Inicio OpiniónQuinto poder Locas, malas y egoístas

Locas, malas y egoístas

Por Argentina Casanova
Argentina Casanova

1 de 2 de dos partes 

La consigna de la calle, la de barrio, la de a pie, dice “y la maldad, y la maldad y la maldad feminista”, seguida de aplausos, gritos y relajo. El significado es mucho más profundo de lo que se cree, tiene que ver con la capacidad de las mujeres de aceptar que seremos tildadas de locas, de malas y egoístas siempre que renunciemos a la abnegación y a la explotación amorosa de la que históricamente se valió el patriarcado para hacernos trabajar por ellos, para defender los intereses de ellos, para ser sus voceras y sacrifinar nuestros intereses por los de ellos.

Esta semana un artículo sobre literatura y mujeres que retoma algunas reflexiones de escritoras recuerda que las mujeres son retratadas por los escritores como personajes arquetípicos, basados en cliches facilones y sosos, como sus descripciones en las novelas escritas por hombres con personajes femeninos. Ya lo sabíamos, hemos hablado y escrito de esto -algunas- desde hace algún tiempo.

Y es como nos “definen”, es el “concepto que nos han construido para decirmos cómo es ser mujer”, y ya lo decíamos aquí mismo en esta columna. Ahora nos dicen hasta quién es y quién no es “mujer”. 

Ahora son cada vez más las mujeres que asumen que ser “empáticas” supone ponerse de su lado alguna vez, que si ellos están hay que meterlos a nuestras democracias, a nuestros espacios, etc. Es decir, algunas mujeres se terminaron convirtiendo en las voceras de sus intereses, de los que se enmascaran de “feministos”, “hombres progres”, “hombres solidarios”, los “compas”.

A las mujeres nos cuesta aceptar que somos sujetas muchas veces de la abnegación como un complejo aprendido en el que ponderamos las necesidades de los hombres, antes que la propia o la de otras, la explotación amorosa; nosotras terminamos siendo sus voceras, sus defensoras y pidiendo la inclusión para ellos.

En esa dinámica, las que estamos mal somos las que nos atrevemos a pensar diferente, a proponer que es necesario ponernos a nosotras en el centro, a privilegiar como hace unos años que los espacios de diálogo y discusión sean para las mujeres que apenas están aprendiendo a escucharse a sí mismas.

¿Se han dado cuenta que cuando un hombre participa en una reunión de mujeres tiene la virtud de recibir los aplausos, el reconocimiento y la defensa por encima de desplazar espacios para otras mujeres en aras de dárselos a ellos?

Hace más de seis ó siete años cuando empezamos a hacer las escuelitas feministas en la Península, cada vez que hacíamos una sesión, teníamos que destinar tiempo a explicarles a nuevas compañeras por qué no admitíamos hombres en el espacio, teníamos que explicarle a la compañera que insistía en ir acompañada por su novio, por su amigo, por su empático y solidario compañero de causa…

Ningún movimiento por radical que haya sido ha logrado revertir la condición de desigualdad de las mujeres, por eso tenemos la reflexión de “la revolución será feminista o no será”.

Ese tema sobre el que he escrito antes me ha puesto a reflexionar de nuevo sobre las locas, malas y egoístas mujeres, en que necesitamos convertirnos para dejar atrás esos complejos invisibles de abnegación y sacrificio, anteponiendo sus necesidades a las nuestras, poniéndolas por encima de las nuestras y de otras mujeres.

No es fácil, nada fácil asumir y vivir con la conciencia de asumirse egoísta y decir clara y directamente que nosotras no necesitamos su aprobación ni complicidad, que no tenemos porqué sentirnos malas o egoístas porque preferimos en un acto sororal a otras mujeres; bastaría explicarlo recordando que por siglos los hombres se guiaron bajo la fraternidad y no tuvieron ningún problema en tener un Senado, una Cámara de diputados, comités, mesas directivas, gabinetes total y absolutamente con hombres, que las mujeres que ocuparon espacios lo hicieron remontando adversidades como todavía lo hacen. 

No, no está mal ni tenemos porqué sentirnos mal o que nos vean mal si fijamos clara y contundentemente una posición de reconocer que las mujeres aún hoy día habitamos las periferias y que todavía las mujeres empezamos a construir nuestra propia voz y nuestros propios espacios.

Las escritoras han empezado a reflexionar sobre esto, hace ya bastante que Mary Louis Pratt lo dijo y reflexionó: estamos fuera del canon, lo estuvieron las escritoras. Ahora sabemos que son escritores hombres los que siguen construyendo arquetipicos personajes femeninos convertidos en objetos sexuales, que si tienen que pasar por ponerse “nombre de mujer” y ponerse un seudónimo de mujer lo hacen, usurpan el lugar de otras mujeres, se reúnen tres y construyen un personaje femenino como lo señalan en el artículo que recomiendo y dejo aquí

Margaret Atwoo decía que las mujeres debían enmascarar su nombre en el de un hombre para ser publicadas por siglos, ahora los hombres desplazan a las mujeres y los espacios de las escritoras, pero esto también sucede en otros espacios en los que prevalece ese sentimiento de abnegación frente a las necesidades de ellos, los feministos de hoy.

21/AC/ AGM

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content