas y opiniones, que reflejan distintas sensibilidades, aspiraciones e intereses de los diferentes grupos que componen la sociedad, una universidad pública debe ser un lugar plural, de encuentro y debate público, cuya agenda no sea fijada, censurada o planificada por grupos de presión desconocedores de su función primordial: la creación, desarrollo, transmisión y crítica de los saberes y conocimientos”.

Yo me pregunto ¿es que la libertad de cátedra y la libertad de expresión tienen o pueden tener un límite? Porque sería necesario en una sociedad democrática que las instituciones públicas, que viven de nuestros impuestos debían sí, generar un debate, pero también atenerse al respeto del Estado de derecho y de los Derechos Humanos. Y también me pregunto ¿qué rigor académico y científico pueden aportar unas jornadas sobre el supuesto “trabajo sexual” ? que ni es trabajo, ni es sexo.

Y cualquier universidad incurre en una grave responsabilidad al promover o naturalizar el trabajo sexual, significaría la apología de un delito.

Y como dice la doctora Rosa Cobo Bedía:

“es evidente que la prostitución es un tema de debate abierto en la sociedad, como también está claro que lo está en la izquierda y en los movimientos sociales.  Está claro que detrás de este debate hay intereses económicos muy poderosos.  Y también, está claro que la libertad de expresión y de cátedra es un argumento muy poderoso para la universidad y para la sociedad pero también está claro que los Derechos Humanos tienen una dimensión ético-normativa superior a la que tiene la libertad individual. No es una casualidad que el liberalismo articulase su teoría alrededor del principio de libertad y el socialismo y el marxismo lo hiciesen en torno al de igualdad”.

Como dice mi maestra Celia Amorós “en los sistemas de dominación no existen casualidades”.  No es una casualidad que el argumento de la libertad se convierta en el eje de los discursos a favor de la prostitución.

En estas jornadas se ha producido un choque de argumentos que, a mi juicio, no tienen el mismo valor. No es lo mismo defender una institución patriarcal y capitalista neoliberal que criticarla. No es lo mismo sostener que a las mujeres en prostitución se las defiende legalizando la prostitución que proponiendo políticas públicas para que puedan alcanzar la vida que quieren. Defender la prostitución como un trabajo es aceptar que un grupo de mujeres con pocos recursos y casi todas ellas migrantes y sin derechos de ciudadanía, deben estar sexualmente disponibles para los varones de nuestra sociedad. Me pregunto si la satisfacción de los deseos sexuales masculinos debe convertirse en un trabajo para mujeres pobres y vulnerables.

También me pregunto si la universidad debe dar espacios para promover discursos que promueven esta actividad que sólo es lucrativa para la poderosa industria del sexo. Mi posición es que todo es debatible, pero también que las instituciones académicas no pueden ni deben ofrecer espacios para discursos, que promueven de una forma explícita la prostitución.  Hay muchos lugares en los que se pueden celebrar jornadas que defienden una institución que es fuente inagotable de desigualdad para las mujeres.

En este debate debemos excluir las descalificaciones y los insultos. Las feministas debemos de mirar hacia las instancias de poder patriarcal y no convertirnos en enemigas. En mi opinión, hay que debatir, poner argumentos encima de la mesa y hacerlo con honestidad.

También quiero agradecer a todas las personas y asociaciones que nos han acompañado en la defensa de esta posición teórica, ética y política.

No ha sido, ni es fácil lidiar con insultos y descalificaciones, pero no puedo plantearme otra postura que la de criticar una institución que promueve la explotación sexual”.

Habría que compartir con nuestras hermanas españolas que también en nuestro país, tenemos a una académica que va dando conferencias en universidades públicas y privadas promoviendo la prostitución como un trabajo mejor pagado que cualquiera de las carreras que estudian las jóvenes, en un claro desacato a la Ley, cometiendo apología del delito de trata y explotación de la prostitución. Y no podemos negar que en su tiempo, le debemos a Marta Lamas muchos aportes teóricos al feminismo, pero que hoy parece ser una leal defensora del patriarcado, incluso marcando la brecha generacional y descalificando a las jóvenes que denuncian acoso y hostigamiento sexual.

Y no es sólo en México, también en Argentina encontramos el mismo fenómeno, integrantes de la Asociación de Meretrices de la Argentina e integrantes de la Red LAC TRASEX visitan universidades y preparatorias, incluso secundarias y primarias para dar conferencias a las y los alumnos glorificando la prostitución como trabajo, contribuyendo a la naturalización de la explotación sexual, cometiendo una clara apología del delito.

Fue un gran ejemplo el que nos dieron las organizaciones y hermanas abolicionistas españolas, que no sólo defendieron que no llegaran las Jornadas de “Trabajo Sexual” a la Universidad de la Coruña, sino que han manifestado, así como nosotras también manifestamos nuestra profunda solidaridad con la doctora Rosa Cobo y declaramos que ninguna universidad debe dar espacios para promover discursos que promueven la prostitución que sólo es lucrativa para la poderosa industria del sexo, es una institución profundamente patriarcal, y por eso, las instituciones educativas no pueden ni deben ofrecer espacios para discursos, que promueven de una forma explícita la prostitución, porque eso es apología del delito.

19/TUZ/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más