Inicio AgendaLaboral Para qué se anuncia el regreso a la normalidad

Para qué se anuncia el regreso a la normalidad

Por Carmen R Ponce Meléndez
CIMACFoto: César Martínez López

“Las estadísticas de género son transformadoras. Los gobiernos pueden implementar el feminismo de datos, ya que tienen una mayor capacidad para cambiar políticas públicas que cierren las barreras estructurales que van en contra de las mujeres. El feminismo de datos te permite ver el sesgo en los datos, que es un problema que atender”, directora del laboratorio de Data Feminismo del Instituto de Tecnología de Massachusetts, Estados Unidos, Catherine D’ Ignazio. CIMAC, Generar estadísticas desagregadas para conocer realidad de mujeres. 29/oct/2021.

En efecto, son transformadoras y en dos sentidos: para velar una realidad o para construir una nueva vida social. Por eso es tan importante señalar las estadísticas que disponemos hoy. Nos dicen: “estamos avanzando y regresando a la normalidad”. Le llaman a eso lo que se vivía en 2019, desigualdad y mucha pobreza por decir lo mínimo, ¿esa es la ansiada “normalidad”?

En este año Inegi ha hecho todos sus comparativos con relación al año inmediato anterior, algo aparantemente muy “normal” y con resultados de avances; sólo que el año 2020 no tuvo nada de normal, precisamente rompió violentamente con todo lo hasta ahora conocido, y lo más importante, exigía y exige reconstruirse en una nueva realidad, pero está sucediendo todo lo contrario.

¿Por qué le vamos a seguir llamando normal que se asesine a 90 personas diaramente o igual a 11 mujeres? Eso ya es patología, no tiene nada de normal, pues igual sucede con las estadísticas que compara Inegi.

Y para muestra los datos publicados sobre el tercer trimeste del PIB en 2021. Es negativo (-0.2) en relación al trimestre inmediato anterior, y el efecto más grave está en servicios (Sector Terciario) con -0.6, un sector muy feminizado laboralmente.

Si comparamos esta cifra con los resultados obtenidos en el tercercer trimestre de 2018 la caída no es grave sino fatal, porque en ese año el PIB de Servicios era positivo, con un crecimiento de 3.5 por ciento. Después de esto quién puede afirmar que hay recuperación económica con igualdad.

A pesar de que se ha privilegiado la economía sobre la salud, provocando que se tengan malos resultados en ambas esferas, son 3.8 millones de personas muertas por coronavirus (7/oct/2021).

No es el único caso, algo muy similar sucede con un indicador que se elabora conjuntamente por Inegi y Banxico. Es el índice de Confianza del Consumidor, un lujo para un país con un mercado laboral tan precario para las mujeres. Para ser “consumidoras”, hay que tener ingresos, buenos ingresos para ser claras y precisas, no es el caso.

El resultado que ofrece Inegi para el mes de octubre del año es en función del mismo mes del año con la crisis terrible, obvio hay “avances”, salvo en uno de los indicadores más reveladores de la economía de los hogares (son encuestas en hogares). Es el relativo al consumo perse de una mejor vida: consumo de electrodomésticos, automóvil, muebles; en una palabra bienes duraderos, inversión física.

La evolución de este indicador cambia radicalmente cuando se compara 2019-2021, antes de y ahora con pandemia, para decirle de otra manera.

La situación económica en el momento actual de integrantes del hogar comparada con la que tenían hace 12 meses es reveladora: 48.7 (2019), frente a 46.2 por ciento en octubre de este año, nada menos que 2.5 puntos porcentuales de diferencia en favor de 2019 (véase gráfica).

De acuerdo, las estadísticas son reveladoras pero hay que saber descifrarlas y no irse con el gancho publicitario de la ocasión.

Hay algo más, importante: este indicador no está desagregado por sexo y no hay nada que lo impida -desde el punto de vista técnico-, hay que hacerlo y pronto. ¿Qué tienen que decir las jefas de familia al respecto? ¿hay avances económicos en sus hogares? ¿y sus expectativas por dónde andan?

Es posible que al incoporar sexo el índice de confianza del consumidor decaiga más, porque en las mujeres hay menos ingresos, son “menos” consumidoras. Priva una concepción androcéntrica del hogar pero lejos está de ser así, es un espacio sin democracia, con grandes desigualdades y domina la autoridad patriarcal.

En cuanto al reiterado anuncio del regreso a la normalidad supongo que eso no está en el horizonte de las mujeres. Se prometió un cambio y aparentemente son las mujeres quienes están fuera de esa propuesta, o por lo menos no se ven los llamados avances.

Sólo regreso a lo normal, sin diferenciarlo de lo que hasta ahorita ha sido una patología social ¡debe terminar!

21/CRPM/LGL

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content