Inicio Internacional Incrementa desempleo entre trabajadoras del hogar en el mundo durante pandemia

Incrementa desempleo entre trabajadoras del hogar en el mundo durante pandemia

Por Aline Espinosa Gutierrez
trabajoprecario

Ciudad de México. La pandemia por Covid-19 profundizó las desigualdades históricas que las y los trabajadores del hogar formales padecen en todo el mundo, ya que la mayoría perdió su empleo, tuvo una reducción en su salario, aumento o disminución de horas de trabajo, no se les garantizó un día de descanso o vacaciones anuales, ni seguridad social. Situación que fue peor para quienes se encuentran en la informalidad. 

Así lo afirma el informe “Hacer del trabajo doméstico un trabajo decente”, elaborado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) a fin de visibilizar los avances y retrocesos a 10 años de la adopción del Convenio 189 y los obstáculos que trajo la pandemia para este sector. Este convenio fue firmado en 2011por México y ratificado el 3 de julio de 2020, tras años de lucha por organizaciones civiles de trabajadores. 

El documento detalla que la pandemia aumentó entre 5 y 20 por ciento la pérdida de empleo entre quienes realizan trabajo doméstico en países como Europa, Canadá y Sudáfrica, entre un 20 y 25 por ciento en las Américas y más de un 70 por ciento en el Perú, por lo que casi 75.6 millones de las y los trabajadores del hogar a nivel mundial padecieron diversas dificultades. 

De estas 75.6 millones de personas de 15 años o más, 76.2 por ciento son mujeres, las cuales representan 4.5 por ciento del empleo femenino y 8.8 por ciento de las asalariadas en todo el mundo. Las trabajadoras del hogar integran un tercio del empleo en los Estados Árabes, 11.3 por ciento en América Latina y el Caribe y 1.6 por ciento en Europa y Asia Central, sin embargo sus derechos laborales son menos reconocidos en comparación con los hombres. 

Estas cifras demuestran que la labor que desempeñan las y los trabajadores del hogar es cada vez más importante, en particular en la pandemia, ya que “satisfacen las necesidades esenciales y crecientes de atención directa e indirecta, el trabajo doméstico podría ser una fuente de empleo en la recuperación económica posterior al Covi-19”, apuntó la OIT. 

Entre algunos avances destacan el reconocimiento de horarios y días fijos de trabajo, un salario digno, seguridad social, entre otras cosas- Por ejemplo, desde 2020 a nivel mundial, 48.9 por ciento de las y los trabajadores del hogar disfrutan de un día de descanso, 34.8 por ciento de horarios definidos, y 42.9 por ciento cuenta con vacaciones anuales. 

No obstante, se siguen presentando “lagunas legales” en sus contratos , por lo que 8.3 por ciento continúa totalmente excluido de la regulación de su labor, en particular en los Estados Árabes, Asia y el Pacífico. Mientras que alrededor del 28 por ciento de los países no imponen límites a las horas y días de trabajo, 14 por ciento no proporciona ningún día de descanso semanal y 11 por ciento no brinda vacaciones anuales remuneradas. 

El informe también menciona que en 2020 cerca de la mitad de las y los trabajadores del hogar estaban cubiertos legalmente por al menos una rama de la seguridad social, la más común la prestación de pensiones, la menos otorgada es la licencia de maternidad y prestaciones monetarias por maternidad. Desde 2010, sólo 4.7 por ciento de las trabajadoras disfrutaron de una licencia de maternidad y 3.6 por ciento obtuvo prestaciones monetarias.

En general, dijo la OIT en su informe, uno de cada 5 de las y los trabajadores del hogar puede acceder a servicios de salud efectivos relacionados con su empleo, 56.4 por ciento de ellos realizan sus actividades en condiciones deficientes, es decir están expuestos a riesgos químicos, ergonómicos, físicos, psicosociales, biológicos, y son especialmente vulnerables a la violencia y el acoso. 

Explicó que sólo 2.9 por ciento de las y los trabajadores del hogar reciben un salario mínimo en efectivo al igual que otras profesiones, pero a casi 41 millones no se les brinda ningún salario mínimo legal, por lo que en algunos casos aún se les remunera en especie.

La situación se agrava para los 61.4 millones de trabajadores y trabajadoras domésticos que se encuentran en la informalidad y que además son migrantes, los cuales carecen del acceso a protecciones sociales y laborales, no se les da equipo de protección para no contagiarse, y ganan menos del 37.6 por ciento del salario mensual de las y los trabajadores asalariados formales. 

Ante este contexto se expone en el informe, los gobiernos de los países deben impulsar más el reconocimiento legal de las y los trabajadores del hogar, establecer horarios laborales, salarios dignos, periodos de descanso, pago de horas extras, eliminar los pagos en especie, y desarrollar campañas de sensibilización que faciliten el control y la aplicación de la normativa. 

Este documento solicita que quienes se empleen en este sector estén cubiertos por las leyes de trabajo y de seguridad social para que cualquier acto de violencia o acoso contra ellos sea denunciado y  que las barreras administrativas sean erradicadas para que puedan tener seguridad social de forma más ágil, incluida la licencia de maternidad y las prestaciones monetarias. 

Asimismo, sugiere que las y los empleadores les proporcionen ropa y equipos de protección y que se siga facilitando la existencia de organizaciones de trabajadoras , ya que éstas han ayudado a promover la formalización de su labor, brindar asesorías a personas de este sector, abren espacios de diálogo, y luchan porque el “trabajo decente” se convierta en una realidad . 

En el caso de México, esta agencia documentó que el Programa Piloto para la Incorporación a las Trabajadoras del Hogar a la Seguridad Social del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) logró que a mayo de 2021, 30 mil 296 personas fueran incorporadas, entre ellas trabajadoras, trabajadores, sus familias o personas dependientes.  

Estas cifras sólo representan apenas 1.2 por ciento de las 2.4 millones de personas que hasta 2019 se dedicaban a esta labor, la mayoría de beneficiarias por el programa fueron adultas mayores y hombres cuando el trabajo del hogar se caracteriza por tener mayor presencia de mujeres. 

21/AEG/LGL

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content