Inicio » Opinión » Después de marzo, nada será igual

Después de marzo, nada será igual

Por Lucía Lagunes Huerta
CIMACFoto: Hazel Zamora Mendieta

Después de este marzo 2020 nada será igual, las mujeres y las feministas habrán colocado un triunfo a su favor, 2020 será registrado como un parteaguas en la historia de la humanidad. La división del antes y después en la construcción de la igualdad, por el reconocimiento pleno de las mujeres a ser humanas y ciudadanas plenas.

Se dijo que este nuevo siglo sería el año de las mujeres y no se equivocó. En 2017, año en el que se realizó el primer Paro de las mujeres a nivel mundial, la consigna que unió las movilizaciones a lo largo y ancho del planeta fue: “Paramos el mundo para reescribir la historia”.

En este nuevo ejercicio la reescritura de la historia va en dos sentidos, rescatar del ocultamiento los todos los aportes de las mujeres a lo largo del devenir de la humanidad, y que el presente no sólo se reconozca el trabajo y la contribución de las mujeres en todos los sentido; sino que la humanidad integre de una buena vez a las mujeres, que la ciudadanía deje de estar coja debido a la exclusión y segregación femenina, para que se normalice la presencia de las mujeres todos  los espacios de la sociedad.

Después de marzo 2020 nadie puede decir que no se enteró que a las mujeres nos están matando,  que la justicia es patriarcal, que las instituciones son omisas, negligentes para proteger y garantizar los derechos humanos de las mujeres a lo largo de su ciclo de vida.

Hemos ganado porque logramos poner la discusión en la agenda pública, a golpes y codazos, con marchas y grafitis, con investigaciones, análisis y propuestas.

Colocamos la dimensión de la desigualdad que enfrentamos las mujeres por siglos y dejamos al descubierto el daño que esto ha traído a la humanidad.

Señalamos al violador, al abusador, al hijo perfecto del patriarcado que pervive en su normalización de la violencia contra las mujeres, en el abuso de poder, que dice chistes misóginos y se cree rey, que desdeña la información sobre los derechos humanos sobre las mujeres porque es una particularidad.

Ya nada es igual, incluyendo a los medios de comunicación que se han resistido a transformarse para mirar la realidad, estos mismos que hoy están ávidos de información sobre el feminicidio, que están siguiendo las marchas y que incluso van a parar. El año pasado, en enero pasado no tenían esta conciencia ni interés. Su cambio tampoco tiene marcha atrás, el paso dos es ampliar la agenda informativa e incluir a las mujeres en todas las informaciones sin sexismo.

El domingo 8 de marzo es ya histórico, cientos, incluso miles de mujeres saldrán a marchar porque son feministas, aunque no se nombren, porque están defendiendo de manera consciente su derecho a ser humanas libres y autónomas.

Y están exigiendo al Estado completo y al representante de éste, respeto a ello y que cumpla con su deber de gobernar para todas.

La fuerza es tan enorme que incluso el presidente de la República que desdeña esta agenda se ha visto obligado a abordarla, a tener que pronunciarse, incluso mal, torpemente, pero ha tenido que colocarlo públicamente.

Después de este marzo nada regresará a su lugar, porque ya no hay lugar para el conservadurismo que busca mantener a las mujeres en la segregación, y no hay lugar porque las mujeres lo quitamos y no vamos a permitir que sea de otra manera, porque hay cuatro generaciones que están unidas por la defensa de nuestros Derechos Humanos, de la vida digna para las mujeres. Porque en lo avanzado no hay paso atrás.

Como nunca antes, hoy, en todos los rincones se discute, se habla y se dialoga sobre las dimensiones de la violencia contra las mujeres, el paro nacional y la marcha que vendrá este 8 de marzo, que se vislumbra como enorme.

Enorme no sólo por la cantidad de mujeres que asistiremos, sino porque estarán muchas y diversas, grupos que en anteriores años no se habían manifestado como las periodistas, mujeres de la empresa de las telecomunicaciones.

Nada es igual, la fuerza del movimiento feminista ha ganado su espacio en el debate público. La agenda de la igualdad es La Agenda, así con mayúsculas.

20/LLH/LGL

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: