Inicio Agenda Objetivos “por la igualdad” de AMLO no han cumplido su promesa de libertad económica y laboral para las mujeres

Objetivos “por la igualdad” de AMLO no han cumplido su promesa de libertad económica y laboral para las mujeres

Por Berenice Chavarría Tenorio

En 2019, el presidente Andrés Manuel López Obrador firmó el Acuerdo por la Igualdad entre Mujeres y Hombres. Entre los objetivos del documento destacó la promesa de trabajos formales, mejores condiciones y más derechos para las mujeres, además de una distribución del trabajo de cuidados no remunerado en las familias y centros de trabajo.

Sin embargo, a casi tres años de su publicación, este documento revela que en México se sigue “extrayendo cada milímetro de sangre y vida de las mujeres, sin darles prácticamente nada a cambio”, refirió Aleida Hernández Cervantes, investigadora de tiempo completo del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades (CEIICH) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). 

Para la doctora en derecho, la firma de este acuerdo representa una declaración de intenciones sin contenidos, objetivos ni seguimiento para determinar qué se llevará a cabo y cuáles son las dependencias responsables de hacerlo.

“Deben presentarnos una política pública con objetivos, mecanismos de evaluación y seguimiento a ellas. Me encantaría que Secretarías se coordinen y planteen una ruta de trabajo donde se dé seguimiento puntual a una serie de programas que se traslade a los centros de trabajo. Si no hay política pública, no veo cómo lo vamos a hacer, no se trata de que el gobierno solo declare una serie de puntos”, manifestó Aleida Hernández Cervantes en entrevista con Cimacnoticias. 

Los objetivos que AMLO planteó en el Acuerdo por la Igualdad entre Mujeres y Hombres comprometieron a su gobierno a erradicar la pobreza y discriminación hacia mujeres y niñas, a garantizarles mayor bienestar, brindar educación para todas, procurar la atención de su salud y una sociedad en “igualdad de derechos y oportunidades”.

A estos puntos se sumó el compromiso de garantizar empleos formales y una reducción en la carga de trabajo de cuidados, el cual ha sido delegado a las mujeres desde hace décadas. No obstante, con la pandemia por COVID-19, se develó que la igualdad entre hombres y mujeres está lejos de ser una realidad. 

Mujeres, sin oportunidades de obtener un trabajo digno y relegadas a labores d

De acuerdo con la organización “México ¿cómo vamos?”, en nuestro país las mujeres siguen dedicando 43 horas semanales al trabajo de cuidados no remunerado, 2.3 veces más que los hombres. Estas actividades representan el 27.6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional, señala el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). 

CIMACFoto

“Con la pandemia se aumentaron cuatro horas más de sobrecarga de trabajo de cuidado para las mujeres. No hubo un programa o planeación de subvenciones o programas que ayudaran a equilibrar ese trabajo de cuidados entre mujeres y hombres, o que compensaran y reconocieran esta labor”, acusó Hernández Cervantes.

En ese sentido, la investigadora de la UNAM remarcó la necesidad de que desde la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) se realice una articulación pensada con objetivos puntuales que impulsen planes y programas de cuidados desde los centros de trabajo.

“Venimos arrastrando rezagos estructurales en materia laboral y de cuidados para las mujeres, que se añaden a lo que pasó con el COVID-19. Se profundizan esas desigualdades que se tendrían que haber atendido desde distintos entes: desde la STPS, las Secretaría de Bienestar y Economía, es necesaria una articulación para alcanzar objetivos comunes”. 

Aleida Hernández Cervantes

En lo que concierne a oportunidades laborales e igualdad salarial, la brecha tampoco se ha reducido. De acuerdo con el análisis #ConLupaDeGénero 2022, realizado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), los estados de la República mexicana no brindan condiciones óptimas para las mujeres, lo cual limita su independencia económica y frena el potencial del país. Según el análisis, las entidades obtuvieron en promedio 43 de 100 puntos en la evaluación de 18 indicadores que miden las condiciones laborales para las mujeres. 

“En estados como Colima, la tasa de participación económica femenina es de casi 56 por ciento, similar a la de Estados Unidos. Sin embargo, hay entidades como Chiapas, cuya tasa (31 por ciento) es similar a la de Turquía”, apunta el IMCO en su informe.

Debido a lo anterior, Aleida Hernández destaca que México tiene un área de oportunidad para cumplir con lo señalado sobre este tema en el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), donde se presenta como necesaria la mejora en las condiciones de las y los trabajadores, así como la eliminación de los actos discriminatorios en materia de empleo. 

El panorama actual dista mucho de lo que debería ser. Cifras de IMCO revelan que a nivel nacional la participación laboral de mujeres es de 43.6 puntos, mientras que la de los hombres es de 75.6. Esto pone de manifiesto que “no se están generando empleos de calidad que tengan protección social, derecho de antigüedad, guarderías”, expresa la investigadora para Cimacnoticias.

“No hemos logrado remontar nada de esto, la pandemia lo profundizó y aún no vemos políticas que atiendan ese rezago y brecha de participación laboral entre mujeres y hombres. Las mujeres tienen mala calidad de vida, esto trae consecuencias en términos de salud física y mental porque un cuerpo humano, cuando se le lleva al límite, se va deteriorando en muchos sentidos. Estamos limitando que las mujeres tengan un proyecto de vida“.

Aleida Hernández Cervantes

Por ello, la especialista reiteró que la intervención del gobierno federal es imprescindible, se requiere de su acción urgente para solventar la carga de trabajo que tienen las mujeres y brindarles oportunidades laborales que les permitan una libertad económica. De esta manera, se creará un “círculo virtuoso” que otorgue libertad financiera a las mujeres y esto les dará autonomía, salud física y emocional para gozar de una vida con derechos

“No vamos a sacrificar la vida de las mujeres a perpetuidad. Nos tenemos que corresponsabilizar todas y todos; por ahora no necesitamos programas asistencialistas, sino que se logre revertir la desigualdad estructural”, sentenció Aleida Hernández Cervantes.

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content