Inicio » Opinión » No fue sólo el 8 de marzo

No fue sólo el 8 de marzo

Por Teresa Mollá Castells
8marzo17CDMX_Cesarmartinez
CIMACFoto: César Marínez López

Tenemos a las cavernas mediáticas y políticas queriendo echar la culpa del contagio de la pandemia por coronavirus a las concentraciones y manifestaciones del pasado 8 de marzo. No niego que aquellas concentraciones ayudaran a la propagación de la pandemia, pero lo que afirmo con contundencia es que no fue el único motivo.

Ese mismo domingo había también, una gran concentración de personas afiliadas y simpatizantes de la ultraderecha concentradas en la plaza de Vistalegre en Madrid y algunos como Ortega Smith ya tenían síntomas claros de estar contagiado. Pero ante esto, silencio.

El pasado 1 de marzo se celebró una multitudinaria concentración humana durante “La crida” de las fallas de Valencia y dentro de la programación fallera. Y es más, la programación fallera con sus correspondientes “mascletaes” que congregan a miles de personas cada mediodía en la plaza del Ayuntamiento de Valencia, no se suspendieron hasta el día 11 de marzo, día después de que la Generalitat suspendiera Las Fallas y las Fiestas de la Magdalena en Castellón. También silencio.

Ante la concentración de socios y aficionados del Valencia Club de Fútbol ante el Mestalla para recibir a los jugadores del club ante el partido a puerta cerrada contra el Atalanta de Italia, cuando en este país ya había centenares de contagios, más silencio. O el viaje a Italia por parte del Valencia, jugadores y afición, más silencio.

Pero la culpa la tienen las concentraciones del 8 de marzo y, por ende, el movimiento feminista. ¡Tócate las narices!!!!

Obviamente el patriarcado no pierde ocasión para criminalizar al feminismo que permanentemente cuestiona los privilegios otorgados, por nacimiento, a los hombres.

Insisto en la idea de que es posible que muchas personas se contagiaran del COVID-19 en las concentraciones del 8 de marzo. Pero de la misma manera que se contagiaron en las otras concentraciones humanas de las que he hablado y en tantas otras que no he mencionado y que se realizaron antes del decreto de confinamiento y no sólo en las del 8 de marzo.

Muchos dirigentes políticos han perdido magníficas ocasiones para mantener la boca cerrada y ser prudentes. Y quizás uno de los que se hubiera podido callar para mantener su credibilidad fue el líder de Ciudadanos de Valencia, Toni Cantó, cuando acusó a la Ministra de Igualdad precisamente por estas concentraciones.

Este hombre, misógino, al menos políticamente hablando, ya ha perdido varias ocasiones para callarse y haber sido prudente, pero su ansia de protagonismo permanente (debe ser una marca de la casa) le pierde. Y resulta que cada vez que ataca al feminismo y a las feministas, le toca pedir disculpas, pero no aprende. Claro que tampoco su petición de disculpas es nada creíble, al menos para mí.

Como el movimiento feminista se ha puesto en pie y ya no hay quien lo pare, las cavernas tanto mediática como política han sacado a sus voceros y voceras, que también las hay, a dar gritos contra ese avance imparable y se han puesto de los nervios. No nos asustan, por mucho que, desgraciadamente, ya estén en las instituciones.

En los últimos años se han sumado infinidad de mujeres y hombres a esta ola feminista que recorre el mundo entero. Y el mundo es muy grande y no solo las, literalmente ahora, cuatro paredes de nuestras casas o de nuestros Estados. Y supongo que esa visión global les asusta. Por eso, quizás, deben reaccionar con la virulencia con la que lo hacen, para intentar desprestigiarlo. Y no se enteran que cada día somos más y nos sentimos más fuertes, incluso con el confinamiento actual, porque seguimos creando redes, escribiendo, ayudándonos cómo podemos, reconociéndonos y apoyándonos todas y todos los que pensamos que otra forma de vivir es posible.

Una forma de vida en la que los cuidados estén en el centro de la vida y no la explotación humana. Una forma de vida con mayor justicia social y mayor equidad entre mujeres y hombres y en donde no existieran privilegios por nacer hombre y sometimientos por nacer mujer a quienes, además nos asesinan, violan y agreden por haber nacido mujeres.

Insisto en que no niego que las concentraciones del 8 de marzo pudieran haber actuado como focos de contagio, pero como cualquiera de las concentraciones humanas que se dieron durante esos días. Ni más, ni menos.

20/TMC/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más