Inicio Angela Davis, la revolucionaria perseguida por el FBI

Angela Davis, la revolucionaria perseguida por el FBI

Por la Redacción

Nada mejor que un buen “look” para hacer digeribles las posturas radicales. Como el Che Guevara, Angela Davis, feminista, comunista y activista de la causa negra, tenía todo lo necesario para convertirse en un icono pop.

Era guapa, se peinaba a lo afro con grandes aretes africanos y llevaba las minifaldas como nadie. Su correspondencia con George Jackson, asesinado en la prisión de San Quintín, añadía el imprescindible toque romántico.

Las revistas femeninas hablaban continuamente de la profesora de filosofía, cabecilla de la liberación de la raza negra, mientras las familias españolas reunidas ante el televisor en sus feos tresillos de skai, pudieron ver muchas veces en el telediario de las diez la imagen de la extraña revolucionaria perseguida por el FBI como cómplice de asesinato.

Angela Davis había sido discriminada desde niña por partida doble. En su natal Birmingham (Alabama) imperaban las leyes racistas: las escuelas, los cines y todos los lugares públicos estaban segregados y los negros debían sentarse en los asientos posteriores de los autobuses urbanos.

Pero, además, Angela también sufrió el desprecio de sus compañeras de escuela y de sus vecinos por tener el pelo ondulado y la piel color café con leche.

Del mismo modo, tuvo que enfrentarse a los prejuicios de sus compañeros de lucha que utilizaban el activismo político para afirmar su virilidad y pretendían relegar a la mujer a los papeles tradicionales.

En lugar de ir dando tumbos por ahí como Eldridge Cleaver, Stokely Carmichael, Bobby Seale y otros activistas negros de la época, Angela pronto tuvo una fuerte base ideológica marxista en la que apoyarse.

Según su autobiografía de 1974, Angela nunca se deja llevar por el odio ni por el sentimentalismo y es siempre la revolucionaria perfecta.

Aislada en una celda de poco más de un metro y medio está a punto de desfallecer pero se niega a compadecerse de sí misma, rechaza su individualismo y pronto vuelve a concentrarse en la causa de los prisioneros políticos.

Entonces le llegan los gritos de los manifestantes: “¡Libertad para Angela Davis!” coreados por el resto de las reclusas, Angela se pone a gritar “¡Libertad para Helen! ¡Libertad para Amy! ¡Libertad para Joann!”, etc. hasta acabar completamente afónica.

Para Angela, la liberación de la raza negra y la liberación de la mujer no podían separarse de la lucha de clases. Aunque durante mucho tiempo consideró el Partido Comunista norteamericano demasiado moderado, Angela forma parte del mismo desde 1968.

En las elecciones presidenciales de 1980 se presentó como candidata a vicepresidenta. Actualmente es profesora de la Universidad de California en Santa Cruz y sigue activa en el campo político y social. La reforma de los regímenes penitenciarios es su principal objetivo.

A través de 13 ensayos Angela Davis traza un recorrido tanto por los mitos como por las lagunas históricas de la experiencia de las mujeres negras.

Aborda el sexismo en las luchas por la abolición de la esclavitud, el racismo en el movimiento sufragista y la articulación de la raza y la clase en los primeros momentos de la lucha por la emancipación de las mujeres.

También los significados específicos de la emancipación, de la explotación sexual y de clase, las experiencias organizativas autónomas de las mujeres negras.

Todos estos avatares están vertebrados por una continuidad histórica y política que, según Davis, es preciso analizar para entender las dinámicas de explotación y las estrategias de liberación, no sólo de las mujeres negras sino de todas las mujeres.

2003/FO/MEL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más