Inicio » Opinión » Precios y Empleo 2019 y 2020

Precios y Empleo 2019 y 2020

Por Carmen R Ponce Meléndez
CIMACFoto: César Martínez López

El inicio de 2020 en términos económicos -que es la preocupación más importante de la población juto con la grave problemática de seguridad-, tiene un respiro con la aprobación del T-Mec en Estados Unidos, para efectos de la certidumbre que buscan los inversionistas nacionales y extranjeros.

Eso es en lo que concierne al mercado externo, sus beneficios se verán a partir del próximo año. En lo referente al mercado interno hay varios factores que lo podrán dinamizar: el incremento del salario en un 20 por ciento (el más alto en los últimos 44 años), éste posibilita que continue la recuperación del poder adquisitivo de la población; los programas sociales y una inflación controlada.

Si comparamos los precios (2018-2019) en lo alimentos más importantes, así como en renglones básicos: costo por el uso de vivienda, gasolina o transporte publico, lo que se aprecia es un crecimiento muy moderado. Los aumentos más altos correspondieron a: frijol, frutas frescas y pan de caja. El incremento en la gasolina de bajo octanaje fue de 0.22 por ciento, mientras que el precio de las hortalizas frescas disminuyó 14.72 por ciento. (ver gráfica).

De acuerdo a los datos que reporta Inegi, en el índice de precios al consumidor (INPC) en diciembre de 2019 fue de 2.83, con una inflación subyacente de 3.59 y no subyacente bastante baja, 0.59 por ciento. Esta úlltima comprende agropecuarios, frutas y verduras, pecuarios y energéticos.

No se puede perder de vista que apenas hace dos años (2017) el INPC era de 6.77, prácticamente el doble, en tanto que la inflación no subyacente que incluye energéticos fue de 12.62 por ciento, muy diferente a la que se registró en 2019.

Para este año los precios con más aumentos no están en los básicos afortunadamente, son los cigarros, refrescos (dos pesos de incremento), botanas y todos los productos de Bimbo. En básicos están Nestlé, Alpura y Lala.

Existe una razonable preocupación por el no crecimiento del PIB, o dicho de otra forma el escaso crecimiento de la actiividad económica, prácticamente está estancada; de hecho en 2019 lo único que la sostuvo es la recuperación económica en el bolsillo de los y las trabajadoras. Pero sin crecimiento no hay empleos.

Su poder adquisitivo creció más del 3 por ciento, funcionó la combinación virtuosa de control de inflación + aumento salarial; fortalecido por el aumento en el Gasto Público destinado a los Programas Sociales.

Aún así el salario del país sigue siendo de los más bajos de América Latina. Recuperar ese poder adquisitivo implica un esfuerzo continuo y persistente no sólo en los incrementos salariales, también en la recuperación de los derechos laborales, planteados en la Reforma Laboral, sumado a una atinada política social, en materia de apoyos a la población más pobre.

La Secretaría de Hacienda y el Banco de México tienen cifras diferentes sobre el PIB para este año y el próximo: 2 .0 y 2.2 en Hacienda, esto se reduce para Banxico a  1.3 y 1.8 por ciento en 2021. Durante el Sexenio de Peña Nieto el PIB global fue de 2.4 y el percápita únicamente de 1.2, bastante bajo.

Por fortuna Banxico ya disminuyó la tasa de referencia del interés a 7.5, la propuesta de Gerardo Esquivel era disminuirla a 7.0, con el fin de propiciar la inversión productiva. Altas tasas de interés si bien son muy competititvas con Estados Unidos y otras partes del mundo solamente atraen a capitales golondrinos, básicamente inversión que no genera empleos como la inversión extranjera directa;  otro de sus efectos es que disminuye el consumo en el mercado interno y por ende el poder adquisitivo de los salarios.

¿Qué está sucediendo con los empleos formales, por qué están disminuyendo y cuál es la causa de los despidos masivos en diciembre?

Banxico dice que los empleos formales disminuyen por los altos incrementos de los salarios, eso es totalmente falso y se sustenta en una politica neoliberal anti-obrera. Tanto la disminución de los empleos formales como los despidos masivos de diciembre guardan una estrecha relación con la negativa “tradicional” de los empleadores de otorgar derechos laborales como son: aguinaldos, crear antigüedad para una jubilación o liquidación. Que siempre sean empleadas temporales, eventuales o con contratos por honorarios.

Zoe Robledo director del IMSS mencionó que en diciembre de 2019 se perdieron 270 mil empleos, pero en realidad son mucho más. Esta cifra no incluye a todas las personas que trabajan en la Administración pública ya sea federal, estatal o municipal, con “contratos por honorarios”. Estas personas se les despide en diciembre y “algunos” firman nuevos contratos en enero o febrero, contratos mensuales. Desde luego también es un mecanismo que utilizan los empleadores para depurar y filtrar la “nómina”.

En estos procedimientos la subcontratación juega un papel muy importante porque también permite esta fórmula de despidos sin que las personas puedan exigir algún derecho o indemnización. Ahí en ese mundo del “trabajo sin derechos” predominan las mujeres, por tanto también en los despidos

Según el censo económico de 2019 formulado por Inegi, 17 de cada cien trabajadores y trabajadoras están terciarizados, en el outsourcing. Otra de las “razones” o causas se encuentra en que 52 de cada cien personas trabajan en pequeñas empresas o microempresas y más del 47.6 de los ingresos provienen de las grandes empresas. Es fácil deducir de dónde y porque se dan esos desempleos temporales, con toda la permisividad del gobierno; bastaría construir una serie histórica de los últimos 15 años para demostrar que esos despidos son y fueron parte de la cultura laboral de este país y sus fórmulas de explotación, particularmente de las mujeres.

No es posible continuar con estos mecanismos de explotación. En el México de hoy ya han provocado que tengamos graves consecuencias sociales y políticas; una desigualdad pasmosa; violencia vergonzosa para las mujeres, los migrantes y la niñez,  siempre en la pobreza.

En este año es factible crecer si el gobierno actual logra echar a andar sus proyectos: tren maya, corredor transísmico, refinería de dos bocas y el rescate de Pemex. La derecha neoliberal y recalcitrante ha obstaculizados estos proyectos con uno y mil argumentos, incluso rídiculos.

Crecer en materia económica y avanzar en seguridad son las prioridades para la población. Queda en el tintero las bondades del Insabi, para una mejor salud pública, que generará muchos beneficios a todas las mujeres.

20/CPM/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: