Inicio » Agenda » Laboral » En riesgo de perder empleo 37 millones de trabajadoras del hogar: OIT

En riesgo de perder empleo 37 millones de trabajadoras del hogar: OIT

Por La Redacción
trabajadorashogar07cesarmartinezlopez

Ciudad de México. La epidemia por COVID-19 pone en jaque el sustento de 37 millones de mujeres dedicadas al trabajo del hogar remunerado en el mundo, de acuerdo con nuevos datos de la Organización Mundial del Trabajo (OIT).

Este 16 de junio se cumplen 9 años desde la adopción, por la Conferencia Internacional del Trabajo, del Convenio 189 de la OIT, sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos. Este tratado internacional, vinculante para quien lo adopte, fue ratificado por México en 2019, luego de sendas exigencias por parte de trabajadoras del hogar organizadas. 

A 5 meses de que se supo de la nueva pandemia en el mundo, nuevas estimaciones publicadas por la OIT señalan que casi las tres cuartas partes de las y los trabajadores del hogar del mundo –más de 55 millones de personas– corren un importante riesgo de perder su trabajo y sus ingresos debido al confinamiento y a la falta de cobertura efectiva de seguridad social. La amplia mayoría de este personal, 37 millones, son mujeres, precisó el organismo.

Los datos de junio de 2020 recopilados por la OIT indican que la región más afectada es Asia Sudoriental y el Pacífico, donde 76 por ciento de estos trabajadores r está en situación de riesgo, seguida de América (74 por ciento), África (72 por ciento) y Europa (45 por ciento).

En este sector, la crisis ha afectado tanto a personas cuyo empleo es formal como a quienes trabajan de modo informal, pero estas últimas representan 76 por ciento de quienes pueden perder su trabajo u horas de trabajo, advirtió el organismo. 

La OIT precisó que en países con medidas de confinamiento más estrictas, como la prohibición total de salir o el uso de la fuerza pública, quien realizaba trabajo del hogar, estuviera empleado formalmente o no, no podía ir a trabajar. Así, algunas de las personas que tenían un empleo formal han tenido derecho al seguro de desempleo, pero no ha sido el caso de quienes trabajaban un situación informal, para quienes la inmovilización ha supuesto la pérdida de los medios de vida, no contar con una red de seguridad de respaldo y verse en aprietos a la hora de poner alimentos sobre la mesa.

De acuerdo con datos del organismo, sólo 10 por ciento de las personas que realizan este trabajo están al amparo de la seguridad social, lo que significa que todas las demás no tienen derecho a ausencias por enfermedad pagadas, acceso garantizado a la atención de salud, prestaciones por lesiones profesionales, o seguro de desempleo. Muchas de estas personas perciben una paga de no más del 25 por ciento del salario medio, por lo que carecen de ahorros con los que afrontar una emergencia financiera.

“La crisis de la COVID-19  ha puesto de manifiesto la vulnerabilidad particular de los trabajadores y las trabajadoras domésticas informales, y la necesidad acuciante de que se les incluya efectivamente en el ámbito de protección laboral y social (…) la cantidad de mujeres afectadas es desproporcionada, pues son la amplia mayoría de quienes realizan esta actividad en el mundo”, dijo en la publicación Claire Hobden, Oficial Técnica de la OIT en trabajadores vulnerables. 

De acuerdo con el organismo internacional, el impacto de pobreza de este sector será extendido a sus familias, ya que en algunas regiones, las trabajadoras son predominantemente inmigrantes que cuentan con su paga para mantener a la familia en el país de origen. Tanto el impago de los salarios como el cierre de los servicios del envío de remesas han puesto en situación de riesgo de hambre y de pobreza a las familias de estas mujeres.

Asimismo, la OIT alertó que quienes vivían en el lugar de trabajo en general han seguido trabajando en confinamiento con sus empleadores. No obstante, se sabe que han trabajado más horas a causa del cierre de las escuelas y que están realizando tareas de limpieza más exigentes.

En otros casos, los propios empleadores se han visto en dificultades económicas y han dejado de pagar a quienes tienen trabajando en su domicilio, o incluso han dejado de pagarles aduciendo que no necesitan el salario porque no pueden salir, detalló el organismo; y en algunos países, ha sucedido que personas inmigrantes o y vivían en casa del empleador ahora están en situación de calle después de que el empleador se deshiciera de ellas y ellos por temor a contraer el virus, dejándolas expuestas a la trata de personas.

La OIT informó que está trabajando con organizaciones de trabajadoras y trabajadores del hogar y organizaciones de empleadores para que se garantice la salud y el sustento de estas personas. Está realizando evaluaciones rápidas del nivel y tipo de riesgos que afrontan, para que los gobiernos puedan formular políticas que garanticen al menos una cobertura de seguridad social básica y para que dispongan de acceso a una atención de salud esencial y una seguridad básica de los ingresos.

Hasta 2020, 29 países ya habían ratificado el Convenio 189 relativo al trabajo decente para las trabajadoras y los trabajadores domésticos. Muchos de estos países han adoptado medidas concretas para hacer extensiva la cobertura de la protección laboral y social a estas personas. La OIT ha ayudado a unos seis países a solucionar los déficits de cobertura, lo que aumentó el número en el empleo formal, pero el porcentaje general de informalidad sigue siendo elevado. 

20/AJSE/LGL

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más