Inicio AgendaEn defensa Desaparición de Escuelas de Tiempo Completo regresará a niñas y mujeres a tareas domésticas y de cuidado más extensas

Desaparición de Escuelas de Tiempo Completo regresará a niñas y mujeres a tareas domésticas y de cuidado más extensas

infancia19_IMG_0257cesarmartinezlopez

Ciudad de México.- La desaparición del programa de Escuelas de Tiempo Completo, que desde 2021 se debilitó cuando se trasladó al programa “La Escuela es Nuestra”, afectará la educación de 3.6 millones de niñas, niños y adolescentes de educación básica, pero además perjudicará a las madres de familia que tendrán menos tiempo para trabajar o realizar otras actividades y a las niñas que probablemente regresarán a casa a realizar labores domésticas.

Este 28 de febrero la Secretaría de Educación Pública (SEP) publicó las reglas de operación del programa la Escuela es Nuestra en el Diario Oficial de la Federación, donde eliminó definitivamente las Escuelas de Tiempo Completo, un programa que desde 2019, con la política de austeridad del presidente Andrés Manuel López Obrador, recibía menos recursos cada año a pesar de que era una estrategia que favorecía la educación de la niñez y liberaba el tiempo de las mujeres

Programa debilitado desde 2020

Este programa, creado en el ciclo escolar 2007-2008, tenía entre sus objetivos “ofrecer la posibilidad de atender necesidades sociales surgidas en los últimos 25 años relacionadas con los cambios en la estructura familiar, debido principalmente a la incorporación de las mujeres al mercado laboral”.

De acuerdo con el artículo del Banco Mundial “La participación laboral de la mujer en México”, antes de la pandemia, la participación laboral de las mexicanas fue tan solo de 45 por ciento en 2019, comparado con 77 por ciento para los hombres, una brecha de 32 puntos porcentuales. De los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), sólo Turquía e Italia tienen menor participación laboral de las mujeres, y en América Latina y el Caribe, México está solo por encima de Guatemala. Si las mujeres participaran a la misma tasa que los hombres, afirma el Banco Mundial, el ingreso per cápita del país sería 22 por ciento más alto. 

La instancia internacional también señala que la falta de acceso a insumos productivos como el acceso a servicios de cuidado infantil confiable y las condiciones de empleo pueden ser obstáculos para la participación laboral femenina y afirma “el trabajo de las mujeres podría ser transformador para ellas y sus hogares; sin embargo, ellas limitan su oferta de trabajo debido a sus responsabilidades de cuidado. Incluso, algunas reportan que no trabajan porque no tienen permiso de su cónyuge o de algún otro pariente para acceder a trabajo remunerado. Aun así, el estudio reporta la falta de confianza en los servicios de cuidado infantil como la razón más importante para la decisión de no trabajar”.

No obstante, el gobierno federal decidió quitar el programa, que es el segundo en desaparecer para el apoyo a madres trabajadoras. Primero fue el de Estancias infantiles, en febrero de 2019 y al que se eliminaron recursos debido, según el gobierno, “al trato discrecional en las asignaciones, a la falta de atención a sectores prioritarios de la población, a los cobros indebidos y diversos actos de corrupción asentados por las autoridades competentes”.

La investigación “Un diagnóstico de los servicios públicos de cuidado en México. Análisis demográfico”, elaborado por la economista feminista Lucía Pérez Fragoso, observa que los recursos para” Escuelas de Tiempo Completo” decrecieron 9 por ciento de 2018 a 2019 y 50 por ciento entre 2019 y 2020

La disminución de recursos, explicó en entrevista la economista feminista Denisse Vélez Martínez, sucedió a pesar de que este programa permitía a niñas, niños y adolescentes permanecer en un espacio seguro, en su propia escuela, por dos o tres horas más a lo que corresponde a la educación escolar formal. Es decir, permitía redistribuir el tiempo de las mujeres mientras el Estado se hacía cargo de la educación y alimentación de niñas y niños.

Sin embargo, los reflectores se colocaron en este programa en 2020, cuando la Secretaría de Hacienda lo eliminó al no incluirlo en el proyecto de presupuesto para 2021. Ante la denuncia de la sociedad civil, en su momento la Secretaría de Educación Pública aseguró que los objetivos de este programa, es decir el cuidado y la educación de estudiantes de preescolar, primaria y secundaria, se quedarían en el programa “La Escuela es Nuestra”. 

En diciembre de 2021 la economista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), Sunny Villa Juárez, señaló que hasta esa fecha los servicios que ofrecía este programa no se compensaron a través de La Escuela es Nuestra.

“No podemos sustituir el mismo servicio haciendo cosas distintas. (Por ejemplo) La Escuela es Nuestra proporciona dinero a las escuelas y al Comité de padres de familia, que deciden qué es lo que tienen que hacer, pero no asegura que exista lo suficiente para pagarle a los maestros un tiempo completo (de hasta ocho horas). Son programas distintos que no atienden las mismas necesidades”, explicó.

También te puede interesar: Gasto público para políticas de cuidados por 27 mil 169.9 mdp, es insuficiente, aseguran expertas

En un conversatorio realizado este 2 de marzo por la organización “Mexicanos Primero”, la directoria de Activación de esta organización, Laura Ramírez Mejía, explicó que cuando este programa fue absorbido por “La Escuela es Nuestra”, se agregaron dos componentes, además de la mejora a la infraestructura: la jornada escolar ampliada y el servicio de alimentación. 

Los apoyos para la jornada escolar ampliada cubrirían los apoyos económicos que recibían docentes y directivos cuyas escuelas tenían jornadas extendidas. Por su parte, los apoyos para el servicio de alimentación, aunque reducidos en comparación con el programa original, ahora irían directamente a madres y padres de familia. Si bien el programa federal dejaba de existir como tal, la “escuela de tiempo completo”, sobrevivía.

