Inicio Agreden a activistas en Foro Comunitario de VIH en León

Agreden a activistas en Foro Comunitario de VIH en León

Por Redaccion

La madrugada de este lunes en la ciudad de Guanajuato, fueron agredidos física y verbalmente Sonia Ramírez, Hilda Pérez y Eduardo Arriaga, participantes del Foro Comunitario sobre VIH/SIDA y Consulta Nacional hacia 2008, las autoridades dejaron libres a sus agresores después de unas horas, informó la agencia NotieSe.

Las y los activistas agredidos, relataron que la policía estatal marcó este acto como una “riña”, sin embargo ellos señalan que esta fue una franca agresión que se dio por homofobia, ya que el atacante pensó que todas las y los activistas eran homosexuales y en realidad golpearon a las y los heterosexuales, lo que refleja una sociedad muy homofóbica y conservadora en Guanajuato.

Hilda Pérez, una de las agredidas esa noche, con lágrimas en los ojos, señaló que “esta situación es muy frustrante, ya que nosotras y nosotros trabajamos por la defensa de los derechos humanos, por la dignidad y el respeto de las diferencias sexuales, y en nuestras narices, nos aplastan de esta forma”.

Así, la madrugada del pasado lunes 26 de noviembre las y los activistas se encontraban trabajando en las instalaciones del hotel Real de Minas Poliforum, donde también se hospedaban, cuando de pronto un sujeto de nombre Fabricio Reyes, aparentemente comandante del Estado de México, y una mujer (cuya identidad se desconoce), ambos en estado de ebriedad, sin motivo alguno comenzaron a proferir expresiones peyorativas, contra las y los activistas, tales como “pinches putos”.

Tras los insultos, Fabricio Reyes se lanzó a golpes contra Eduardo Arriaga, golpeando también las computadoras con las que se encontraban trabajando, por lo que Hilda y Sonia trataron de calmar las cosas y pidieron ayuda a la recepción, actitud que enfureció aún más a la pareja, ocasionando también lesiones a las dos mujeres.

En este sentido, Hilda Pérez informó a la agencia NotieSe que la seguridad del hotel observó los acontecimientos “sin meter las manos” y que pese a que ya se había dado parte a las autoridades los agresores fueron llevados a su habitación.

LOS HECHOS

La primera patrulla, en llegar al hotel, estaba dirigida por el oficial Juan Pablo Sandoval Ramírez, quien platicó en privado con el encargado nocturno del hotel, Francisco Romero. Después de unos minutos, los uniformados se negaron a llevarse a la pareja, para que no se violase su privacidad, sin embrago ante la insistencia de las víctimas y demás compañeros que se solidarizaron, cambiaron su argumento señalando que no tenían jurisdicción sobre la zona, narró Hilda Pérez.

Posteriormente, agrega Hilda, llegó la patrulla 3712, a cargo del oficial Adrián Espinosa, quien también se reunió con Romero. Los policías, entonces, ingresaron al cuarto de los agresores. Reyes “les mostró charola y dijo ser escolta de un tal comandante Román”. Finalmente, los uniformados mencionaron que no podían hacer nada porque el hotel jamás expidió un documento titulado “huésped no grato”.

“Por lo que nos sugirieron levantar el acta correspondiente ante el Ministerio Público, ubicado en las oficinas de Previsión Social y así lo hicimos. Sin embargo, la policía no abandonó el lugar”.

Posteriormente, un hombre de apellido Canchola y tío de la mujer que acompañaba al agresor, intentó, apoyado en las autoridades, llevarse a la mujer, sin embrago los agraviados se lo impidieron ate ello Canchola trató de negociar a cambio de no hacer escándalo: “Dejen a mi sobrina en paz”, exigió y ofreció pagar los destrozos.

Sin embrago, los luchadores sociales se negaron y comenzaron a tomar fotos, por lo que Canchola expresó: “esto es denigrante para ella, es una dama”. A lo que el activista Carlos García de León contestó: “Nuestras compañeras golpeadas también son unas damas”.

Declaración que fue utilizada por el influyente para acusarlo: “No dudes de la honorabilidad de mi sobrina. Deténganlo porque me ofendió”, ordenó a los oficiales y ellos obedecieron. Ocasionando que el defensor de los derechos humanos García de León y sus colegas pagaran una multa de 300 pesos por “molestar a personas por cualquier medio de comunicación”.

En tanto que los agresores de las y los activistas salieron libres de culpabilidad, y Canchola se llevó una lista que le proporcionó el hotel con los nombres y habitaciones de las víctimas.

07/GT/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content