Cada vez más mujeres usan fecundación in vitro

Derechos Sexuales y Reproductivos
    Profesionistas británicas evitan relaciones sexuales
Cada vez más mujeres usan fecundación in vitro
Cimac | Londres.- 28/09/2005

Mujeres de carrera, de edades comprendidas entre treinta y cuarenta y pocos años, cada vez recurren más a la fecundación in vitro pese a ser fértiles y antes de haber agotado la posibilidad de concebir de modo natural. Esas profesionales están dispuestas a pagar miles de libras por tratamientos de ese tipo en clínicas privadas, pese a sus eventuales efectos negativos.

Muchos expertos en fertilidad creen que la fecundación in vitro brinda a las mujeres más probabilidades de quedar embarazadas que las relaciones sexuales tradicionales: una de tres, en un sólo ciclo, si la mujer tiene menos de treinta y cinco años.

Con la concepción natural las probabilidades son una de cuatro, aunque la pareja tenga una vida sexual activa, es decir, al menos tres contactos sexuales por semana, de acuerdo con información publicada por el diario dominical británico Daily Telegraph y retomada por agencias varias.

Cada año, alrededor de 43 mil británicas reciben tratamiento para la fecundación in vitro; el costo es de unos 3,650 euros por cada sesión. No obstante, según las directrices del gobierno británico para el Servicio Nacional de Salud, un tratamiento de ese tipo debe administrarse sólo a mujeres de entre 23 y 39 años con un problema de fertilidad claramente identificado, o a aquéllas que han sufrido ese tipo de problemas en los tres últimos años.

El ginecólogo Michael Dooley, citado por el periódico, afirma que en los últimos cinco años ha sido testigo de un incremento del 20 por ciento en el número de pacientes que desean ese tratamiento, aunque sin necesitarlo realmente. "Muchas parejas no tienen vida sexual, o si la tienen, es insuficiente. La concepción se ha tornado demasiado clínica. Cada vez se recurre menos al sexo y a las relaciones amorosas en beneficio de la concepción médica", sostiene.

Según el profesor Gedis Grudzinskas, del Centro de Fertilidad, Ginecología y Genética de Londres, "muchas personas de más de treinta años o comienzos de los cuarenta están tan absorbidas por su vida profesional que tienen pocas oportunidades de concebir".

Por su parte, Bill Ledger, especialista en problemas de fertilidad en el Royal Hallmshire Hospital de Sheffield, en el Reino Unido, calcula que una de cada cuarenta mujeres busca tratamiento de fecundación in vitro en ese centro.

05/YT