Inicio » Capitalinas más pobres gastan 30 horas para abastecerse de agua

Capitalinas más pobres gastan 30 horas para abastecerse de agua

Por Anaiz Zamora Márquez
agua04ciudadanosenredcommx

En el Distrito Federal existe una mala planificación territorial y de infraestructura hídrica, que deriva en una inequitativa distribución del agua potable y la violación del Derecho Humano (DH) a contar con el vital líquido, por lo que las capitalinas de escasos recursos son las más agraviadas ante esta situación.

Al conmemorar el Día Mundial del Agua (22 de marzo), especialistas e integrantes de la academia llevaron a cabo el conversatorio “Presente y futuro del derecho al agua en la Ciudad de México”, en el que destacaron que el DF no enfrenta un problema de escasez de agua, sino una falta de políticas públicas que garanticen la distribución equitativa del recurso.
 
El evento realizado hoy en la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) también forma parte del reclamo de la sociedad civil para que la Ley General de Aguas –cuya discusión se detuvo en la Cámara de Diputados– se enmarque en el compromiso adquirido por el Estado mexicano para garantizar a toda la población el DH al agua.
 
El doctor Arsenio González Reynoso, investigador del Instituto José María Luis Mora, señaló que la capital enfrenta una dinámica demográfica y social distinta a la del resto del país, que debe ser tomada en cuenta en el diseño de cualquier norma o programa público.

Apuntó que entre los principales conflictos territoriales relacionados al líquido está la cantidad promedio diaria de agua por habitante que es muy desigual dependiendo de la zona en la que se habite, al tiempo que no se ha avanzado en resolver el acceso a la vivienda y el territorio de quienes viven en asentamientos humanos irregulares.

Brenda Rodríguez Herrera, investigadora de la organización civil Mujer y Medio Ambiente, coincidió en que la discusión sobre el DH al agua en la Ciudad de México no se centra en problemas de escasez –como se ha hecho creer–, pues el problema de fondo es “cómo esta agua es distribuida de manera desigual e inequitativa”.  Advirtió que es a las mujeres a quienes más se les violenta el DH al agua.
 
En investigaciones realizadas con mujeres que habitan en delegaciones capitalinas de escasos recursos, como Iztapalapa y Xochimilco, Mujer y Medio Ambiente detectó los principales conflictos que ellas enfrentan para acceder al vital líquido.
 
En materia de disponibilidad del recurso, Brenda Rodríguez enfatizó que en las zonas más pobres de la ciudad, ante la escasez de agua, se usa el sistema de tandeo (suministro sólo en ciertos horarios), que representa un desgaste para las mujeres pues comúnmente se brinda de madrugada, lo que se traduce en que “no duermen o duermen mal, pues son ellas las que se levantan para acarrear y recolectar el agua”.
 
Aproximadamente un millón 500 mil habitantes del DF tienen servicio de tandeo y se concentran en las delegaciones Tlalpan, Iztapalapa, Tláhuac y Milpa Alta. En esta última, quienes acceden al líquido sólo lo reciben 14 horas a la semana.
 
El impacto más fuerte que tiene en las mujeres la mala calidad del agua es el uso desproporcionado de su tiempo, para garantizar que sus familias accedan al recurso.
 
En promedio, ellas no están conectadas al sistema de distribución de agua potable del DF e invierten 30 horas a la semana para resolver los problemas relacionados con el recurso, condición que no sólo enfrentan quienes trabajan en el hogar, sino también aquellas que tienen un empleo remunerado.
 
“En estos casos se levantan aún más temprano para gestionar el agua, resolver la escasez y después ir a trabajar”, abundó Rodríguez Herrera.
 
Agregó que las familias más pobres son las que pagan más por el servicio del agua, y en ocasiones disponen hasta más del 30 por ciento de su ingreso total para acceder al recurso y solventar los gastos que trae consigo la mala calidad del líquido.
 
La doctora en Ciencias Ambientales Gloria Soto Montes de Oca expuso que además de los problemas de distribución inequitativa y mala calidad, la población del DF se enfrenta a pagos desiguales por el servicio.

Los hogares con problemas de acceso generalmente están ubicados en zonas donde el promedio de ingreso es de menos de dos salarios mínimos, lo que contrasta con los altos costos de almacenar o comprar el agua.
 
Quienes compran el líquido a pipas privadas pagan alrededor de 82 pesos por metro cúbico, y quienes hacen uso de pipas públicas pagan 20 pesos por metro cúbico, mientras que el costo se eleva a 442 pesos por metro para quienes deben acarrear el agua. Cuando el servicio es regular el costo por metro cúbico es de ocho pesos, precisó.
 
Miguel Ricaño Escobar, director de Fortalecimiento Institucional del Sistema de Aguas de la Ciudad de México, dijo que los señalamientos sobre la mala calidad, distribución inequitativa y tarifas elevadas respecto al líquido deben realizarse a la Asamblea Legislativa del DF, o en su caso a la Secretaría de Finanzas capitalina, pues la dependencia al ser un órgano descentralizado –justificó el funcionario– no toma decisiones y sólo se encarga de la distribución y abastecimiento del recurso.  
 
15/AZM/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más