Ahora, con su desaparición total, explicó en entrevista la investigadora, se desatiende el rezago educativo y el acompañamiento socio-emocional de niñas y niños en zonas de alta marginación y se elimina la posibilidad de ampliar este programa para otras niñas y niños. Además, el cuidado de la infancia regresará a las madres, quienes antes tenían tiempo para trabajar o posibilidad de conseguir empleos con mejores condiciones laborales.

Entrevista completa con Laura Ramírez Mejía

Consecuencias para mujeres vulnerables

Este 1 de marzo, la secretaria de Educación, Delfina Gómez Alvarez expuso en la conferencia mañanera que los recursos presupuestarios se concentrarán en infraestructura de los planteles educativos.

“Faltan muchas escuelas para poder mejorar las instalaciones básicas, que es agua, que son cuestiones de aulas, que son sanitarios, que eso era algo que se pedía y se reclamaba, y era un reclamo justo de tenerlo bien en el momento de regreso a clases; haciendo ese balance es algo que para nosotros es muy prioritario ahorita el darles la atención a esas escuelas que todavía tienen esa necesidad, y por ello La Escuela es Nuestra ahorita se va a enfocar principalmente a que el recurso que se asigna para La Escuela es Nuestra sea ocupado para esa situación”.

La profesora Ana Razo, quien es investigadora del CIDE en el programa Interdisciplinario sobre Políticas y Prácticas Educativas e integrante de la Red de Mujeres Unidas por la Educación, coincidió  en que el programa de “Escuelas de Tiempo Completo” atendía el pleno desarrollo de la población más vulnerable del país, es decir, a niñas y niños que viven en contextos de pobreza o criminalidad. 

Con esta decisión se esperan consecuencias negativas para las mujeres. Por ejemplo, detalló Ana Razo, en el caso de las niñas se ha observado que al salir de la escuela se les asignan tareas del hogar y de cuidado no remunerados, como la preparación de alimentos o el cuidado de sus hermanas y hermanos. Además, recalcó, en los hogares y las calles las niñas están más propensas a ser víctimas de delitos como violencia sexual o trata de personas.  

Por otro lado, el programa garantizaba cuidados, alimento y actividades para el desarrollo educativo durante las tardes y contribuía a que más mujeres pudieran mantenerse en el mercado de trabajo formal, explicó la investigadora. 

Una evaluación que hizo el Banco Mundial para el periodo de 2007 a 2016 determinó que este programa tenía “mucho potencial para contribuir a abordar el problema de la alta desigualdad del ingreso en México. (…) La evidencia del programa muestra que los estudiantes de las escuelas de tiempo completo que tienen mayores niveles de rezago inicial son los que más se benefician de este programa comparado con el resto de los estudiantes”

Asimismo, la evaluación señaló que los programas de extensión de la jornada escolar pueden tener efectos sobre algunos indicadores sobre participación laboral de las familias del estudiantado. 

“Entre las madres que recién se incorporan al mercado laboral en México, es común observar que éstas trabajan en un esquema de medio tiempo o por horas, en comparación con las madres que estaban empleadas con anterioridad que laboran en promedio más horas. Estos resultados sugieren que estos programas ayudan a las madres que no están trabajando a entrar al mercado laboral a través de empleos de medio tiempo que, en promedio, terminan traduciéndose en un menor número de horas trabajadas por las madres en general”, señaló la evaluación.

El Banco Mundial también dijo que la evidencia internacional sugiere que Escuelas de Tiempo Completo podrían potencialmente tener impactos positivos de largo plazo en indicadores de crimen juvenil y embarazo adolescente

De acuerdo con la investigadora, ésta era una de las políticas educativas más evaluadas en el país y si bien estas evaluaciones detectaron aspectos a mejorar, en general las recomendaciones eran fortalecerla, por lo que no se explica la decisión de eliminar el programa. Ana Razo dijo que ahora toca a los gobiernos locales impulsar más iniciativas de Escuela de Tiempo Completo a nivel estatal. No obstante, la autoridad federal tendría que reconsiderar la decisión de desaparecer este programa, así como ser transparente con los argumentos que respaldan su decisión. 

“Necesitamos entender la lógica de cómo las transferencias monetarias sustituyen el enriquecimiento de las interacciones que suceden en la escuela. Mi llamado es a eso, a una rendición de cuentas, a una transparencia del por qué las decisiones federales”, señaló la investigadora.

Retroceso en políticas de cuidado

Para la senadora por Movimiento Ciudadano y presidenta de la Comisión de Trabajo y Previsión Social, Patricia Mercado, la decisión de desaparecer este programa, que vino tres años después de la desaparición del Programa de Estancias Infantiles, es un retroceso en la construcción de políticas para la distribución de las responsabilidades familiares y de cuidado. 

La también exsecretaria del Trabajo en la Ciudad de México y feminista a favor de las luchas laborales de las trabajadoras explicó que este programa permitiría que las tutoras de niñas y niños pudieran desarrollar sus actividades productivas, de capacitación y de educación mientras el Estado desarrollaba su responsabilidad de cuidados.

Ahora, sin estos programas, el gobierno federal somete a las mujeres a una situación de estrés y de tensión, que repercutirá en que se vean orilladas a salir del mercado de trabajo formal y entren a una actividad remunerada informal, como las ventas por catálogo, que las devolvería a la precariedad y la pobreza. 

La senadora recordó que México ya reconoce el derecho a la educación, sobre todo a temprana edad, pero actualmente en el Congreso está revisando una reforma constitucional para reconocer el derecho al cuidado, lo que está directamente relacionado con generar más políticas como la de Escuelas de Tiempo Completo.

22/AJSE/AGM/LGL

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content