Inicio » Agenda » En defensa » Retrasan entrega de recursos para Casas de la Mujer Indígena

Retrasan entrega de recursos para Casas de la Mujer Indígena

Por Anayeli García Martínez
indigenas11cesarmartinez

Ciudad de México. La Red Nacional de Casas de la Mujer Indígena (CAMI) denunció que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHyCP) retuvo los recursos que el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) entrega, por medio de convocatoria pública, a 30 centros que atienden a esta población.

La coordinadora de la Red CAMI, Nelsy Marisela Ku Chay, explicó en entrevista con Cimacnoticias, que en enero el INPI publicó la convocatoria para que las mujeres que operan estos centros accedieran a los recursos, con montos de 700 mil hasta un millón de pesos; sin embargo hasta mayo no ha recibido los resultados ni los recursos.

Ante la falta de información por parte de la SCHyCP y del INPI, el pasado 30 de abril, la Red CAMI envió una carta a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, solicitando que interceda para que se entreguen los recursos y que la pandemia de COVID no sea pretexto para abandonar a estos centros de atención.

El pasado 10 de abril la Secretaría de Salud clasificó  como servicios esenciales la atención de la salud sexual y reproductiva, y de manera particular, la atención del embarazo, parto y postparto, que se ofrecen en las CAMI; pero el 23 de abril el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció medidas de austeridad presupuestaria como posponer gastos de gobierno.

Además, desde el 3 de abril el INPI informó en su página web que debido a la contingencia sanitaria pospuso la publicación de resultados de las convocatorias del Programa de Derechos Indígenas, entre ellas, las convocatorias para abrir o fortalecer las Casas de la Mujer Indígena o Afromexicana.

El comunicado del INPI señala que la cancelación fue debido a “la imposibilidad de iniciar con la implementación de los proyectos que resulten aprobados y con la firme convicción de cuidar y proteger la salud de la población beneficiada perteneciente a los pueblos y comunidades indígenas y afromexicanas que atiende este Instituto”.

El comunicado, firmado por el coordinador General de Derechos Indígenas, Hugo Aguilar Ortiz, aclaraba que los resultados se darían a conocer después del 30 de abril o “cuando las condiciones así lo permitan”.

“Veíamos que se está complicando el asunto, estamos al pendiente de los resultados, pero ese día no hubo ninguna notificación. Aunque, supuestamente ya están etiquetados”, explicó la vocera.

El 30 de abril, expuso Nelsy Marisela Ku Chay, se hizo evidente la urgencia de solicitar la intervención de la Secretaría de Gobernación para liberar los recursos ya que llevan 4 meses operando sin presupuesto de gobierno, incluso en algunas instalaciones, como la de Yucatán, donde ella está, las mujeres tiene que poner de su bolsa.

Desde hace 17 años las Casas de la Mujer Indígena y Afromexicana atienden la salud sexual y reproductiva de las mujeres y casos de violencia de género. Las primeras cinco Casas surgieron en 2003 y hoy suman 30 que reciben apoyo financiero por medio del Programa de Derechos Indígenas, que opera el INPI.

Los Lineamientos del Programa de Derechos Indígenas para el ejercicio fiscal 2020, a cargo del INPI, indican que se podía otorgar un millón 800 mil pesos para la apertura de una CAMI y en el caso de las que ya están operando (30 en el país) se les podía entregar desde 700 mil hasta un millón de pesos; o bien, 100 mil pesos para la ampliación del inmueble, remozamiento y/o compra de equipamiento de la casa.

Ahora, ante la falta de recursos y en medio de la pandemia, la defensora de Derechos Humanos dice que “la situación se vuelve más difícil, más riesgosa” en las comunidades indígenas, donde las mujeres están expuestas a vivir violencia en el hogar durante el confinamiento o donde no pueden acudir a los hospitales a atender su salud, en particular si presentan un embarazo, por los riesgos de contagio.

Las CAMI proporcionan servicios de salud, atención del embarazo y parto, consejería, asesoría legal, contención y hasta refugio para las mujeres víctimas de violencia.

Por eso, Ku Chay enfatizó que la contingencia por COVID-19 no debe ser argumento para retener los recursos para las CAMI, ya que en varias regiones, esta casas son el único espacio al que pueden ir las mujeres indígenas, donde escuchadas, orientadas, atendidas y acompañadas, en su lengua materna.

20/AGM/LGL

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: