Inicio » Anillo vaginal: anticonceptivo eficaz, pero poco accesible

Anillo vaginal: anticonceptivo eficaz, pero poco accesible

Por Liliana Aguirre

El anillo vaginal es uno de los métodos anticonceptivos más novedosos, cómodo y seguro para las mujeres. Sin embargo, no es muy utilizado por su elevado costo económico, que lo restringe únicamente a sectores de economía alta.

Este método se presenta con la forma de una goma delgada, flexible, circular, de látex, muy parecida a las que se utilizan para amarrar el cabello. Usualmente es de color transparente y se introduce en la vagina para evitar la concepción mediante hormonas como el estrógeno y la progesterona.

Silvia tiene 28 años y utiliza el anillo vaginal desde hace tres. Ella asegura a SEMlac que resulta mucho mejor que las pastillas anticonceptivas o la inyección esterilizante, ya que no le provoca reacciones secundarias en el organismo, como otros métodos.

“Con el anillo vaginal no he experimentado las molestias de otros métodos anticonceptivos elaborados con hormonas. Cuando tomaba la píldora, sentía cambios desfavorables en mi cuerpo, como aumento de peso y depresión”, asegura.

El médico me dijo que era una reacción a las hormonas. En cambio, con el anillo me siento estupenda y no me ha causado nada fuera de lo normal”, comenta.

Sin embargo, no todas las mujeres pueden acceder al uso del anillo vaginal por su elevado costo, que oscila, en Latinoamérica, entre 30 y 60 dólares, lo que ha restringido su uso.

Estudios de empresas farmacéuticas, revelan que, de cada 100 mujeres, durante un año de uso del anillo vaginal, existe la probabilidad de que sólo una se embarace.

Una vez dentro de la vagina, este método anticonceptivo desprende hormonas que se localizan en el útero y, de esta forma, evitan la concepción.

“Cuando se coloca el anillo vaginal, la mujer debe tenerlo en la vagina por tres semanas y la cuarta quitárselo y descansar”, explica a SEMlac la ginecóloga Elena Rivadeneira, quien atiende una consulta de planificación familiar desde hace cinco años.

Además, añade, “durante la primera semana, cuando es colocado en la vagina, no se pueden sostener relaciones sexuales. A partir de la segunda ya la actividad sexual puede ser normal y continua, sin temor a un embarazo no deseado.”

Otro punto importante es que el aparato sexual femenino debe descansar la cuarta semana, es decir, durante la menstruación y, para ello, hay que retirar el anillo y desecharlo. Sin este dispositivo dentro, el embarazo es probable.

“Cuando el anillo vaginal se mueve y logra salirse de la vagina, es necesario utilizar uno nuevo inmediatamente, ya que se corre el riesgo de un embarazo”, recomienda la ginecóloga.

Los anillos son desechables y duran un mes, tiempo después del cual deben ser reemplazados por uno nuevo, como garantía de poder experimentar una sexualidad plena, sin riesgo de embarazo.

07/LA/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: