Inicio Estados Estrés, ansiedad, insomnio y enfermedades digestivas, incrementan en defensoras durante pandemia

Estrés, ansiedad, insomnio y enfermedades digestivas, incrementan en defensoras durante pandemia

Por Aline Espinosa Gutierrez

Ciudad de México. Defensoras de Derechos Humanos (DH) mexicanas que acompañan casos de violencia familiar denunciaron que la llegada de la pandemia aumentó las dificultades que ya enfrentaban para que las víctimas accedieran a servicios de salud, legales o de protección con perspectiva de género, lo que imposibilitó su trabajo, las puso en una situación mayor de riesgo y contagio, y afectó su salud. 

En el foro virtual “El Derecho de las Defensoras a la Salud Integral”, explicaron que debido al aislamiento y a que la atención en las instituciones pasó a ser digital por la pandemia no pudieron acompañar algunos casos de violencia familiar porque no tenían los recursos necesarios, en otros se expusieron a contraer Covid-19, y en la mayoría presenciaron cómo el personal médico sigue revictimizando a las mujeres. 

Detallaron que atendieron casos en los que sospecharon que los agresores formaban parte del crimen organizado, cuestión que las puso en un mayor riesgo y estrés porque no contaban con el dinero o los recursos humanos suficientes para dar una solución a éstos y temían a las represalias de estos agresores, más porque las defensoras de DH también se encontraban sin redes de protección al estar aisladas. 

Resaltaron que desde siempre han sido amenazadas de muerte o atacadas por su labor, por ello todo este cúmulo dificultades en las instituciones de salud y enfocadas en violencia familiar, el deseo de querer asistir a más mujeres, y el incremento de los casos repercutió en su salud, la mayoría de ellas padecieron desgaste emocional, estrés, dolores de cabeza, falta de concentración, ansiedad, insomnio, colitis, infecciones urinarias, entre otras enfermedades, esto a su vez, generó un alto consumo de ansiolíticos en ellas.

“Ser mujer y ser mujer defensora es un riesgo para la salud, sino nos ponemos en el centro del cuidado, para sostener las luchas es necesario cuidarnos. Descuidar mi salud es una forma de ejercer violencia hacia mi persona. Durante la pandemia se registró el asesinato de 7 defensoras, las entidades más peligrosas para la defensa del derecho a defender son Oaxaca, Jalisco, Veracruz”, expresó la defensora del Consorcio Oaxaca, Patricia Yllescas. 

De acuerdo con dos estudios que realizaron entre 2017 y 2018, 66 por ciento de las defensoras tuvo una enfermedad relacionada con el sistema digestivo resultado de su labor y 3 de cada 10 declaró sentir menos deseo sexual a causa del cansancio mientras que en 2019, muchas de ellas ya sufrían de desgaste físico y emocional por tener que acompañar una gran cantidad de casos con altos grados de violencia. 

Frente a este contexto, expresaron que es necesario que las defensoras desarrollen el autocuidado, generen tiempo para el ocio, formen redes de colectividad y sanación y esos saberes sean heredados a las generaciones venideras, además, se deje de normalizar que una defensora debe ser fuerte ante cada situación. 

Un primer paso para ello es “voltear a vernos, cuáles son nuestras necesidades, qué nos está diciendo nuestro cuerpo, quizá es un momento para detenernos un poco y respirar tantito. Pensamos que hay 5 dimensiones en la que podemos considerar el tema de salud: física, emocional, espiritual, energética y mental, que se deben trabajar”, dijo la defensora del Consorcio Oaxaca, Nallely Tello. 

Llamaron a que a las defensoras impulsen y recuperen el tema de su salud como algo necesario que el gobierno mexicano debe fomentar en su agenda y éste cumpla con su obligación de garantizar el acceso universal a la salud, que las instituciones médicas y que trabajan con víctimas de violencia familiar apliquen la perspectiva de género y protejan el labor de las defensoras. 

En este foro también participaron las defensoras de Marea Verde Veracruz y psicóloga con perspectiva de género, Isela Pavón; la defensora de la Red Feminista del estado de Veracruz, Rossana Inés Castellanos; la defensora de Marea Verde al norte de Veracruz, Metzerí Ávila; y la defensora y psicóloga egresada de la Universidad Veracruzana, Cristina Ortíz Vargas. 

21/AEG/LGL

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más