Inicio » Opinión » Zona de Reflexión » Misoginia envuelta en una placa policial

Misoginia envuelta en una placa policial

Por Lucía Lagunes Huerta
CIMACFoto: Sonia Gerth

La violencia erótica es una expresión de poder que ejercen quienes lo tienen, sobre quienes no lo tienen, y sintetiza otros; el del género dominante en la sociedad, conjugado con el que otorga la edad y con el que emana de la autoridad, señala Marcela Lagarde.

“En una situación de privilegios patriarcales, los hombres con poder de clase o corporación lo usan como cualquier poderoso; agreden a las mujeres y se apropia eróticamente de ellas”.

Marcela Lagarde

Las agresiones sexuales de los policías contra Evelyn, en León, Guanajuato, y contra las mujeres que protestaron el fin de semana pasada, se enmarca en este ejercicio de poder. Poder misógino que viola a las mujeres cuando son detenidas, como lo vimos en Atenco y que de acuerdo con los pocos datos que se tienen, ocurren en una de cada 10 mujeres que son detenidas por elementos policiales.

La reacción violenta de la policía ante la manifestación feminista del 22 de agosto en León, es una respuesta autoritaria a todas luces.

Entre más antidemocrática es la sociedad más se desarrolla el totalitarismo. Por ello se criminaliza la protesta social, se le estigmatiza para justificar la acción violenta por parte del Estado.

Lo ocurrido en Guanajuato no es ajeno a lo que ocurre en otras entidades de país con la violencia policial, como tampoco lo es la violación de la menor de edad en Zacatecas, donde las autoridades siguen encubriendo al violador.

La denuncia pública de Evelin refleja precisamente el actuar violento de los policías para apropiarse eróticamente de ella.

Estamos frente a este abuso de poder misógino enfundado en una placa policial, cobijado por la complicidad e impunidad institucional.

Esto no se nos puede olvidar ni lo debemos desdeñar, porque nos habla de una estructura que permite su reproducción.

Romper el silencio

Mantener oculto este abuso de poder no es tan fácil hoy gracias a las víctimas que rompen el silencio y colocan en lo público la entraña misma de sistema patriarcal.

La destitución inmediata del secretario de Seguridad Pública Municipal, Mario Bravo Arrona y de agentes policiales responsables de la violencia en León, debe darse por respeto a los Derechos Humanos de las mujeres.

Democratizar a la autoridad para que la arbitrariedad y autoritarismo dejen de ser requisitos para ejercerla, de tal manera que un uniforme y cualquier jerarquía dejen de ser instrumentos de coerción erótica, es una de las claves que propone Lagarde.

La segunda clave feminista es construir una sexualidad y un erotismo que no se funde en relaciones de propiedad, sino que se conformen en espacios de creación y solidaridad humana, de encuentros y de libertades.

20/LLH/LGL

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: