Inicio » Agenda » Libres de Violencia » Mexicanas, al glitter de guerra

Mexicanas, al glitter de guerra

Por Sonia Gerth
CIMACFoto: César Martínez López

Ciudad de México.- Se rompieron cristales, se lanzó brillantina, se provocó una polémica sobre monumentos históricos pintados, pero a la vez, las mujeres rejuvenecieron y fortalecieron al movimiento feminista, forzando al gobierno de la ciudad a tomar acciones.

“No nos cuidan, nos violan”, se convirtió en la consigna de las mujeres, jóvenes y furiosas, que se reunieron el lunes 12 de agosto frente a la Secretaría de Seguridad Pública, en la delegación Cuauhtémoc, para protestar por la presunta violación de una menor de edad por cuatro policías en Azcapotzalco, el día 3 de agosto.

El entonces Secretario de Seguridad Pública, Jesús Orta Martínez, salió a enfrentarlas, pero su afirmación que los elementos acusados del delito seguían en funciones, no ayudó a calmar los ánimos y algunas de las manifestantes, en señal de protesta, lanzaron brillantina rosa al funcionario.

La brillantina se convirtió en otro símbolo de la “Furia Mexicana”, como luego se denominó en círculos de feministas internacionales. La ira de las manifestantes no fue bien recibida por parte de la población y funcionarias públicas. Tanto la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, como la Procuradora General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX), Ernestina Godoy Ramos, calificaron las protestas como “provocaciones”, en las cuales “no caerían”.

Se anunciaron entonces la apertura de carpetas de investigación contra quienes pintaron las paredes de la PGJ, acción que días más tarde retiró. Sheinbaum se vio obligada a rectificar sus declaraciones un día después, pero la indignación continuó entre las jóvenes feministas quienes se sintieron criminalizadas y no tomadas en serio. Se preguntaron si unas pintas eran más importantes que diez mujeres asesinadas al día.

El 15 de agosto la Procuraduría capitalina desechó la acusación de violación contra los policías (cuyo número ya había incrementado a 6 y no 4). Su argumento: “el momento, el lugar y las circunstancias no coinciden con lo declarado por la víctima.” Como ya es común en los casos que maneja la dependencia de justicia de la ciudad, aceptó haber filtrado los datos privados de la víctima, lo que provocó que la adolescente retirara su denuncia.

El viernes 16 de agosto, mujeres convocaron a una segunda protesta en la Glorieta de Insurgentes. La concentración comenzó con consignas, cánticos, poemas y la brillantina rosa arrojada hacia el cielo. De nuevo los ánimos se polarizaron.

Mientras ello ocurría, la Jefa de Gobierno se reunió con mujeres defensoras de Derechos Humanos, en su mayoría líderes de opinión en Twitter, con quienes se comprometió a “dar puntual seguimiento a sus peticiones y demandas”. Anunció la creación de mesas de trabajo y foros abiertos para generar programas integrales de prevención, atención, sanción de la violencia de género.

Todo ello dio lugar al “Plan de Acción Inmediata de Atención a la Violencia contra las Mujeres”, que se implementaría de septiembre a diciembre pasados y que contempla la iluminación de “senderos seguros”, capacitación en perspectiva de género de policías y personal del Ministerio Público, y la creación de un banco ADN, para uso forense en casos de violencia sexual.

Las mujeres que participaron en las protestas no confiaron en estas propuestas. “Me parece que es una suerte de querer conciliar todas estas acciones para que no haya más afectaciones en cuanto a lo material, pero no han hecho buenas estrategias para ver lo que realmente afecta a las mujeres”, opinó una estudiante a Cimacnoticias, en agosto.

Terminando el año, no se ha escuchado mucho de resultados de las mesas de trabajo sobre violencia a mujeres que realizó la administración, aunque los avances del “Plan de Acción” se pueden ver en la página de la Secretaría de las Mujeres. Lo que sí persistió fue una profunda desconfianza entre el Gobierno de la Ciudad y sectores feministas. Cuando ellas salieron el 25 de noviembre, a protestar nuevamente ante el incremento de la violencia, fueron “acompañadas” de un contingente de tres mil policías y trabajadoras públicas. Mismos que más tarde, arrojaron gas lacrimógeno a las mujeres.

19/SG/LGL

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: