Inicio AgendaLibres de Violencia Claves feministas para ser más fuertes

Claves feministas para ser más fuertes

Por Rosalinda Hernández Alarcón*

Los días 25 de noviembre de cada año se han convertido en una expresión amplia de indignación provocada por los hechos de violencia contra mujeres de cualquier edad en todo el planeta. Así también existen corrientes de opinión en los medios de comunicación -durante todo el año- que abordan esta problemática social, gracias a la capacidad de difusión que tienen las agrupaciones de mujeres e iniciativas de periodistas y comunicadoras; globalmente comprometidas alrededor de la consigna: ¡Por una vida libre de violencias!

Activistas y periodistas estamos convencidas que nuestras exigencias frente al Estado son válidas y justas, pero si nos referimos a la situación específica de países como Guatemala, se requiere además otro tipo de propuestas, ya que las instituciones públicas encargadas de garantizar los derechos humanos de las mujeres -en particular de seguridad y justicia- son incompetentes, reprimen la protesta social, apañan la corrupción, son incapaces de dialogar y les domina la perspectiva racista y patriarcal.

En el marco del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer y la consigna ¡No nos callarán! cabe resaltar algunas de las claves feministas que están contribuyendo a prevenir, enfrentar, acompañar y frenar hechos violentos, lo que les ha permitido a más mujeres vivir con dignidad, tanto en espacios individuales como en  comunidad.

Difundir algunas de estas claves feministas tiene el propósito de motivar la reflexión. Una de estas es: Ejercer nuestra autonomía, poniendo en práctica nuestras decisiones en la cama, en la casa, en el trabajo, en la organización, en el barrio, en la comunidad, en el país; en todo lugar donde nos encontremos.

Otras claves son: Construir redes de cuidado y afecto, acompañarnos unas a otras, saber que no estamos solas, valorando la ayuda de amigas, hermanas, compañeras y otras, incluso desconocidas; sanar nuestros cuerpos, desde nosotras y en colectivo, tener presente nuestra capacidad de resiliencia; defender nuestra palabra para decir lo que queremos, para criticar, para preguntar, para comunicarnos con libertad y confianza, teniendo en cuenta nuestras historias y realidades.

Es importante anotar que estas propuestas se han venido construyendo a través del tiempo, con la idea de reescribir “nuestra historia sin violencias”. Lo han logrado mujeres diversas, quienes de manera persistente han buscado soluciones con independencia, sin tutelaje de “papá gobierno”, con interpretaciones históricas del origen de las violencias, ajenas a las conclusiones dicotómicas y en el entendido que lo diferente entre las identidades de las mujeres es una fortaleza.

Sin duda, la problemática de la violencia requiere múltiples soluciones, una de ellas, quizás impostergable, es constituirnos en mujeres distantes de la sumisión y la dependencia, seres humanos capaces de ubicar nuestras potencias y de recuperar memorias individuales y colectivas, sujetos políticos que transforman, capaces de establecer y mantener relaciones sin violencia.

*Periodista mexicana radicada en Guatemala

21/RHA/LGL

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content