Inicio » Agenda » Laboral » COVID-19, oportunidad para cambiar modelo neoliberal, coinciden expertas

COVID-19, oportunidad para cambiar modelo neoliberal, coinciden expertas

Por la Redacción

Ciudad de México. Tras asegurar que la pandemia por el COVID-19 es una oportunidad para cambiar el modelo neoliberal existente desde la década de los 70, es necesaria también una estrategia anticrisis que rescate a las familias en torno a las pequeñas y medianas empresas (Pymes) donde se encuentra aproximadamente 80 por ciento de la población, que se puede hacer a través de una renta básica que sería dotar de 500 dólares por los meses que dure la contingencia y que estos recursos regresen a las empresas y al pago de servicios, consideraron las economistas feministas Magdalena García  y Carmen Ponce.

Al participar en la mesa del programa Análisis Feminista, de Violeta Radio, las economistas coincidieron en que en este momento lo importante y urgente es garantizar el bienestar no solamente de salud de las personas, sino también su subsistencia, al poder contar con los mínimos para una canasta alimentaria básica alimenticia y no alimenticia.

Reconocieron lo hecho hasta ahora por el gobierno en materia de salud, pero aseguraron que falta un plan económico durante y posterior a la crisis que permita que las empresas paguen estos salarios a sus empleadas y empleados durante el periodo de contingencia.

La economista Carmen Ponce señaló que “difícilmente una empresa, puede mantenerse sin ingresos más de 3 meses y pagándole a su planta laboral”, es prácticamente imposible, aseguró.

Por su parte Magdalena García observó que “estamos ante una situación muy compleja porque por más que digan que paguen el salario mínimo, pues de dónde”, cuestionó, pues la mayoría de las microempresas no tienen ni local y difícilmente podrían tener una reserva como para poder solventar un pago de 3 meses a sus trabajadoras.

En su opinión es urgente trazar una estrategia económica que permita enfrentar la parte de los salarios, en este sentido criticó la actuación de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público que no está “aportando nada”, contrario al sector bancario que dijo, está haciendo propuestas “muy interesantes”.

En este sentido Carmen Ponce, también observó que es cuestionable el tema de las moras ofrecidas por el banco, ya que no es un trámite sencillo, pues para acceder a ese beneficio, se pide la baja del Seguro Social de la persona despedida, cosa que no es tan fácil, dijo, ya que si la mayoría está en el sector informal, de dónde obtendrán este requisito.

Magdalena García dijo que en el caso de México, no ha habido una reacción del Banco de México, como sí lo están haciendo en otros países. Ejemplificó que en Estados Unidos la Reserva Federal “está destinando recursos enormes para enfrentar la crisis”.

La conductora del programa, la periodista feminista Lucía Lagunes Huerta, señaló que estamos frente a retos que no habíamos estado nunca como país y que esto nos tendría que llevar a reflexionar sobre los cambios que se tendrían que hacer como país pero también a nivel macro.

En este sentido, Magdalena García, señaló que una previsión es que haya un decrecimiento económico según algunas calificadoras, de hasta 7 por ciento, el mayor del que se tenga historia en nuestro país. La crisis de la pandemia, dijo, ha agravado la situación, pues este decrecimiento se viene observando desde el 2019.

En su opinión y de acuerdo con lo que ha observado en otros países es que debe haber una política “un poco mezclada de apoyo empresarial y de apoyo a trabajadores pero con una gran cantidad de recursos destinada a la renta básica que me parece un tema muy importante en el caso de México que se tiene que dar porque como dicen los países nórdicos, en estos momentos los trabajadores están sin trabajo por una solicitud gubernamental que tiene que ver con el control de la pandemia”.

Explicó que en países como Dinamarca lo que se está proponiendo es la nacionalización de las nóminas privadas, el gobierno se hace cargo del pago de los ingresos que deberían tener los trabajadores, “que en nuestro caso debería de incluir a las personas en situación de informalidad y finalmente ese recurso va a regresar a las empresas” agregó.

Carmen Ponce consideró que esta opción puede ser viable y dijo que si los trabajadores no tienen salario diario o mensual, por ejemplo en este mes de abril que todos se irán a casa, entonces no habría consumo, si no hay dinero no hay consumo “y el problema es verdaderamente grave porque tenemos 2 millones de trabajadores en la informalidad que viven del ingreso diario, no viven de un salario y por lo tanto no tienen derecho a lo que marca la Ley Federal del Trabajo”, que sería acceder a un salario mínimo en caso de contingencia, esto estimula el consumo, pero estos 32 millones de trabajadores informales, sobre todo mujeres, no están en posibilidades de recibir ese salario”, lo que contrae el consumo, enfatizó.

La economista y columnista de Cimacnoticias, explicó que esta contracción del consumo también se da por los paros técnicos, “si el trabajador en lugar de recibir 7 días de salario a la semana va a recibir 3, va a consumir para lo que le alcanza en 3 días eso es evidente y a qué le va a dar prioridad, pues a la subsistencia como es lógico”.

Cuestionadas sobre el llamado de la ONU a condonar las deudas a los países menos favorecidos y dónde están las mujeres en la propuesta, señalaron que es una medida que puede resultar insuficiente, porque es limitada la cantidad de dinero propuesta y porque el Fondo Monetario Internacional (FMI) en sus cartas intención, siempre condiciona a las mujeres.

Magalena García explicó que ello porque siempre les parece que pueden estar recortando el gasto con facilidad y cuando eso pasa alguien tiene que hacer lo que se dejó de hacer como pasó con la salud, con la educación, entre otros rubros, y quién lo hace, cuestionó, pues las mujeres.

Ambas economistas coincidieron en la necesidad de hacer una reforma fiscal que grave al capital, y señalaron que esta crisis pone en cuestionamiento todos los planteamientos que se habían hecho, y ejemplificaron los programas sociales planteados para una realidad económica que ya no es. “Es imposible pensar que exclusivamente con programas sociales se va a resolver el problema de la miseria o la pobreza que puede causar una crisis de estas características y por supuesto a la cabeza de esta crisis estamos las mujeres”, sentenció Carmen Ponce.

En opinión de Magdalena García se requieren dos planes económicos: el de la emergencia y el de la recuperacion que son diferentes. En el primero, dijo, se debe garantizar que la gente tenga los recursos mínimos suficientes para enfrentar una serie de gastos, para no deteriorar más el consumo de la sobrevivencia.

En este sentido, con base en un estimado que hizo, se requeriría entregar 500 dólares por familia y ese recurso les permitiría sobrevivir y ese recurso iría a parar a las empresas porque la población se lo gastaría.

Observó que hay otros gastos que siguen como la colegiatura, luz, agua, gas, medidas que se contemplan en otros países pero aquí no, por lo que debería ser considerado por el gobierno.

Ambas expertas consideraron que en este momento lo urgente es la sobrevivencia de las personas, garantizar que haya comida para todos, la canasta mínima para estar, en el límite de no ser pobre, de tener acceso a la canasta alimenticia y no alimenticia, lo que permitiría hacerle frente a otras deudas, a algunos pagos, que regresarían al sector público.

20/RED

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: