Inicio » Bulimia y anorexia, la tiranía de los cuerpos

Bulimia y anorexia, la tiranía de los cuerpos

Por Norma Loto

El culto a la delgadez, como equivalente de belleza y perfección, se ha convertido en Argentina en una dañina tiranía que se aleja cada vez más de los parámetros de la buena salud.

De acuerdo con algunas estimaciones, en los últimos años los argentinos gastaron más de 20 millones de pesos (unos seis millones 400 mil dólares) en productos para adelgazar.

Seguramente, en esta enorme masa de consumidores se encuentran casos de personas que transitan por la bulimia y la anorexia.

La Asociación de Lucha contra la Bulimia y la Anorexia, una de las organizaciones con más experiencia en el tema, define ambos padecimientos como “las alteraciones más comunes de la conducta en el acto de comer”. Y aunque se refiere a este hábito, no tiene relación directa con la comida; su raíz está en el miedo a vivir y a crecer”.

Y añade: “Las señales más claras de estas enfermedades se descubren a través del rechazo a mantenerse en el peso corporal según la edad y la talla”.

En general, quienes padecen anorexia suelen perder mucho peso y quienes sufren bulimia experimentan los denominados “atracones” y terminan por despedir el alimento del cuerpo. La entidad aclara que esta relación compulsiva con la comida no siempre produce el adelgazamiento.

Estadísticas de la Organización Mundial de la Salud refieren que el índice de mortalidad por bulimia y anorexia en el mundo es de 15 por ciento y que el 90 por ciento de quienes sufren esas afecciones son mujeres.

La Asociación de Lucha contra la Bulimia y la Anorexia sostiene que uno de cada 10 jóvenes padece estas enfermedades en el país y la desnutrición constituye la principal causa de muerte en quienes han transitado esas patologías.

“Ambas se dan en todas las clases sociales y en todas las razas, aunque las clases privilegiadas soportan más la presión de la cultura y necesitan soñar a través del cuerpo”, manifestó a SEMlac la doctora Mabel Bello, directora de esta institución.

Dijo que existen múltiples causas para que aparezcan estos padecimientos. Sin embargo, una de las razones más importantes es la dispersión de la familia, lo cual trae por consecuencia que los jóvenes tengan menos seguridad y más incertidumbres, precisó Bello.

“Además, estamos en una sociedad y en una cultura que no da opción a los jóvenes. Ellos tienen cada vez más dificultades y sucumben ante tantas presiones del medio. Estas patologías son características de este tiempo y tienen que ver con el exceso de individualismo, la falta de valores y el consumismo”, puntualizó.

06/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: