Inicio Alta vulnerabilidad para las mujeres que cruzan la frontera

Alta vulnerabilidad para las mujeres que cruzan la frontera

Por Hypatia Velasco Ramírez

“Me detuvo la patrulla en la frontera y al tercer intento logré pasar. Dejé atrás el miedo, tengo tres hijos que dejé en México en medio de la pobreza, con sus abuelos”, relata Guadalupe Hernández.

El testimonio, publicado en el texto Mujeres que Cruzan Fronteras, editado por UNIFEM añade que esta mexicana es sólo uno de los casos del nuevo patrón migratorio que se caracteriza por la feminización, concepto con el cual califica la migración actual.

De acuerdo con UNIFEM, la situación migratoria esta ligada con la pobreza “las y los inmigrantes indocumentados representan un alto porcentaje del total de personas que buscan un mejor destino en un país diferente al de su origen”. Por ello un creciente número de personas deciden cruzar la frontera principalmente hacia Estados Unidos.

La mujeres que emigran, en su mayoría, llegan en condición de indocumentadas, por lo que entran de manera clandestina, preferentemente de noche, caminando o escondidas en camiones, revela el texto.

Investigaciones realizadas en la frontera sur de México presentadas en el documento, revelan que las mujeres que cruzan solas, así como las madres de familia tienen que afrontar altos riesgos, el 70 por ciento sufren violencia y el 60 por ciento experimentan algún tipo de abuso sexual.

“Muchas permanecen en la zona fronteriza ejerciendo comercio sexual eventual, con el fin de conseguir dinero suficiente para el viaje. Se calcula que pueden permanecer alrededor de tres meses en estos lugares, trabajando en bares y centros nocturnos. Esta situación las pone también en riesgo de contraer el VIH-SIDA”.

A causa de su condición de indocumentadas la mayoría de las mujeres consigue empleos como trabajadoras domésticas, en cafeterías, restoranes, intendencia, mucamas de hotel y/o empacadoras, trabajos que representan mejores condiciones laborales respecto a las que trabajan en servicio doméstico.

Por su parte, el Consejo Nacional de Población (CONAPO) pone de manifiesto que las mujeres jóvenes entre 12 y 24 años cuya escolaridad es mayor respecto a la de los hombres, son las principales migrantes hacia Estados Unidos.

La edición de UNIFEM considera que existe “un vacío de información sobre la compleja realidad de las trabajadoras mexicanas en Estados Unidos”.

“Podemos pensar que, ante los límites de la política, se requiere de mayor cooperación para que las mujeres que cruzan fronteras, en busca de un mejor destino, lo puedan hacer con pleno respeto a sus derechos, sin importar edad, tradiciones, costumbres, creencias religiosas o su situación migratoria”, concluye.

06/HV/LR/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más