Inicio » Agenda » Cuerpo » Sonora, entre los estados con más fallecimientos de embarazadas por COVID-19

Sonora, entre los estados con más fallecimientos de embarazadas por COVID-19

Por Silvia Núñez Esquer
embarazo02baraderoteinformacomar

Hermosillo, Son. Al 22 de julio en Sonora había 150 registros de mujeres embarazadas positivas a COVID-19, de acuerdo con el reporte de la Secretaría de Salud del estado de Sonora el cual reconoce el fallecimiento de 3 embarazadas por esta causa, aunque el reporte de la semana epidemiológica 30, el Gobierno federal reporta cinco fallecimientos por esa causa.

El Fondo de población para las Naciones Unidas (UNFPA) organizó el Seminario “Salud y Mortalidad materna en México en el marco de la COVID-19, una aproximación desde los Derechos Humanos”, con la participación de la Secretaría de Salud, agencias de la ONU para los Derechos Humanos, la Organización mundial de la Salud, la Organización Panamericana de la Salud, y el Observatorio de la Mortalidad materna en México.

El representante de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en México, Jesús Peña, expuso que en la semana epidemiológica 29, en México se reportaron 81 muertes de embarazadas positivas a SARS-Cov-2, y 27 están pendientes de ser verificadas. Eso convierte a la COVID-19 en la primera Razón de muerte materna (RMM) en México.

Por su parte, el representante de a OPS/OMS en México, Cristian Morales, especificó un total de 2 mil 622 embarazadas contagiadas y 81 MM en México, lo que coloca a nuestro país en el primer lugar de la región, con 27.5 por ciento de muertes maternas y agregó que es clave que los certificados de defunción durante el embarazo, parto o puerperio, contengan la mayor cantidad de detalles posibles de la muerte como si la embarazada tenía virus confirmado, o era caso sospechoso, y la secuencia causal, es decir si hubo dificultad respiratoria o neumonía, e informar las condiciones de comorbilidad.

Aseguró que existe evidencia de que todas las muertes maternas han aumentado en la región, pero hay obstáculos para registrarlas como tal por error en los certificados de defunción en los países. La reconversión de hospitales para atender la COVID-19 también ha mermado los servicios esenciales, incluyendo la atención al embarazo, no sólo en México sino en el mundo.

El experto también indicó que urge vigilar y registrar las consultas prenatales, pues durante la pandemia ha habido una pérdida de continuidad en la atención prenatal y hay mujeres con embarazo de alto riesgo que han perdido la cobertura de salud y han fallecido.

Respecto a las cesáreas expresó que se ha registrado un exceso de éstas en la región de las Américas y ello conlleva complicación en los sistemas de salud. La recomendación, dijo, es que aún en embarazadas con COVID-19, el nacimiento sea por parto natural a menos que sea indicación absolutamente necesaria de cesárea.

Recordó que esta práctica es parte de lo que conocemos como violencia obstétrica y que se debe evitar a toda costa, no sólo porque daña la salud de las mujeres, sino porque puede poner en riesgo la salud del recién nacido cuando esta cesárea no es médicamente indicada.

En este sentido precisó que es necesaria la capacitación del personal de salud que atiende la salud materna con los lineamientos federales para la atención a embarazo, parto y puerperio, y COVID-19, que todos tengan las competencias necesarias para aplicarlo.

En su oportunidad, Arie Hoekman, de UNFPA, especificó que en México las muertes maternas por COVID-19 y las sospechosas de esa causa sumaban la semana pasada 108, que representa un 25 por ciento del total, colocándose como la primera causa de muerte materna.

La Secretaria Técnica del Observatorio de Mortalidad Materna en México, Hilda Argüelles, habló sobre la incidencia de RMM en relación con los Objetivos del Desarrollo Sustentable. Indicó que en varios estados la RMM se ha incrementado y que el COVID-19 ya destaca entre las causas principales. Entre estos estados se encuentran Sonora, Tabasco, Nuevo León y Colima. En el caso de Sonora, partiendo de una línea base de 23 en el año 2010, en el estado aumentó la RMM en 2017 a 31. El porcentaje de reducción para Sonora es nulo, pues aumentó a 34 por ciento. El ritmo de disminución anual es de 5 para la entidad.

En relación a las defunciones por estado notificante positivas a COVID-19, a la semana epidemiológica 30, Sonora presentaba 5 casos, pero localmente el gobierno del estado reconoce 3.

Los panelistas del Seminario coincidieron en que México está en situación de emergencia no sólo por COVID-19, sino por el incremento de muertes maternas relacionadas a COVID-19 como un amplificador que hace todavía más evidentes las diferencias sociales.

“Cada embarazada que muere por COVID-19 nos habla de que hemos fallado en garantizarle sus Derechos Humanos, a la educación, a la información, a los servicios de salud, al acceso al desarrollo, entre otros derechos”, concluyó.

20/SNE/LGL

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: