Inicio Autopsia confirmó que Yadira fue asesinada, no murió ahogada

Autopsia confirmó que Yadira fue asesinada, no murió ahogada

Por Redaccion

El homicidio de Yadira, estudiante de secundaria de 13 años de edad, y de sus amigas Marlen y Nayeli, ocurridos en mayo pasado, no constituyen un hecho aislado en Tamaulipas, pues la entidad, colindante con Bronswille, Texas, ocupaba en 2004 el lugar número 17 en asesinatos de mujeres, de acuerdo con la Comisión Especial del Feminicidio de la LXIX Legislatura, encabezada por la ex diputada Marcela Lagarde y de los Ríos.

Agentes del Departamento de Policía de Brownsville afirmaron en un primer momento que Yadira, cuyo cuerpo fue hallado flotando en el río Bravo, habían muerto por ahogamiento, que “fue accidental ya que no se encontró semen en la vagina”; la autopsia reveló un asesinato.

El 27 de mayo de este año, Yadira Hernández, de 13 años de edad, fue hallada muerta con rasgos de violencia en el Río Bravo. Era estudiante de la secundaria número 7 en la ciudad de Matamoros, Tamaulipas.

El día que fue encontrada sin vida, asesinada, fue reportada como desaparecida por sus padres quienes fueron notificados que Yadira no asistió a la escuela, más tarde se supo que “se fue de pinta” con dos de sus amigas: Marlen y Nayeli, estudiantes de la misma secundaria a la zona de “Las piedritas”, ubicada a la altura del puente internacional Viejo.

Ese mismo día, la policía inició la búsqueda de Yadira y sus amigas. Al sospechar que se trataba de un homicidio, solicitaron la intervención de la unidad de detectives del departamento de policías de Brownsville, Texas, quienes en presencia de un juez de la misma unidad, ordenaron la autopsia.

La doctora Norma Jean Farley del Servicio de Autopsia y Experta en Testimonios de McAllen, fue la encargada de hacerlo y confirmó oficialmente que la muerte de Yadira Hernández, de 13 años de edad, fue un homicidio con violencia.

El reporte de autopsia realizado por Farley determinó que encontró evidencia de lesiones en el cuello y en las regiones intramuscular, lateral, anterior y posterior, del pecho. “El cadáver presentó escoriaciones rojas en dorso y en las extremidades superior e inferior”.

Farley concluyó que la menor de edad “murió como resultado de un homicidio con violencia. En la autopsia se observó una hemorragia intramuscular entre los músculos lateral, anterior y superior del pecho, incluyendo la región clavicular y supraclavicular”, dice el reporte.

Se detectó también, dijo la experta, una hemorragia interna en el cuello, incluyendo los músculos externocleidomastoide, el músculo externotiroide y los dos cuernos de la tiroides incluyendo la parte baja del ojo izquierdo.

Por estas lesiones, enfatizó, “se confirma que el deceso de la menor fue por asfixia debido a un estrangulamiento”.

Los cuerpos de Marlen y Nayeli también fueron rescatados en el mismo lugar y también presentaban huellas de violencia.

De acuerdo con el reporte oficial de la experta, la muerte de Yadira no supone un ahogamiento como en un primer momento informaron los agentes del Departamento de Policía de Brownsville, quienes establecieron que la muerte de la adolescente “fue accidental ya que no se encontró semen en la vagina”, al tiempo que el cuerpo de la menor fue encontrado flotando en el río Bravo, parcialmente vestida.

En la investigación determinaron también que las dos amigas de Yadira “se estaban ahogando y ésta las intentó rescatar, pero fue jalada por éstas al río”.

No obstante, Jean Farley ha enfatizado en su autopsia que la muerte de Yadira no fue accidental, obedeció a un a un edema pulmonar ocasionado por estrangulamiento, por lo que dijo “sigue siendo un homicidio”.

A 2004, Tamaulipas, entidad federativa ubicada al norte de la República Mexicana cuya frontera colinda con Bronswille, Texas, se ubicaba a nivel nacional en el lugar número 17 en cuanto a la tasa de homicidios femeninos por entidad federativa realizada por la Comisión Especial del feminicidio de la LXIX Legislatura.

Como lo señala en su informe Violencia Feminicida en la República Mexicana, “los homicidios de niñas y adolescentes son una de las más brutales manifestaciones de la violencia feminicida, en éstas convergen su pertenencia al género femenino, su condición de edad y su condición de dependencia y vulnerabilidad”.

De acuerdo con esta investigación, en 2004, de las 16 procuradurías que enviaron información desglosada por edades solicitada por dicha comisión para la elaboración de su informe, más de la mitad de éstas reportaron homicidios de niñas y adolescentes, entre las que se ubicó Tamaulipas.

Así, la tasa de homicidios femeninos por entidad federativa realizada por la Comisión en este año correspondió a mil 684 defunciones por cada cien mil mujeres en esta entidad federativa.

En un desglose, la comisión especial detectó que por grupos de edad de 0 a 14 años, Tamaulipas ocupó el doceavo lugar, con mil 135 asesinatos por cada cien mil de niñas y adolescentes y en el rango de 15 a 59 años, el lugar 17, con dos mil 151 asesinatos.

08/LGL/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más