Inicio » Agenda » Libres de Violencia » Sancionar a consumidores de prostitución para acabar con trata de personas

Sancionar a consumidores de prostitución para acabar con trata de personas

Por Anayeli García Martínez

Ciudad de México.- Investigadores y defensoras de los derechos de las mujeres propusieron sancionar a los consumidores de prostitución con cursos para entender la violencia contra las mujeres, multas para crear un fondo de apoyo a las víctimas, y arresto y prisión a fin de combatir la trata de personas con fines de explotación sexual.

El antropólogo Oscar Montiel Torres y el maestro en Derecho internacional Emilio Maus Ratz señalaron la importancia de hablar de la responsabilidad masculina en el aumento de la trata de personas, al participar en el conversatorio “Patriarcado, prostitución y violencia contra las mujeres”, que se realizó el viernes 25 en la Cámara de Diputados.

El antropólogo explicó que, en el estado de Tlaxcala, entidad conocida como el epicentro de la trata de personas, se propuso sancionar a los “clientes”, una iniciativa que busca que los hombres comprendan que la prostitución es una forma de explotación y una las violaciones más antiguas del mundo.

Durante su participación, el autor de la investigación “Trata de personas: padrotes, iniciación y modus operandi”, señaló que hay que entender que la prostitución se ha construido como “un mito de utilidad social y un mal necesario”.

Según estas justificaciones, dijo, los hombres tienen una naturaleza sexual incontenible, por lo que si no existiera la prostitución se incrementaría las violaciones sexuales. Este sistema también justifica la explotación y enemista a las mujeres porque supone proteger a las “mujeres buenas” de ser violadas.

En este contexto, mencionó, el mayor secreto de la prostitución es “los clientes prostituyentes”. El antropólogo explicó que en este tema se ponen a debatir a las mujeres que están a favor de abolir esta forma de violencia y a las que están por reglamentar lo que consideran es un trabajo; sin embargo, en el debate se deja fuera a los “clientes” que demandan esta actividad.

El académico explicó que hay cinco perfiles de clientes:

  • Aislados afectivos: Hombres que no tienen capacidad de relacionarse con las mujeres y como no tienen capacidad de conquista y seducción eligen la prostitución para ejercer la sexualidad
  • Desolados afectivos: Hombres que son dejados, divorciados o viudos y quienes para seguir sintiéndose hombres recurren a los servicios de la prostitución
  • Consumistas: Quienes ven publicidad y un producto que se oferta y por tanto desarrollan la tendencia a consumir prostitución
  • Ritos: Se trata de aquellas personas que para convertirse en hombres tiene que participar de un ritual de paso, es decir, consumir prostitución aun cuando puede ser una experiencia traumática para recrear la masculinidad
  • Desplazados de la igualdad: Hombres que, ante el avance de los derechos de las mujeres, se relacionan con mujeres de poder y consideran que con ellas tienen prácticas sexuales con límites, por ello recurren a la prostitución, donde vuelven a tener una posición simbólica de poder

Por su parte, el maestro en Derecho por la Universidad de Colonia, Alemania, Emilio Maus Ratz, aseguró que la pornografía es la antesala al consumo de la prostitución, por tanto, dijo, se debe revisar el entorno cultural en el cual se desarrollan estos fenómenos, porque existe una vinculación entre pornografía, violencia sexual y demanda de servicios sexuales.

El académico dijo que hay consumidores que dicen que ven pornografía y luego van a buscar a una prostituta porque el cuerpo de la mujer es susceptible de ser comprado para la satisfacción de los hombres.

Para Maus Ratz, la pornografía genera violencia desde varias formas y genera permisos de comportamiento porque normaliza y justifica las conductas sexuales, incluso, dijo, existen datos sociológicos que muestran una relación entre explotación sexual y pornografía. La pornografía aumenta la demanda y se produce con victimas de trata.

Los expertos señalaron que la Ley General para prevenir, sancionar y erradicar los delitos en materia de trata de personas, indica en el artículo 35 sanciones de prisión y multas para los “clientes” que contraten servicios sexuales, a sabiendas de que las mujeres son víctimas de trata, pero es una normativa que no esta aplicándose

En el encuentro, organizado por la bancada del Partido del Trabajo, también participaron la directora regional de la Coalición Contra el Tráfico de Mujeres y Niñas para América Latina y el Caribe (CATWLAC, por sus siglas en inglés), Teresa Ulloa Ziáurriz; la especialista en género y estudios sobre trata de personas, Ixchel Yglesias González y Alma Karina Cuevas Fernández.

Las y los expertos mencionaron que si bien la prisión no es una sanción ejemplar, es necesario generar una sanción social a los clientes, promover códigos de conductas para servidores públicos que adquieren estos servicios porque lo que se debe defender es el derecho de las mujeres a no prostituirse. Además, mencionaron que el Estado que cobra cuotas a las mujeres, como se pretende en algunas iniciativas de ley, se vuelve un Estado proxeneta.

Las defensoras señalaron que en el Congreso de la Ciudad de México se han presentado tres iniciativas para regular el “trabajo sexual” presentadas por los diputados Temístocles Villanueva de Movimiento Regeneración Nacional (Morena); Víctor Hugo Lobo Román, del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y José Fernando Aboitiz Saro del Partido Encuentro Social (PES).

19/AGM/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más