Inicio » Aprobada la Ley de Igualdad

Aprobada la Ley de Igualdad

Por Lucero Saldaña

El Senado de la República aprobó por unanimidad una nueva ley que presenté a finales del año pasado sobre un tema, que ha sido bandera de revoluciones, parte integrante de constituciones, pero que no puede quedar como enunciado únicamente.

Haber sido una de entre muchas mujeres que me han antecedido y seguirán en el camino para hacer efectivo el principio, el valor y el derecho a la igualdad entre mujeres y hombres, es un honor que gozo plenamente.

Debo dar gracias a quien creó a su imagen la raza humana en dos cuerpos diferenciados pero con igual valor, y a tantas personas que me acompañaron en este propósito. Al Senador Enrique Jackson su respaldo incondicional y la gran ayuda de su equipo.

A todas y todos los senadores que con sus comentarios y voto unánime hicieron posible que hoy estemos con la confianza de que el proceso legislativo se complemente con la aprobación de la Cámara de Diputados y se publique para entrar en vigor de manera inmediata la nueva Ley General para Igualdad entre Mujeres y Hombres

Esta muestra de sororidad entre mujeres plurales y de solidaridad de los hombres, rebasó prejuicios y mentalidades que por tantos siglos hemos cargado ambos.

El contenido de la ley va más allá de las buenas intenciones de colocar conceptos y acciones específicos para atender la problemática de la discriminación por razones de sexo. Su espíritu tiene que ver con la necesidad de la reconciliación de las relaciones entre los hombres y mujeres de México.

Hace treinta años se reformó la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos para inscribir ese principio de igualdad, es obvio que hemos avanzado mucho en todas las esferas del desarrollo, en estas tres décadas; sin embargo, persisten grandes desigualdades que necesitamos corregir.

La fórmula expresada por Aristóteles en La Política, cuando afirma que “parece que la justicia consiste en la igualdad, y así es pero no para todos, sino para los iguales; y la desigualdad parece ser justa, y lo es, en efecto, pero no para todos, sino para los desiguales”. Aunque aquí las mujeres no estaban pensadas como iguales. Hoy recogemos estas ideas para asumirnos también humanas.

El activismo de las mujeres de la sociedad civil, ha sido la fuerza principal para que se den los cambios legislativos de consenso.

Un movimiento de mujeres fuerte y autónomo puede ampliar grandemente la influencia de las mujeres en la toma de decisiones, proveyendo un soporte y legitimidad a las propuestas planteadas y que encuentran resistencia por la incomprensión sobre las cuestiones de género en los gobiernos.

Aquí debo hacer un reconocimiento a los grupos sociales que contribuyeron en el análisis de la ley. Así como los centros de estudios de género de COLMEX y el PUEG, el Instituto Nacional de las Mujeres, expertas en el tema como la Mujer Europea del Año 2004, Teresa Freixes; las embajadoras Aída Gonzáles y Carmen Moreno; a mi amiga la subprocuradora del Distrito Federañ, Bárbara Illán, así como a Laura Salinas y Alicia Elena Pérez Duarte.

De mujeres representantes de organismos internacionales como UNICEF, CEPAL, a la primera Gobernadora de México Griselda Álvarez, a los organismos de las mujeres de los partidos políticos, a la red de legisladoras de COMCE, la red de mujeres munícipes, organizaciones de la sociedad civil, entre otras.

La igualdad entre mujeres y hombres no sólo es la meta, sino un objetivo para alcanzar los demás objetivos, si queremos encontrar soluciones sostenibles a los desafíos identificados para este siglo que incluyen tanto el desarrollo, como la seguridad humana y la potenciación de las mujeres. Debemos lograr juntos un país, una sociedad donde familias vivan libres de temor por la inseguridad y de miseria por exclusión.

El compromiso es con ésta y las siguientes generaciones, siendo congruentes como Poder Legislativo con uno de los grandes temas pendientes de la agenda nacional que incide sustancialmente en las grandes reformas que nuestro país está demandando.

Senadora de la República. lsaldana.spri@senado.gob.mx

2005/LS/SJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: