Inicio » Argentina: “la lógica demencial del femicidio”

Argentina: “la lógica demencial del femicidio”

Por la Redacción

Continúa este recuento de tan sólo 10 casos de violencia contra las mujeres, de los muchos que se han cometido en este país latinoamericano, donde las víctimas son mujeres argentinas, pero el agravio es para todas las del mundo.

Liliana Tallarico, Ana Fuschini y Verónica Juárez son los nombres de las mujeres cuya evocación nos recuerda que no ha terminado el sufrimiento.

LILIANA TALLARICO

El testimonio de una niña no es creíble

Murió degollada en su departamento de La Plata, el 5 de febrero de 1994.

Valeria Jara, su hija ?de diez años por entonces? fue testigo y víctima del hecho. Tras el crimen, la niña escapó de la habitación anudando sábanas para bajar ocho pisos y vivió con su padre hasta que en 2001 confesó que éste la había violado. Aseguró entonces que esas actitudes incestuosas motivaron el crimen de su madre.

El juez Guillermo Labombarda, a partir de la primera declaración de Valeria Jara, considera como principal sospechoso a Oscar Murillo, quien fue detenido, luego sobreseído provisoriamente en julio de 1997, y definitivamente en diciembre de ese año por la Sala IV de la Cámara Penal platense.

Oscar Murillo era el director del Ballet Brandsen, que integraba Liliana Tallarico, y con quien se la vinculaba sentimentalmente.

La causa tomó un nuevo giro a partir de la declaración de Valeria, cuando acusó a su padre en 2001. En febrero de ese año, Jara fue acusado de “homicidio” y permaneció detenido ocho meses, aunque en septiembre la Sala IV de la Cámara Penal platense ordenó la falta de mérito.

El juez Horacio Nardo había elevado el expediente a juicio oral, pero la sala IV de la Cámara Penal platense consideró que el testimonio no era creíble y que no había otras pruebas para ratificar esa hipótesis. Y en diciembre de 2004 ordenó el sobreseimiento provisorio del ex marido de Tallarico.

Por el crimen no hay detenidos y las pruebas contra el único sospechoso se derrumban favorecidas por el paso del tiempo. En julio de 2005, se dispuso el ‘archivo provisorio’ del expediente y el caso puede quedar impune si en veinticuatro meses no se incorporan nuevas pruebas.

Para el juez Horacio Nardo existen pruebas e indicios para acreditar que el autor del hecho fue su ex esposo Luis Jara.

ANA FUSCHINI

Una red de prostitución organizada y cuerda

Su cuerpo apareció sin vida el 5 de diciembre de 2004 en Mar del Plata, provincia de Buenos Aires. Había sido estrangulada con un cordón.

Por el hecho se procesó a Horacio Julián Barroso, quien según fuentes de la investigación “veía seguido” a Analía tanto en el prostíbulo donde trabajaba como en la calle.

Al investigar su caso se encontró el cuerpo de Verónica Juárez.

Barroso fue detenido por ‘”homicidio” y se le dictó prisión preventiva por considerarlo autor material del ahorcamiento de Verónica. Fue probado que había sido pareja de las dos víctimas.

La saga de crímenes y desapariciones de mujeres en Mar del Plata comenzó en julio de 1996 y en principio se le atribuyeron a un asesino serial, bautizado como ‘El loco de la Ruta’.

Sin embargo una investigación reveló que detrás de los casos operaba una organización de delincuentes y policías. Y el procurador general de la Suprema Corte bonaerense confirmó oportunamente que los asesinatos los cometió una banda de policías y civiles que manejaban una red de prostitución.

El Centro de Ayuda a la Mujer Maltratada puso de manifiesto estas conexiones y complicidades. La Asociación de Meretrices (AMMAR) realizó en 2002 una marcha denunciando que veintiocho mujeres habían desaparecido o habían sido asesinadas en Mar del Plata.

El testimonio de dos policías, que admitieron ser parte de una organización que protegía y organizaba el negocio de la prostitución, involucró al ex fiscal federal de Mar del Plata, Marcelo García Berro, procesado y separado de su cargo. Y doce policías fueron procesados por el delito de asociación ilícita el 27 de noviembre de 2003.

El juez Hooft los imputó por privación de la libertad calificada y homicidio resultante. En la resolución que fundamentó el procesamiento, el magistrado describió que en Mar del Plata operaba “una red de prostitución” y que los policías detenidos en el marco de la causa integraban una asociación ilícita.

06/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: