Inicio Autoridades de Naucalpan discriminan a profesora transgénero

Autoridades de Naucalpan discriminan a profesora transgénero

Por Redaccion

Tras quitarse el “disfraz” de varón, la profesora transgénero Wendy Rojas Rubio salió del clóset este ciclo escolar, decisión que provocó la actuación discriminatoria de Agustín García Granados, director de la Escuela Secundaria 490 Ateneo de la juventud, en donde la docente se desempeñaba como orientadora de los grupos de primer grado, informa NotieSe.

García Granados le avisó en agosto pasado que madres y padres de familia no la querían por su condición de transgénero, cuando éstos aún ni la conocían. “Aquí tenemos muchos chavitos que son como usted. Imagínese, ven a su maestro así, al rato van a querer venir de niñas”, arguyó. Acto seguido, el funcionario mandó a la docente al Departamento de Secundarias del Estado de México, ubicado en la ciudad de Toluca.

El titular de dicha dependencia, Giliberto Hernández Campuzano, le dijo a la orientadora: “Yo tengo aquí su nombramiento. Aquí dice que usted es José Rojas. Es un orientador, es varón, y yo lo que veo aquí es una mujer. Con esa imagen usted no puede trabajar”.

En respuesta, Wendy, quien es licenciada en psicología educativa y tiene una década de experiencia docente en el sistema educativo, interpuso una queja ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (Codhem), en donde fue atendida por la licenciada Arlén Mafud, quien resolvió: “No procedió su demanda. Usted es hombre. No es posible que usted ande así. Aquí está su acta de nacimiento”, pegándole con la mano al documento.

Molesta, la quejosa pidió a la oficina nororiente de la Codhem, ubicada en el municipio de Tlalnepantla, que su caso se canalizara con otra persona. Entonces, le asignaron a Gastón López, quien la trató con dignidad, pero apenas la semana pasada fue cambiado por Filiberto García, quien hasta ahora lleva el expediente número 4097.

Durante septiembre y octubre, la profesora dejó de ir a la escuela porque García Granados la enviaba una y otra vez con diversas autoridades educativas. Pero en noviembre regresó a las aulas. Rojas intuye que fue por la presión de la Codhem. Entonces, se dedicó por completo a su labor como orientadora: pasar calificaciones a las boletas, entregarlas a madres y padres de familia y cubrir las horas de clases cuando maestras o maestros no asistieran.

Las y los adolescentes y sus familias, así como los colegas de Rojas, jamás mostraron actitudes burlonas o transfóbicas. “Me dieron todo su apoyo, su amistad y solidaridad. Incluso, los alumnos me comentaban: ‘Maestra, mi mamá me dijo que las personas como usted son de mucho respeto porque salen adelante de muchas adversidades’. Todos me decían ‘maestra Wendy, yo la admiro”. Sólo el director y el subdirector mostraban su aversión. Por ejemplo, un día le pidieron “de favor” que usara los baños de hombres, relató la psicóloga a NotieSe.

Sin embargo, el 3 de diciembre pasado, un grupo de aproximadamente 30 madres y padres de familia se apostó en las entradas del colegio para impedirle el acceso a Wendy, quien después de 45 minutos logró sortear los obstáculos y llegó hasta la dirección. Ahí, una de las manifestantes le gritó que “ella tenía más huevos que yo. Que me iba a dar en la madre. ‘¡Pinche puto, pinche maricón!’ Nadie se metió. El director les había dado la instrucción de que me sacaran de mis casillas para que yo los agrediera”.

Supuestamente la Asamblea de Padres de Familia fue la que solicitó el retiro de Wendy, quien supo que el funcionario previamente llevó a cabo tres juntas para convencer a las y los progenitores y tutores de correr a la mujer transgénero a cambio de pasar las materias reprobadas y condonarles el pago de inscripción.

Los dos grupos de primer año de secundaria salieron de los salones para expresarle su apoyo incondicional. Asimismo, pegaron en la escuela letreros con leyendas como las siguientes: “Todos somos iguales” y “No a la discriminación”, los cuales fueron retirados por las autoridades del plantel, bajo la amenaza “a los que vuelvan a poner esto, los vamos a suspender, esto son babosadas, tonterías”.

En tanto, la maestra Wendy fue enviada a la Coordinación Regional de Educación Básica de Naucalpan, en donde firma y cobra su salario, pero no tiene un puesto asignado, se encuentra en “la sala de espera” hasta que se resuelva el asunto.

A cuatro meses del calvario, expresó Wendy, “siento que están retrasando mucho este asunto. La Codhem no ha ido a hacer las investigaciones a la escuela. No entiendo por qué. Yo ya puse un ultimátum, si no se hacen las investigaciones, la comunidad lésbico, gay, bisexual, transexual y transgénero que me apoya, hará una manifestación pública afuera de las oficinas de la Codhem. Tengo que regresar a la escuela con mis alumnos –los extraño– y se tiene que sancionar a los culpables”, dijo la profesora a NotieSe.

07/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content