Inicio » Opinión » Ganancias

Ganancias

Por Cecilia Lavalle

Sé bien que la pandemia trajo muchas pérdidas. La de las certezas, para empezar. Acaso la de salud, el empleo; algunas personas están en duelo. Sé, asimismo, que hay quienes acumulan varias pérdidas.

Sé también que muchas mujeres tienen una sobrecarga de trabajo, porque están solas, o en su casa la palabra corresponsabilidad se ignora. Sé que muchísimas otras están encerradas con un hombre que las violenta. Y sabiendo todo eso quiero invitarle a hacer un recuento de las ganancias. Porque nunca una realidad tiene sólo una cara. Tampoco dos. Tiene muchas.

A lo largo de las últimas semanas he platicado con varias personas que, pese a todo, se sienten a gusto en el confinamiento. Y que conste que algunas de ellas no tienen ingresos económicos asegurados. Extrañan varias actividades, pero, en general, me han contado de sus ganancias.

Por ejemplo, una amiga que tiene un cargo directivo demandante, me cuenta que si no es por el confinamiento no hubiera presenciado el momento en que su pequeño bebé comenzó a hablar. “Desayuno, como y ceno con mi hija y mi hijo -me cuenta- y, sin embargo, soy más productiva que antes; realmente no quiero regresar a los horarios que tenía”.

Otra amiga me dice que incluso ya bajó de peso, porque puede cuidar su alimentación, hacer ejercicio y “mi rendimiento laboral es altísimo, quizás más que antes”.

Un amigo está encantado porque ve a sus pequeños hijos más que nunca. “¡Los estoy viendo crecer!”, me decía contento.

Otro más, ha podido cuidar de su madre que está muy enferma. “Antes de la pandemia, decía, me hubiera sido casi imposible porque estoy en la oficina todo el día”.

Todas estas personas en general coinciden en que están contentas en casa y que su rendimiento es mejor que cuando iban a oficinas. Y esto, claro, abre oportunidad de cuestionarnos los horarios sinsentido que casi en todo el país se han considerado sinónimo de productividad.

Yo también he tenido ganancias. Una de ellas, por ejemplo, es una mayor cercanía con mi hija y mi yerno.

Antes de la pandemia, mi hija pasaba todos los días a vernos unos momentos antes o después de ir a su trabajo. Pero por lo general eran visitas cortas. Y a mi yerno lo veíamos quizás una vez al mes. Durante el confinamiento, gracias a las nuevas tecnologías, nos vemos cada domingo, y nos damos el tiempo de platicarnos todos los pormenores de la semana. Eso ha sido más que una ganancia, un regalo.

Otra ganancia es que me he reunido virtualmente con amigas que quiero mucho pero que veo poquísimo, porque vivimos en ciudades o países diferentes y cada una solía tener su agenda llena de actividades.

De igual manera, hay a quienes esta pausa nos ha permitido poner orden ahí donde no lo había porque “no tengo tiempo”, estudiar, leer, o concretar ideas que rondaban, pero que no se podían hacer un espacio entre la vorágine de actividades. Yo, por ejemplo, pude escribir un libro que difícilmente estaría a punto de ver la luz si no fuera por el confinamiento.

Concluyo que, por increíble que parezca, en tiempos de lejanía, hay muchos casos de mayor cercanía. Y concluyo también que en las pérdidas suele haber ganancias.

Si es su caso, conviene apreciarlas y disfrutarlas. He aprendido que a la larga pueden representar regalos de la vida de incalculable valor.

20/CLT/LGL

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: