Inicio Estados Recurrente e invisibilizada violencia con ácido hacia mujeres

Recurrente e invisibilizada violencia con ácido hacia mujeres

Por Aline Espinosa Gutierrez

Ciudad de México. Aunque en México los casos de ataques de ácido contra mujeres son más recurrentes, no existen cifras que visibilicen esta violencia feminicida, ni leyes que la sancionen, así como tampoco protocolos de actuación en los hospitales ante estos casos o que garanticen que las víctimas puedan recibir tratamientos médicos y psicológicos gratuitos.

Así lo dijeron la defensora de Derechos Humanos e integrante dela “Fundación Carmen Sánchez MX”, que apoya a mujeres atacadas con ácido, Ximena Canseco, y una sobreviviente de este tipo de ataques, la abogada Gloría Hernández, durante el conversatorio “Ataques con ácido: impunidad y violencia feminicida”, organizado por la Red Nacional de Refugios con el fin de impulsar espacios de discusión feminista. 

Las panelistas alertaron que un grave problema es el desconocimiento y falta de protocolo dentro de los hospitales para atender los ataques con ácido. El personal médico continúa practicando las mismas intervenciones: “las venda, aplica pomada y rocía a chorro directo con agua las heridas de las víctimas y perjudica su estado de salud”.

“Uno por fuera dice: “ Ay, le tiraron ácido, pobrecita, pero uno no se pone en los pies de la otra persona. Nunca uno piensa qué le va a pasar. Cuando te pasa, como es mi caso, es algo difícil desde que te sucede, no sabes qué hacer, los médicos tampoco saben y las autoridades no te dan un trato como debe ser”, resaltó Gloría Hernández, quien es madre de familia y fue atacada con ácido por un sujeto desconocido la noche del 2 de agosto de 2020 en Querétaro. Gracias al apoyo de otras víctimas, ella se convirtió en defensora de los derechos de las mujeres a quienes les pidió no quedarse calladas.

Las panelistas explicaron que las autoridades no tienen datos sobre el número de mujeres atacadas con ácido, a pesar de que los casos son más recurrentes, sin embargo ellas conocen de 24, por lo que coincidieron en la necesidad de que las víctimas accedan a servicios médicos o psicológicos gratuitos, que las apoyen en los procesos legales contras sus agresores y que prevengan este tipos de agresiones contra ellas. 

“No es posible que las víctimas tengan que esperar 7 años para que puedan capturar a sus agresores. Esta violencia feminicida desarrolla accidentes fatales por las lesiones”, dijo la también investigadora, Ximena Canseco. Ejemplo de ello, añadió, es el caso de María del Carmen Sánchez, quien fue atacada con ácido por su expareja en 2014 y por ello se ha realizado más de 60 cirugías para reconstruir su rostro y estuvo en riesgo de perder un ojo. 

La agresión de Carmen ocurrió en el Estado de México (Edomex), donde las autoridades calificaron el delito como lesiones graves. Desde entonces ella ha insistido en los Congresos de los estados del país que este tipo de atentados sean investigados como tentativa de feminicidio dentro de los Códigos Penales. 

Tras el caso de Carmen el Congreso del Edomex reformó su Código Penal en 2020 para sancionar a quien cometa el delito de lesiones con ácidos, materiales corrosivos o químicos en la entidad con una pena de 5 y hasta 10 años de prisión y una multa de 100 a 200 días. La propuesta fue impulsada por Carmen y presentada en 2019 por la diputada del Grupo Parlamentario de Morena, Mariana Uribe Bernal. 

Después de 7 años, añadieron, el pasado 6 de mayo la Fiscalía General de Justicia del Estado de México detuvo al agresor de Carmen, por lo que esperan que la institución investigue con perspectiva de género el caso y este marque un precedente en materia de Derechos Humanos de las mujeres. 

Recordaron que sólo en la Ciudad de México, en Oaxaca y en el Edomex se tipifica el delito de ataques con ácido, pero desean que éste sea reconocido en todo el país porque “este tipo de violencia se llama como lesiones cuando la recuperación es larguísima, dolorosa y costosa. No puedes salir a trabajar, te tienes que cuidar del sol, tienes que estar vendada, es algo triste y doloroso”, detalló Hernández.  

Llamaron a la sociedad a estar pendiente de la resolución del caso de Carmen, a dejar de responsabilizar a las mujeres por sus agresiones y a considerar el contexto de violencia que vivían las víctimas. 

De acuerdo con la organización Acid Survivors Trust International (ASTI) anualmente se cometen en el mundo alrededor de mil 500 agresiones con ácido hacia mujeres y más del 80 por ciento de los ataques son dirigidos hacia su rostro. 

21/AEG/LGL

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más