Inicio Acceso al agua: un desafío para los Estados nacionales

Acceso al agua: un desafío para los Estados nacionales

Por Anayeli García Martínez

El cambio climático y las profundas injusticias sociales hacen que compartir el agua entre toda la gente del mundo constituya hoy un desafío urgente para nuestra generación, afirma el documento “Control y manejo local de nuestras aguas como bien común”.

“El agua no es una mercancía, sino un precioso bien común. Por ello, cuando hayamos aprendido a administrar y compartir mejor el agua seremos mejores ciudadanas y ciudadanos, con más esperanzas de un futuro justo y saludable”, dice el informe publicado por las organizaciones ambientales The Council of Canadians, Our Water Commons y la Fundación Heinrich Böll.

DESIGUALDAD EN ACCESO A RECURSOS HÍDRICOS

México ha reconocido, en diversos acuerdos internacionales, las aportaciones de las mujeres en el manejo y la conservación tanto del agua como de los recursos naturales asociados, además de considerar su papel de proveedoras y usuarias del líquido en el ámbito domestico y en actividades reproductivas. Sin embargo, todavía existe desigualdad en el acceso a este recurso.

Datos de 2005 indican que aproximadamente 12 millones de personas carecen de agua potable y 23 millones no cuentan con alcantarillado. En el medio rural las cifras aumentan: 70 por ciento de la población dispone de agua potable, y sólo 37.9 por ciento, de alcantarillado. Esta carencia de agua tiene mayores repercusiones en la economía de los hogares pobres o vulnerables.

Las diferencias en el acceso y aprovechamiento del agua no solamente tienen que ver con la disponibilidad natural del recurso. La distribución del agua en el país es irregular por causas climáticas y geográficas, lo que se suma a la capacidad de gestión y a la economía de la población, de manera que el acceso al líquido es menor para las mujeres.

A pesar de ello, la demanda prioritaria es de mujeres, quienes le dan un uso doméstico, de consumo humano o agrícola, para la producción de alimentos. Además, es un elemento esencial para actividades pesqueras, pecuarias y turísticas. Por ello resulta importante garantizar el derecho al agua.

AGUA, UN DERECHO HUMANO

El informe también afirma que el acceso al agua, como un derecho humano fundamental, requiere que los Estados tengan la voluntad y la capacidad de cumplir con sus obligaciones de respetar, proteger y lograr que haya una disponibilidad y un saneamiento adecuados del líquido, el cual debe ser asequible para todas las personas que lo requieren, con trato preferencial y acciones positivas para las personas en estado de marginación.

Además la población tiene la responsabilidad de garantizar la preservación de los ecosistemas de agua dulce, evitar el consumo desmedido de agua y la degradación de los sistemas hídricos.

O9/ AGM/YT/GTR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content