Inicio » Ataques cardiacos, primera causa de muerte femenina en EU

Ataques cardiacos, primera causa de muerte femenina en EU

Por María Elena López Segura

Mientras en el mundo en desarrollo millones de mujeres mueren por enfermedades vinculadas a la pobreza, la sociedad estadounidense ve morir a sus madres, hijas, esposas, hermanas o compañeras de ataques cardiacos, mal que ocupa el primer sitio como causa de mortandad femenina en el país más poderoso del mundo.

Los ataques cardiacos matan a una de cada tres mujeres en Estados Unidos, hecho al que están asociados la vida sedentaria, el tabaquismo, sobrepeso, presión alta, diabetes y exceso de colesterol, sin que exista conciencia entre la población femenina estadounidense sobre el peligro en que vive.

Cada año 1.1 millones de hombres y mujeres estadounidenses sufren ataques al corazón, alrededor de 460 mil de ellos mueren y cerca de la mitad de esas muertes ocurren en la hora posterior al momento en que se presentaron los primeros síntomas, antes de que la persona afectada llegue al hospital.

Según el Instituto de Enfermedades del Corazón, Pulmón y Sangre de Estados Unidos (NHLBI por sus siglas en inglés), menos de la tercera parte de las mujeres estadounidenses saben que los ataques cardiacos encabezan la lista de padecimientos que pueden causarles la muerte y si sobreviven a uno, su calidad de vida cambia para siempre.

La institución inició una campaña llamada “La verdad del corazón”, destinada a sensibilizar a las mujeres estadounidenses de los riesgos que afrontan y la forma de evitar convertirse en una estadística más.

Para el NHLBI, las mujeres aún no descubren que los ataques cardiacos, antes casi exclusivos de los hombres, comenzaron a hacer estragos en ellas.

La campaña convoca a las mujeres a acercarse al médico para obtener información, determinar el riesgo según sus características particulares y actuar con base en las recomendaciones de los especialistas para evitar un ataque cardiaco.

Aunque la campaña está dirigida a mujeres con edades de 40 a 60 años, los expertos no descartan que el mal afecte a jóvenes que presenten uno o más de los factores de riesgo.

Stephanie, de 38 años, sufrió un ataque cardiaco mientras trabajaba, por fortuna en un hospital. “Creí que tenía indigestión, si no hubiera estado en el trabajo no habría sabido qué estaba pasando, tengo que hacer algunos cambios, como bajar de peso y dejar de fumar, pero con un esposo, cuatro hijos y un trabajo, es difícil darme tiempo”, relató.

CÓMO RECONOCER LOS SÍNTOMAS

Al igual que en los hombres, el síntoma más común de un ataque cardiaco es un dolor o malestar en el centro del pecho, aunque en las mujeres suelen presentarse otros indicios como dificultad para respirar, náuseas, vómito, malestar en los brazos y cuello, y dolor de espalda, cabeza o quijada.

La posibilidad de un ataque cardiaco es algo en lo que nadie quiere pensar, pero aprender a reconocer los síntomas y prepararnos para saber qué hacer, puede significar la diferencia entre la vida y la muerte, probablemente la propia.

Muchos aún creemos que un ataque al corazón ocurre siempre como lo hemos visto en las películas, en las que una persona sufre un repentino dolor de pecho y brazo izquierdo y cae de bruces. Sin embargo, muchos de estos ataques comienzan lentamente, como un simple malestar indefinido.

Incluso aquellos que ya han sufrido alguno, a veces no reconocen los síntomas en los siguientes, porque ninguno es igual.

Para reducir las posibilidades de un ataque cardiaco, incluso si ya se ha tenido alguno o hay otras afecciones del corazón, los expertos recomiendan seis pasos: dejar de fumar, bajar de peso, buscar ayuda médica para bajar la presión arterial, reducir el colesterol, controlar la diabetes y hacer ejercicio.

MEL/RGR

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: