Inicio » Opinión » Que no se nos olvide

Que no se nos olvide

Por Cecilia Lavalle
paisaje_GabrielaMendozaVázquez
CIMACFoto: Gabriela Mendoza Vázquez

Lo sabemos, pero se nos olvida. O, acaso, decidimos ignorarlo. Hasta que algo nos lo recuerda. Y, entonces, nos sorprendemos como si en verdad lo hubiésemos ignorado. Nada es para siempre.

A fines del año pasado, mi esposo y yo visitamos varios pueblitos con vestigios de la época colonial. Iglesias que fueron majestuosas (y algunas conservaban casi intacta su magnificencia), casonas, cascos de enormes haciendas.

Uno de esos días, tras un camino polvoroso y estrecho, apareció un hermoso lago y, al fondo, parte de una hacienda. Alrededor, un bosque con árboles enormes que el viento hacía susurrar como si fuera un monasterio. El guía nos dejó admirar el paisaje, y luego contó la historia de la hacienda que, como otras que habíamos visitado, fue construida entre los siglos XVI-XVII, con momentos de esplendor entre el XVIII y XIX, para terminar como parte de un recorrido turístico en el XX.

Mientras oía la historia pensaba que a los primeros dueños se les olvidó que nada es para siempre. Y es evidente que lo olvidaron porque en general construyeron fortalezas con aires de eternidad.

A la mayoría, la Revolución Mexicana les arrebató la grandeza; después, sucesivos gobiernos las despojaron de lo que les iba quedando; y el tiempo hizo el resto.

Hace unos días me acordé de todo eso, al leer una entrevista que le hicieron a Brian Chesky, creador de Airbnb. Este joven narra que la empresa que edificó en 12 años, se vino abajo en seis semanas.

Ese negocio que puso en jaque a la hotelería tradicional, que cambió “para siempre” la manera de hacer turismo, que forjó una exitosa empresa de la nada, ha perdido casi todo y hoy se reinventa porque al turismo mundial cambiará “para siempre” (de nuevo).

Su historia es similar a la de otros negocios que tardaron mucho más que 12 años en edificarse. He leído tristes relatos del fin de empresas cerveceras, por ejemplo, que habían permanecido en sus familias por cuatro o cinco generaciones.

En efecto, la pandemia nos ha traído muchas cosas, entre ellas un recordatorio de que nada es para siempre. Así como es la vida, así son nuestras creaciones. Tienen un final. Sólo que a veces no vivimos lo suficiente para presenciarlo.

Al leer las declaraciones de Chesky, me pregunté si, aun sabiendo que en seis semanas se vendría abajo su negocio, de todas maneras hubiera llevado a cabo su idea. Y casi podría apostar que la respuesta sería “sí”. Como quizás también dirían “sí” quienes, hace varios siglos mandaron construir enormes haciendas o fundaron de la nada negocios que hoy ven su fin.

Y creo que la respuesta sería “sí”, porque todo lo que hubo en medio, es decir, entre el principio y el final, valió la pena. El esfuerzo, los sinsabores, la tristeza y el dolor de la pérdida, también tuvieron aparejados, triunfos, alegrías, celebraciones.

Entonces, me parece que, aunque deliberadamente queramos ignorar que nada es para siempre, hay algo más importante que no debemos olvidar, en especial ahora. Que no se nos olvide que el fin es indicador de que hubo un principio. Empresas, negocios, proyectos, vidas llegan a su fin porque tuvieron un principio. No hay final sin principio. Pero es lo que sucede en medio, entre el principio y el final, lo que vale la pena y también todas las alegrías.

20/CLT/LGL

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: