Inicio Abuso sexual de menores, encubierto por el clero

Abuso sexual de menores, encubierto por el clero

Por Guadalupe Vallejo Mora

El 55 por ciento de abusos sexuales cometidos por sacerdotes católicos se dirige contra mujeres mayores de 18 años; el 30 por ciento, contra niñas y niños, y el restante 15 por ciento, contra hombres, denunciaron organizaciones no gubernamentales nacionales y extranjeras.

Dijeron que, lamentablemente, detrás del abuso sexual de diversos actores religiosos está no sólo la impunidad y el encubrimiento de la jerarquía católica hacia este ilícito, sino el abuso de poder y de confianza hacia con las víctimas, traducido en pedofilia, estupro y uso de la confesión para obligarlas a que no denuncien.

La Red de Derechos de la Infancia en México, Católicas por el Derecho a Decidir (CDD), la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual por Sacerdotes (SNAP, por sus siglas en inglés) y la Red Democracia y Sexualidad, exigieron al presidente Vicente Fox que, independientemente de su creencia religiosa, asuma un compromiso público y ponga fin a este tipo de ilícitos.

Con cifras del Departamento de Investigaciones sobre Abusos Religiosos (DIAR), Andrea Martínez, de la Red de Derechos de la Infancia en México, precisó que de 1993 a 2004 se documentó un total de 750 denuncias; 35 por ciento por agresiones sexuales, y 30 por ciento contra sacerdotes católicos.

“Si bien es cierto que hay una tendencia, en términos de cifras, de que el abuso sexual de sacerdotes es contra mujeres, el hecho de que el 30 por ciento sean niñas y niños no minimiza el delito que se está cometiendo; así sea el uno por ciento o un solo caso, hay leyes que están protegiendo los derechos de la infancia”.

Destacó que el Centro de Terapia y Apoyo para Víctimas de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) reportó en 1997 que, del total de menores de 13 años atendidos, en 52 por ciento fueron víctimas de abuso sexual; de ellas, 31 por ciento fue víctima de violación. 70 por ciento eran niñas, y el restante 30 por ciento, niños.

TESTIMONIOS

Durante la conferencia de prensa celebrada en la Casa del Poeta, el joven Joaquín Aguilar, de 25 años de edad, quien en 1994 fue abusado sexual por el sacerdote pederasta Nicolás Aguilar, presentó su caso a los medios de comunicación.

Recordó que a más de una década de sucedidos los hechos no ha habido justicia; lejos de ello, ha sido hostigado, amenazado e intimidado tanto por las autoridades judiciales como por las eclesiásticas, e incluso por fieles católicos “ofendidos”.

Dijo que la intención de que se conozca su caso es evitar que el sacerdote abuse de otros menores y, sobre todo, que se haga justicia. “No me voy a quedar callado; no voy a descansar hasta que esto se sepa; sé que no es fácil competir contra la Iglesia y la jerarquía católica, pero demando justicia”.

Eric Barragán, de SNAP, denunció que hace 18 años fue abusado sexualmente durante cuatro años (1988 a 1992) por el sacerdote Carlos Rodríguez, cuando él tenía 12 años. Él se encuentra en México para apoyar la causa de Joaquín y de otras víctimas que se han comunicado con su organización con la esperanza de crear una Red de Apoyo para las Víctimas de Abuso Sexual por parte de Sacerdotes.

Al respecto, Aidé García Hernández, de CDD, señaló que la protección institucional de los abusadores sexuales es un acto de complicidad ante la flagrante violación de los derechos humanos al interior de la Iglesia católica, a la que se le debe poner fin.

En relación con México, demandó que el cardenal Norberto Rivera Carrera rinda cuentas a su feligresía, pues hasta el momento no hay ninguna explicación a las acusaciones presentadas por Joaquín Aguilar contra el sacerdote Nicolás Aguilar, quien además es acusado de violar a 86 menores en nuestro país y Los Ángeles, California.

Exigió que se haga pública la constancia de que Aguilar ya no ejerce el sacerdocio o que informen dónde se encuentra físicamente, y que la Iglesia católica asuma como institución no sólo la reparación del daño generado a las víctimas de abuso sexual por parte de sacerdotes, sino también el encubrimiento sistemático de estos casos.

En su oportunidad, José Ángel Aguilar Gil, de la Red Democracia y Sexualidad, consideró que esta denuncia debe hacer reflexionar a toda la población sobre la necesidad que tiene la infancia de tener una buena educación sexual tanto en el núcleo familiar como por parte del Estado. Una educación laica, opinó.

MARCIAL MACIEL

José de Jesús Barba Martín -ex miembro de los Legionarios de Cristo que en noviembre de 1997, junto con siete compañeros más dirigieron una carta dirigida a Juan Pablo II acusando a su fundador, Marcial Maciel, de haber abusado sexualmente de ellos cuando eran adolescentes- dejó entrever la posibilidad de que este caso sea reabierto.

Explicó que de acuerdo con su abogada, la canonista Juana Vega, el 8 de diciembre del 2004 el entonces Prefecto para la Congregación para la Doctrina de la Fe, el cardenal Joseph Ratzinger, le informó: “ahora vamos a llevar el caso contra Marcial Maciel con toda seriedad”. El caso pasó a segunda instancia y se han enviado visitadores para las casas de los legionarios.

En el marco de la campaña internacional 16 Días de Activismo contra la Violencia hacia las Mujeres, que arrancó el pasado 25 de noviembre en varios países del orbe, es necesario recordar que el abuso sexual -más aún el que se da de manera institucional- es una grave forma de violencia ejercida, en este caso, no sólo contra mujeres, sino contra niñas, niños y varones.

05/GV/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más