Inicio » Opinión » Feminicidio. La violencia de género como prioridad de la agenda nacional

Feminicidio. La violencia de género como prioridad de la agenda nacional

Por Carmen R Ponce Meléndez
CIMACFoto: Hazel Zamora Mendieta

“Qué sería de las mujeres sin el aliento y apoyo de otras mujeres conocidas o desconocidas, qué sería de las víctimas del feminicidio sin esa voz de otras exigiendo justicia. Urge erradicar las estructuras sociales del caldo de cultivo de feminicidas” (Marcela Lagarde).

En un país donde se asesinan entre 10 y 11 mujeres al día documentar el feminicidio parece una película de horror, abocarse a la tarea de explicar lo que está sucediendo (si es que hay alguna explicacion), sobre todo generar propuestas para avanzar en la solución deesta grave situación son tareas impostergables de ahorita, urgentes.

A la cabeza del feminicidio se ubica el Estado de México, sin embargo su gobernador dice “apoyar a las mujeres cuando en realidad ahí el feminicidio goza de cabal salud, reina la impunidad y son famosos por dar manga ancha a la corrupción, es un Afganistán para las niñas y mujeres que viven ahí. Chihuahua y Guerrero, la CDMX gobernada por la izquierda partidista desde hace más de 20 años, también con una amplia reputación en materia de corrupción e impunidad, en lo concerniente a feminicidio (ver gráfica).

La espiral de crecimiento es impactante, solamente para 2019 se registra un aumento del 6 por ciento, respecto al año anterior.

Según la Fiscalía General de la República en ese mismo año nueve de cada diez delitos cometidos contra mujeres no tienen castigo, ¿por qué? Parece que se tienen más preguntas que respuestas, respuestas de las autoridades correspondientes, es decir acciones para erradicar esta impunidad fatal.

Además de acuerdo con el informe de la Asociación Alto al Secuestro, de enero de 2018 a diciembre de 2019, los estados de México y Veracruz, así como la Ciudad de México, fueron las entidades que más secuestros de mujeres registraron, representan cuatro de cada diez delitos.

Para mayor abundamiento, al menos 6 mil denuncias de violencia contra las mujeres están sin investigar y, por lo tanto, los presuntos responsables siguen impunes, de acuerdo con estimaciones de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim).

Lo primero que dicen estos datos duros es que aquí se ha normalizado la crueldad contra las mujeres y la violencia de género tiene derecho de pernada. Tan terrible como el femicidio en las niñas o las jóvenes -al parecer las principales víctimas de esta cruda realidad-, sólo esto obliga a un nuevo pacto entre las feministas o las organizaciones de mujeres.

¡Alerta, alerta!, esa es la voz que convoca con mucho enojo, porque no han sido escuchadas, no han tenido respuestas.

También un nuevo pacto entre Estado y sociedad: identificar responsables, una hoja de ruta mínima, para aplicar medidas correctivas; a sabiendas de que las acciones punitivas son insuficientes, quizás necesarias pero insuficientes.

¿Qué se requiere para erradicar lo que llama Lagarde “caldo de cultivo de feminicida”? Apoyarse en las teóricas del feminismo, en las organizaciones de mujeres; retomar aportaciones de tantos y tantas voces sensatas, opuestas a provocar más destrucción convocar a un diálogo con el gobierno y sus instituciones.

El Estado es parte del problema desde luego, pero ¿dónde quedó el Estado? en un país que deliberadamente “lo adelgazó”, al punto de que se volviera inútil e invisible. “El problema se resuelve allá abajo, donde está la gran cantidad de agresiones que no son crímenes, pero que van formando la normalidad de la agresión” (Segato), ergo es indispensable la acción del Estado.

Gracias a la continua presión social el tema ya está en la agenda nacional, ¡ya era hora!.

Llegamos tarde, dice la Secretaría de Gobernación, aunque reconoce que las demandas son legítimas; a esta afirmación se agrega lo que el propio gobierno difunde: el paro del #9M no nos representa, porque es un movimiento contra la 4T y contra AMLO (no confundir al mensaje con el mensajero); el paro implica que las mujeres se dediquen a trabajos domésticos; la derecha conservadora o PRIAN están en este movimiento, agazapados para provocar un golpe blando.

Estas son algunas de las equivocaciones o yerros que revelan una subestimación, pone a las mujeres como ignorantes, infantiles, las descalifica a ellas y sus motivos, o como dice Lydia Cacho: reflejan una introyección de la misoginia, que reina a sus anchas en el país.

Los mensajes que se reproducen en las redes sociales tienen una carga tremenda de misoginia y machismo, tal vez lo más grave es que provienen de lo que se considera o consideraba “fuerza transformadora y progresista del país”.

No sólo desacredita un movimiento que tiene una sustentabilidad inexclusable totalmente justificada, lo más importante, no genera propuestas de solución o acciones mediatas o inmediatas. ¿Acaso esa es la intención: apagar y ahogar las voces de las mujeres, una vez más?

Ninguna de estas fake news (quizás son más que FKNws) abona a resolver la situación, sacurdirse a la derecha es bastante sencillo.

Esa parte de nuestra realidad no convoca, son las mujeres y mejor aún las feministas. No existen los movimientos sociales “puristas”, desde siempre han estado presentes o han intentado estar presentes las fuerzas conservadoras y de derecha: en el movimiento obrero, el campesino y estudiantil, obvio también en esta ocasión.

Con la salvedad de que en el movimiento feminista la derecha representa su antítesis, son cuna del patriarcado y del machismo. Hoy, imposible abordar el problema de la violencia de género como si fuera un tema separado de la situación de intemperie de la vida.

En efecto, el problema de la violencia de género no es un problema de los hombres y las mujeres como bien afirma la antropóloga y feminista Rita Segato. Aceptar y reconocerlo implica plantear soluciones que comprometan al Estado y sus Instituciones, no sólo al gobierno, o a las acciones individuales, aunque tampoco estorban.

En última instancia el gran culpable es el capitalismo neoliberal, pero hay que desmenuzarlo, meterse a las tripa porque en el camino se podrá encontrar muchos responsables intermediarios; con miras a ubicar soluciones, respuestas que se conviertan en acciones. Sin necesidad de inventar mucho en el marco juridico porque ya existe, hay que aplicarlo. Que la normatividad nacional e internacional para la protección de Mujeres y niñas no sean letra muerta.

Retomando una cita de Segato: la repetición de la violencia produce un efecto de normalización de un paisaje de la crueldad y, con esto, promueve en la gente los bajos umbrales de empatía indispensables para la empresa predadora. La crueldad habitual es directamente proporcional a formas de gozo narcisista y consumista, y al aislamiento de los ciudadanos mediante su desensibilización al sufrimiento de los otros. (Pedagogías de la crueldad. El mandato de la masculinidad (fragmentos), Rita Segato.

El que las mujeres se hayan empoderado -por cierto muy poco- no es la causa de tanta crueldad y violencia de género…. el problema se resuelve allá abajo, donde está la gran cantidad de agresiones que no son crímenes, pero que van formando la normalidad de la agresión.

¡Apoyo para CIMAC!

20/CRPM/LGL

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más