Inicio OpiniónCristal de Roca Sí cuenta

Sí cuenta

Por Cecilia Lavalle Torres

Leo mensajes en redes que dicen que “este año no cuenta” y yo no coincido.
Este año SÍ cuenta y cuenta mucho.

Cuenta porque se apreció con claridad que todo está conectado. Lo que
sucede a nivel microscópico puede afectar lo macroscópico, como las olas
expansivas que ocasionan el guijarro que tiramos al lago.

Cuenta porque nos demostró que, pese a nuestra enorme arrogancia, como
humanidad somos muy vulnerables.

Cuenta porque puso de manifiesto que una sociedad es fuerte en la medida
en que sus desigualdades son mínimas. En efecto, no vamos en el mismo
barco, pero es el mismo mar.

Cuenta porque dejó en evidencia que políticas públicas que no miran los
Derechos Humanos como una prioridad acaban por colapsar nuestra vida
personal y como sociedad.

Cuenta porque, como nunca antes, quedó claro lo que las feministas
nombramos hace décadas como doble jornada. Las tareas del hogar y de
cuidado son un trabajo no remunerado, que injustamente recae sobre las
mujeres. Muchos hombres pudieron darse cuenta del tamaño del trabajo y la
injusticia y muchas mujeres están al borde del colapso.

Cuenta porque, por esa injusta distribución de tareas, muchas mujeres
renunciaron –o perdieron- sus empleos, para hacerse cargo tiempo completo
de sus hijas e hijos, de quienes, además, son sus maestras porque el sistema
educativo no tuvo una mejor idea ni pensó en ellas.

Cuenta porque millones de maestras y maestros tuvieron una sobrecarga
monumental de trabajo. Prepararon clases en nuevas tecnologías de las que
aprendieron sobre la marcha, con un horario laboral extendido al infinito, y
miles con malabares para atender, también, las clases de sus hijas e hijos.

Cuenta porque para millones de personas el trabajo desde casa implicó que
todo el tiempo fuera considerado laborable, con el desgaste emocional y
físico que eso representa.

Cuenta porque millones de personas perdieron su empleo, su patrimonio, su
negocio.

Cuenta porque a muchas personas la incertidumbre les obligó a la
creatividad. Algunas flotan y otras más desplegaron alas como no lo habían
imaginado.

Cuenta para quienes dejaron de existir. Sólo por COVID-19 han fallecido en el
mundo 1.6 millones de personas, y contando.

Cuenta para quienes les aman y lamentan su ausencia. Se calcula que por
cada persona que muere hay seis en duelo. Así que en el mundo, sólo por
causa del COVID, hay más de 9 millones de personas en duelo.

Cuenta porque este duelo gigantesco a muchas personas nos ha dado la
oportunidad de fomentar la empatía, la generosidad, la solidaridad.

Cuenta porque ofreció la oportunidad de reconsiderar prioridades, de valorar
afectos, de poner sobre otra luz la vida. Cuando la muerte ocupa tanto
escenario, es a la vida a la que hay que ponerle el reflector. Bajo ninguna circunstancia, pues, me parece que este año “no cuenta”. Sí
cuenta y cuenta mucho.

En lo personal cuenta porque estoy viva y tengo salud. Porque los seres que
amo –y que aún viven- tienen salud o la recobraron. Cuenta porque me
obligó a salir de la zona de confort y aprender nuevas formas de trabajar.

Cuenta porque hoy, como ayer, puedo agradecer muchas cosas, entre ellas
un año más de compartir mis letras con ustedes.

Les abrazo con gratitud.

www.cecilialavalle.com contacto@cecilialavalle.com @cecilavalle

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más