Inicio Apenas mil trabajadoras del hogar están afiliadas al IMSS

Apenas mil trabajadoras del hogar están afiliadas al IMSS

Por la Redacción

El trabajo doméstico remunerado representa el 22.6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de México, incluso rebasa la contribución de los sectores manufacturero y agrícola, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), no obstante, siguen sin respetarse los derechos de las mujeres dedicadas a esta labor.
 
Marcelina Bautista, directora del Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (CACEH), en su artículo “Una reforma laboral protectora de las trabajadoras del hogar” reconoce la necesidad de modificaciones legales que protejan los derechos de las trabajadoras del hogar.
 
En el texto –publicado en el libro “40 años, 40 respuestas. Ideas para la democratización del mundo del trabajo”– Bautista demanda un ámbito laboral digno para estas mujeres, su reconocimiento social y que las autoridades incluyan en las cuentas públicas su aportación económica.
 
La directora del CACEH critica que “el trabajo doméstico remunerado es invisible, minimizado y mal regulado; las trabajadoras son mayoritariamente mujeres, y en mucho de los casos niñas que han dejado el estudio para dedicarse al cuidado de otros niños, siguen bajo explotación y mal pagadas, y su situación es vulnerable frente al abuso físico y sexual por parte de los hombres de la casa”.
 
De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) 2008, del total de trabajadores en servicios domésticos el 88.9 por ciento son mujeres. El 33.6 por ciento de ellas no terminó la primaria; sólo 34 por ciento concluyó la primaria y 27.8 por ciento acabó la secundaria.
 
Por otro lado, ONU Mujeres revela que 57 por ciento de las mexicanas no tiene seguridad social y sólo 10 por ciento de las trabajadoras acceden a la jubilación, derecho del que goza el 51 por ciento de los varones.
 
Según el Inegi, de los cerca de 2 millones de trabajadoras del hogar, sólo mil 52 están afiliadas al IMSS, esto representa el 0.01 por ciento del total. Menos del 5 por ciento tiene contrato escrito y las que lo tienen, sólo en pocas ocasiones gozan de derechos como servicio médico, vacaciones y aguinaldo.

El 87 por ciento de ellas recibe dos salarios mínimos o menos, y sólo el 13 por ciento gana tres salarios mínimos o más, mientras que los hombres dedicados al trabajo doméstico ganan en promedio 25 por ciento más que las mujeres.
 
“El trabajo doméstico implica un gran esfuerzo para obtener resultados que redundan en el beneficio familiar y para fortalecer el desarrollo de la sociedad”, explica Marcelina Bautista en su artículo.
 
La activista propone renunciar a los estereotipos sexistas en el desempeño de las responsabilidades del hogar, legitimar la intervención masculina en estas actividades, así como una formación educativa para crecer con y en equidad, dejando atrás los patrones culturales discriminatorios.
 
La directora del CACEH reflexiona sobre el aporte de las trabajadoras del hogar en el funcionamiento de la sociedad, pues gracias a ellas las personas pueden asistir a sus empleos. “Sin esta labor muchas personas no podrían integrarse a la unidad social y económica”, ya que ellas se convierten en un apoyo en la vida de sus patronas o patrones.
 
12/FAA/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content