Inicio » Agenda » Libres de Violencia » Rusas, sin amparo ante sus agresores

Rusas, sin amparo ante sus agresores

Por Sonia Gerth

Ciudad de México. Organizaciones de mujeres en Rusia advirtieron que el confinamiento estricto de semanas pasadas, por el nuevo coronavirus, ha exacerbado la violencia de género en el país. Rusia, con sus casi 141 millones de habitantes, tiene un problema grave con la violencia de género, pero carece de estadísticas serias sobre indicadores como feminicidio y violencia familiar.

ONU Mujeres enlista las estadísticas nacionales sobre violencia familiar y de pareja como “no disponibles“. Algunos medios citan organizaciones de la sociedad civil, que hablaron de 14 mil homicidios dolosos de mujeres en 2007. La Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Crimen (UNODC) publicó una tasa de homicidios dolosos de mujeres de 7 por cada 100 mil habitantes en 2009, lo que ascendería a 9 mil 940 mujeres en este año y colocaría el país entre los más peligrosos para mujeres en el mundo.

México, en 2017, tenía una tasa de 5.3, y Honduras, en el mismo año, de 8.4. El problema, analizó la experta Irina Kosterina en un ensayo para la Fundación Boell, es que las mujeres no denuncian, y las y los policías raramente aceptan las denuncias de violencia de género. “Si te pega, quiere decir que te ama“, sería una sabiduría rusa muy anciana, pero aún muy popular entre las viejas generaciones, contó.

Una multa de 1500 pesos, por pegar a las mujeres

Ni la legislación, ni el marco normativo federal, ayudan a las mujeres. En 2017, feministas y organizaciones de mujeres cabildearon por una ley que preveía una protección integral para víctimas, por ejemplo, con órdenes de protección. Pero bajo la presión de la Iglesia ortodoxa y grupos a favor de “la familia tradicional“, el borrador fue atenuado y convertido en lo contrario.

La entonces presidenta de la Comisión de la familia, la mujer y la niñez, Yelena Misulina, promovió un cambio en la ley que decriminalizó la violencia familiar contra mujeres. Ahora, un agresor que violenta a su pareja por primera vez, comete una infracción, y la multa mínima para eso vale alrededor de 1500 pesos mexicanos. Misulina argumentó que la pena para violencia familiar antes vigente, hasta 2 años de prisión, era “anti-familiar“. Misulina también declaró que los golpes eran un método aceptable en la educación, y era la autora de la famosa “Ley de Propaganda Gay”, que limitó los derechos de la comunidad LGBTQ en 2013.

El entonces vocero del parlamento, la Duma, argumentó que la decriminalización de la violencia familiar, ayudaría a “fortalecer las familias”. Aunque Irina Kosterina, la experta de la Fundación Boell, observó que la violencia de género es menos aceptada entre la población joven del país, constató que “el Estado deja solas a las mujeres.” El efecto disuasivo de la antes pena ya no existe. No habría programas estatales de prevención, y muy pocos refugios para las mujeres que huyen de sus casas con sus hijas e hijos.

Y encima de eso, la pandemia. El periódico alemán Sueddeutsche Zeitung citó a la jefa del centro de ayuda de la red Nasiliyu (No a la Violencia) en Moscú, Ana Rivina, quien trabaja desde casa en estos momentos. Ella narró que la mayoría de las veces, las mujeres “no están listas para dejar a sus maridos. En primer lugar, porque no saben a dónde pueden ir a largo plazo. Y segundo, porque tienen miedo de su venganza. Pero durante el confinamiento, Rivina recibió más llamadas que de costumbre.

La abogada y defensora Mari Davtyan describió el círculo vicioso que muchas mujeres sufrieron durante la cuarentena: Primero, el hombre pierde el trabajo, luego empieza a tomar alcohol, y después empieza a pegar. Con la cuarentena, los agresores tienen otra herramienta para mantener su pareja encerrada: la denuncia. Las mujeres en Moscú, sólo podían salir de sus casas cuando estaban en peligro pero no en todos los casos tienen las pruebas para comprobarlo. Davtyan conoció un caso donde el agresor denunció a la mujer que huyó de su casa, por infringir las reglas de la cuarentena.

Agresores pudieron denunciar a mujeres, por salir de la casa durante cuarentena

La capital del país estuvo bajo confinamiento estricto entre finales de marzo y finales de mayo. Únicamente eran permitidas salidas cortas para hacer compras. Para otros mandados, era necesario pedir un documento a través de una App. Justo eso fue el problema, contó la defensora Margarita Grachova en la cadena alemana de TV, ARD. En muchos casos, los agresores controlaron el acceso de las mujeres a un teléfono celular: “Huir es mucho más difícil en tiempos del coronavirus. Cuando yo estaba en una relación violenta, mi esposo me quitó tanto el celular, como las llaves de la casa. Hoy en día, ni siquiera con llaves puedes salir.”

Contó que en St. Petersburgo, donde ella vive, los refugios estatales están cerrados. Pero algunas pensiones privadas acomodaron habitaciones para víctimas de violencia familiar. Otra defensora, la socióloga Marina Piscalova-Parker, opinó que no se va a conocer la verdadera magnitud del aumento de violencia, hasta que las medidas de confinamiento sean relajadas. En todo caso, la Comisionada de Derechos Humanos en la Federación Rusa, estimó que los casos de violencia familiar han duplicado durante la contingencia.

20/SG/LGL

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: