Inicio Alimenta tu cuerpo de amor, gozo y respeto

Alimenta tu cuerpo de amor, gozo y respeto

Por la Redacción

El sonido del corazón, el cuarto en el orden creativo del concepto de los cinco elementos, es para el Tao Curativo una ayuda importante que alimenta un proceso de compasión, la más alta expresión de virtud en el ser humano, según los antiguos taoístas.

Para la filosofía china, este órgano interno se relaciona con el elemento fuego y el verano como estación del año. En él se encuentran tanto el amor, el gozo y el respeto, a través de los cuales podemos dar y recibir al relacionarnos con las y los demás, y el odio, la impaciencia (prisa) y la crueldad que podemos observar “cuando nuestro corazón se cierra” y nos llenamos de orgullo y arrogancia.

El sentido del gusto, la lengua y el habla están relacionados con el corazón, también las axilas y el interior de los brazos, su color va del rojo oscuro al rojo claro, el horario de trabajo que le corresponde es de 11 de la mañana a una de la tarde (cuando más sangre lo irriga, y su órgano asociado es el intestino delgado que tiene un horario de trabajo de 1 a 3 de la tarde.

Su voz es la risa, para limpiarlo y mantenerlo en equilibrio el sonido curativo es Jawwww que se emite abriendo un poco la boca y redondeando los labios, emitiendo el sonido desde el corazón, pasando por la garganta.

Como en las entregas anteriores, para realizar la práctica diaria debes hacerlo por la noche antes de dormir de preferencia, cuando lo necesites (si vives una situación de impaciencia) y/o como parte de los otros cinco sonidos curativos.

La posición es sentada o sentado, en un lugar cómodo en la orilla de la silla, ojos cerrados, piernas separadas, pies bien puestos en el suelo (haciendo Tierra), habiendo relajado antes la columna vertebral (con los hombros muy sueltos), el cuello y la espalda, las manos colocadas sobre los muslos con las palmas hacia arriba.

Los pasos a seguir, según el manual El sistema completo de disciplinas taoístas de Janette Nutis, instructora Senior de Tao Curativo, son:

Con los ojos cerrados toma conciencia del corazón –centrando tu atención desde la mente en el centro del pecho– y siente su conexión con la lengua. Saborea este órgano vital, sonriendo, hasta que sientas que estás en contacto con él. Observa la calidad de tu energía, registrando cualquier sensación parecida a algo quemado como carbón, un color rojo oscuro, calor excesivo o un sentimiento de prisa, impaciencia, arrogancia o crueldad. Visualiza ahora una puesta del sol sobre el océano y/o una luz roja.
Inhala profundamente y adopta la misma postura que en el sonido del hígado (elevando los brazos hacia arriba de la cabeza, juntando las manos y llevando las palmas hacia arriba como si empujaras algo e inclínate ligeramente hacia la derecha.
Abre los ojos, cierra un poco la boca, redondea los labios y emite el sonido Jawwww de manera subvocal. Siente cómo el sonido hace que empiece a moverse el corazón (como una vibración) y cómo se va liberando todo exceso de calor, toxinas y energía de arrogancia del pericardio.
Al terminar de exhalar cierra los ojos, separa las manos junta la luz roja. Viértela sobre el cuerpo y hacia el corazón. Lentamente baja los brazos hasta llegar al corazón, con las palmas hacia este órgano, irrádialo de esta luz roja, amor y gozo.
Regresa a la posición original, descansa con los ojos cerrados y siente tu corazón. Sonríele e imagina que el sonido continúa vibrando en él, moviendo y limpiando la energía.

Acerca de este momento, dice Janette Nutis.

“Respira normalmente y ve tu corazón resplandeciendo con la luz roja de la energía del fuego. Esto fortalecerá tu corazón y activará el amor, el gozo y el respeto. Con cada respiración, trata de sentir una cálida luz roja reemplazando el exceso de calor, toxinas y energía de impaciencia, arrogancia u odio”.

Se recomienda que este ejercicio lo repitas en series de tres, es excelente para combatir dolor de garganta, resfriado, encías inflamadas, enfermedades y dolor de corazón, melancolía, nerviosismo. Si necesitas desintoxicar este órgano repite el sonido de 9 a 36 veces.

Anota la experiencia en tu Diario del Cuerpo.

henavv@yahoo.com.mx

*Periodista mexicana, facilitadora de grupos, terapeuta con Enfoque Centrado en la Persona y Gestalt, instructora asociada de Tao Curativo (www.taocurativomexico.com).
07/CV/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más