Inicio » Agenda » SRE dice que México es el primer país con política exterior feminista

SRE dice que México es el primer país con política exterior feminista

Por Angélica Jocelyn Soto Espinosa

Ciudad de México.- La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) anunció que convirtió a México en el primer país de América Latina en adoptar una política exterior feminista, pero su estrategia no incluye nuevos servicios exteriores a favor de las mexicanas o extranjeras, y la mayoría de sus acciones son en realidad obligaciones pendientes. 

A través de un comunicado público del 9 de enero, la SRE, encabezada por Marcelo Ebrard Casaubón, anunció que había adoptado una política exterior feminista, la cual consiste en incluir un enfoque de Derechos Humanos y la perspectiva de género de manera transversal. 

La Cancillería dijo que esta iniciativa busca reducir y eliminar las diferencias estructurales, brechas y desigualdades de género; visibilizar el aporte de las mujeres a la política exterior y a las acciones globales; y mantener la coherencia y congruencia tanto al exterior como al interior de la SRE.

Transversalizar la perspectiva de género en toda la política del gobierno mexicano es una obligación del gobierno mexicano adquirida en 1995, en la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer en Pekín. De hecho, desde 2001, todos los planes Nacional de Desarrollo contienen un apartado específico al respecto. 

Una de las formas de garantizar las transversalización de la perspectiva de género en toda la política pública es a través de los recursos asignados en Anexo 13 del Proyecto del Presupuesto Federal, pero para el ejercicio fiscal 2020, la SRE mantuvo el mismo presupuesto de 17 millones que recibió en 2019 para la igualdad entre mujeres y hombres.

Estrategia improvisada

La política exterior feminista mexicana se sostiene en cinco ejes que constan en un documento de 24 cuartillas (la mayoría con no más de cuatro párrafos, fotos o gráficos partidos por la mitad) que Relaciones Exteriores compartió con Cimacnoticias.

El primer eje es construir “una política exterior con perspectiva de género y agenda feminista exterior plus”. Con esto, la Secretaría se refiere, entre otras cosas, a impulsar acciones concretas (sin decir cuáles) que tengan impactos en la agenda exterior de género, como Foro Generación Igualdad, CSW, Cario +25 y otros.

Este es el único punto en el que la Cancillería aseguró tener ya ejemplos de esta nueva política exterior en acción, y presumió que durante la 25 Conferencia de los Países de Naciones Unidas en París la delegación mexicana se distinguió por su liderazgo en un plan de trabajo para mitigar los impactos del cambio climático en la vida de las mujeres, aunque el documento no explica qué hizo para distinguirse en ese tema y sólo muestra fotos de las funcionarias y representantes de la sociedad civil que asistieron al evento. 

El otro eje es “una SRE paritaria”, que implica la certificación de representaciones en el exterior en NMX-R-025-SCFI-2015 en materia de Igualdad Laboral y No Discriminación (cuyo proceso inició desde 2016); la adhesión de la Cancillería al programa HeforShe, de ONU Mujeres; y la emisión de licencias de maternidad y paternidad, por ejemplo, que es un derecho reconocido en la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado.

De acuerdo con el mismo documento, de los 103 cargos como titulares de las Misiones Permanentes que actualmente tiene la Cancillería, sólo 34 son para mujeres; y en los 49 cargos de altos puestos como secretarías, subsecretarías, jefaturas de unidad y direcciones, sólo hay 12 trabajadoras. 

El tercer eje se llama “una SRE libre de violencia y segura para todas”. En ella, el organismo promete cero tolerancia al acoso y a la violencia de género; atención adecuada en violencia de género a connacionales, y desarrollo de cuadrantes y perímetros seguros y libres de violencia para los edificios de la SRE.

Sin embargo, el pasado 16 de enero, diferentes medios nacionales de comunicación dieron a conocer que, según fuentes oficiales, el director del Instituto de los Mexicanos en el Exterior, Roberto Valdovinos, tenía varias quejas por acoso sexual. 

En un comunicado del mismo día, la SRE negó que existieran esas denuncias por violencia sexual, pero admitió que el Comité de Ética y de Prevención de Conflictos de Interés inició durante 2019 investigaciones por cinco denuncias contra el titular del IME, todas ellas relativas a posible hostigamiento o acoso laboral.

La cancillería también admitió que las denuncias fueron presentadas por colaboradoras y colaboradores del Instituto, pero no especificó cuántas fueron presentadas por mujeres y cuántas por hombres. 

A este hecho se suma a que en octubre pasado, Ebrard Casaubón se vio obligado por las críticas ciudadanas a frenar la postulación  –hecha desde septiembre– de Víctor Barreras Castro como cónsul en Las Vegas, ya que pesaba sobre él una denuncia por haber sostenido relaciones sexuales con una menor de edad. 

El cuarto de los ejes se llama “la igualdad se ve” y, entre sus acciones está elaborar una guía de comunicación incluyente y lenguaje no sexista, que existe en la dependencia desde 2016.

La Cancillería también se compromete a ofrecer y fomentar una imagen sin estereotipos y objetiva de la labor y contribución de las mujeres a la política exterior; sin embargo, la no discriminación de las mujeres es una obligación para México estipulada en la Convención sobre la Eliminación de todas formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW).

El eje cinco de esta Política se llama “la SRE es feminista interseccional”, que consiste, entre otros puntos, en trabajar de manera coordinada con la APF para atraer los más altos estándares en Derechos Humanos e igualdad.

La nueva “política exterior feminista”, advirtió la Cancillería, sería del tipo de la que tienen países como Francia, Canadá, Noruega y Suecia. 

La política exterior feminista que, por ejemplo, adoptó Suecia desde 2014 contiene un Plan Estratégico que para dar cumplimiento a su objetivo general del disfrute pleno de los Derechos Humanos, en 2016 la atención se concentró en asegurar los derechos de las mujeres y niñas en campos humanitarios; y en el 2017, las acciones fueron reforzar los servicios exteriores para las mujeres y niñas migrantes o refugiadas. 

En contraste, la nueva estrategia de la SRE sólo menciona una vez a las niñas, niños y mujeres migrantes, y lo hace para referirse a un protocolo de atención que, asegura, es un servicio que ya se brinda.

Durante 2019, México regresó a sus países de origen a más personas migrantes que cualquier otro gobierno en el pasado; y al cierre de 2019 al menos 26 mil mujeres solicitantes de refugio en México aún permanecían en espera de una resolución.

20/AJSE/LGL

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: